Las perlitas que dejó el G7 para la Argentina

Las perlitas que dejó el G7 para la Argentina

Tras las cuestiones formales, hubo charlas en el castillo Elmau acerca de temas estratégicos para nuestro país.


La Argentina es la primera vez que participa de un G7 en carácter de invitada y con la posibilidad de expresarse por medio de su Presidente, Alberto Fernández.  Y hubo muchas cuestiones que se hablaron en las márgenes del encuentro. Las decisiones finales acerca de la situación en Ucrania por parte de los siete países más industrializados del mundo (aunque es discutible por no decir falso) ya son conocidas, como la «rusofobia» impulsada fuertemente por los Estados Unidos y seguida a rajatabla -como nunca- por los países europeos. Ya no quedan amortiguadores fuertes en Europa para Rusia, como antes eran Alemania y Francia, por ejemplo.

Fuentes consultadas que participaron de la misma, confirmaron a Noticias Urbanas que los representantes de nuestro país, encabezados por el Presidente recibieron el mensaje que la guerra entre Rusia y Ucrania, patrocinada por la OTAN, según su punto de vista e intenciones, va a seguir un tiempo más, y quizás largo.  Emanuel Macron, Olaf Scholz, Mario Draghi , la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Van der Leyden, la presidenta del FMI, Kristalina Georgieva y el premier británico Boris Johnson, les advirtieron eso. Y todos ellos les dijeron que a nuestro país le conviene trabajar escenarios con Europa y Estados Unidos sobre la continuidad de la guerra. Fueron claritos en eso.

El canciller alemán Scholz les planteó sin tapujos el interés acerca del tema de la energía, y su deseo de avanzar con la represa de Chihuido y en el tema de las energías renovables. Mientras tanto en el tema del gas, su recomendación fue asociarse con otros países de Europa.

Con el premier británico Boris Johnson, las Malvinas fueron un freno de mano alzado, que impidió todo tipo de negociación comercial, aunque hubo un ofrecimiento de vuelos a la isla para intentar destrabar el tema que tiene 7 candados cerrados para los ingleses.

Por su parte, el italiano Mario Draghi se sentó con lujo de detalle a discutir sobre el yacimiento de Vaca Muerta, su saldo exportable y plantas de licuefacción, empresas de valor agregado de alimentos, todo ello con Italia bypaseando el acuerdo entre la Unión Europea y el  Mercosur.

Mientras tanto en el ámbito económico financiero, la presidente del FMI, Kristalina Georgieva, abrió la puerta para discutir los sobrecargos y acuerdos con FMI en asamblea de Octubre, y le planteó a la Argentina que el pedido incesante de las naciones centrales allí reunidas sobre el financiamiento a Ucrania puede descapitalizar al FMI. Concretamente les dijo que le pidieron 22 mil millones en 4 meses.

La representante de la UE, Van der Leyden, a su vez les pidió acelerar el entendimiento entre la UE – Mercosur  en temas de acuerdos contra el hambre y por la explotación del litio, del cual Argentina es uno de los países con más reservas en el planeta.

Los representantes de la Argentina, encabezados por Alberto Fernández y Sergio Massa, coincidieron en el viaje de regreso que hay que lograr que la agenda acordada en el G7, esté afuera del conflictivo día a día que vive nuestro país.

 

Qué se dice del tema...