El Gobierno reconoció un impacto “durísimo” de la inflación

El Gobierno reconoció un impacto “durísimo” de la inflación

En el Poder Ejecutivo se encendieron las alarmas por una aceleración del IPC.


El Gobierno admitió que el impacto de la inflación fue “durísimo” este año y consideró que el congelamiento de precios busca “una tregua” en la última parte del año para que el salario pueda ganarle al ritmo de precios en 2021. Así lo afirmó este jueves el ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas, quien expuso en el 57° Coloquio de IDEA.

En rueda de prensa tras su discurso ante empresarios, Kulfas manifestó: “Tenemos una coyuntura particular, tuvimos un año durísimo con la inflación, que fue en todo el mundo por la suba de precios de los commodities”.

Al ser consultado sobre la suba de precios en lo que va del año, con un índice de inflación que fue más alto del que esperaba a priori el Gobierno en el Presupuesto, Kulfas consideró que “en el caso de Argentina ese desequilibrio global genera complicaciones más grandes. Tuvimos un año duro y necesitamos generar una tregua en la última parte del año para que el salario comience a recomponerse después de cuatro años de caída”.

En el Gobierno se encendieron las alarmas por la aceleración de los precios de septiembre, que terminó por encima del 3%.

En ese contexto, cerca de Kulfas aseguraron a Infobae que el congelamiento de precios anunciado ayer es “temporario” y admiten que la carrera entre salarios y la evolución inflacionaria en lo que va del año está empatada y que una medida así se lee en el marco de esa necesidad que tiene el Ejecutivo de mostrar que en 2021 los ingresos tuvieron una mejora real.

El anuncio de la medida, que congeló el valor hasta fin de año de unos 1.247 productos, incluidos o no en Precios Cuidados, generó un rechazo entre los empresarios fabricantes de alimentos. En el Poder Ejecutivo aseguran que no se trata de una política para combatir la inflación sino de una herramienta de auxilio, aseguran.

El congelamiento llegó apenas horas después del recambio en la Secretaria de Comercio Interior, que desde el martes está encabezada por Roberto Feletti, que será secundado por la ex ministra de Produccíón Débora Giorgi.

El Gobierno reconoce que en septiembre se interrumpió la tendencia de caída de la inflación que había registrado desde marzo. Algo ya había adelantado el propio ministro de Economía Martín Guzmán, que había anticipado que el sendero de desaceleración inflacionaria no sería “lineal”.

También, dice Infobae, existe una motivación política para implementar un programa de congelamiento como el que se anunció, y tiene que ver con cuestiones políticas, ya que aseguran que la pelea contra los precios aparecen como el tema central de preocupación en el electorado, no solo entre los que no votan al Frente de Todos sino entre los propios votantes del oficialismo.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...