Alberto elogió el alegato de Cristina: «Fue muy sólido»

Alberto elogió el alegato de Cristina: «Fue muy sólido»

El Presidente siguió el discurso en Casa Rosada y se mostró conforme.


El presidente Alberto Fernández siguió este viernes el alegato final de la vicepresidenta, Cristina Kirchner, en el marco de la causa Vialidad desde Casa Rosada. Ingresó a la Casa de Gobierno a las 11.46, minutos después del inicio de la exposición de la exmandataria, tras pasar la mañana en la Quinta de Olivos.

Aunque ajeno de la intimidad de CFK, el Presidente expresó a los propios conformidad con lo que escuchó este mediodía.  «Fue muy sólido», dijeron funcionarios del entorno del primer mandatario que escucharon algunos de los comentarios del jefe de Estado.

Y consideraron que el mensaje fue “mucho más técnico que político”, en contraste con el que había dado el 24 de agosto durante una presentación anterior de Beraldi, donde les pidió a los fiscales del caso, Sergio Mola y Diego Luciani, que “agarren la Constitución, los libros de derecho administrativo y el código penal y procesal. No muerden”, había ironizado en ese momento.

En la Casa Rosada destacaron, en particular, el pasaje donde la Vicepresidenta denunció la parcialidad de la Justicia con respecto a las responsabilidades de otros funcionarios durante la supuesta “asociación ilícita” para desviar fondos de obra pública a manos del empresario Lázaro Báez.

En especial, en referencia al rol de los jefes de Gabinete durante el período investigado. ”Si me dan a elegir entre esta (Constitución) y la del 53 que hizo Juan Bautista Alberti, me quedo con la de Alberdi”, expresó hoy CFK al referirse a las responsabilidades del jefe de Gabinete según la Constitución, y recordó que es el ministro coordinador quien se ocupa del envío del Presupuesto al Congreso.

Cerca de Alberto Fernández recordaron que ese tramo coincide con el planteo que hizo el Presidente como testigo, en la misma causa, el 15 de febrero, en referencia a su propio papel en el gobierno de Cristina Kirchner, que cumplieron también Aníbal Fernández, Juan Manuel Abal Medina y Jorge Capitanich. “Lo de la asociación ilícita es una barbaridad, que no tiene ni pies ni cabeza. El Jefe de Gabinete es central en las partidas, y lo dejan afuera del juicio, algo que no tiene ni pies ni cabeza y está hecho premeditadamente”, opinó un altísimo funcionario, que consideró el argumento como “central”.

Después de escuchar a Cristina Kirchner, el primer mandatario se dispuso a recibir a dos de los funcionarios de su máxima confianza: el vicejefe de Gabinete, Juan Manuel Olmos, que hasta hace pocos meses se desempeñaba como su Jefe de Asesores y el titular de la AFI, Agustín Rossi, con quien habla a diario.

También se comunicó por teléfono con su ministro de Relaciones Exteriores y mano derecha, Santiago Cafiero, que está en Córdoba. “Estamos laburando desde que llegó a Rosada, en distintas reuniones de gestión”, dijeron.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...