Juntos por el Cambio se movilizó para pedir la vuelta a clases presenciales

Juntos por el Cambio se movilizó para pedir la vuelta a clases presenciales

Participaron Patricia Bullrich y Alfredo Cornejo, además de diputados y actores.


Este martes, Juntos por el Cambio se movilizó para reclamar el regreso a clases presenciales, e hicieron clases simbólicas con docentes, estudiantes y padres, junto a los referentes de la coalición opositora de cada distrito.

El punto de encuentro central fue en el Palacio Pizzurno, sede del Ministerio de Educación de la Nación, pero el reclamo se replicó también en más de 100 lugares señalados como «emblemáticos» a nivel federal, 25 de los cuales están distribuidos entre la Ciudad y la provincia de Buenos Aires.

De la movida participaron Patricia Bullrich y Alfredo Cornejo, titulares del Pro y la UCR, además de Hernán Lombardi (Pro), Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica) y Alejandra Lordén (UCR), los coordinadores partidarios del evento. Junto a ellos se mostraron el actor Luis Brandoni, el bailarín Maximiliano Guerra y los diputados Luis Petri y Fernando Iglesias, entre otrxs.

«Abran las aulas, abran las aulas», fue el grito que se repitió desde el inicio del encuentro en la plaza Jardín de los Maestros, frente al Ministerio de Educación, que se parceló en decenas de cuadrados, donde se ubicaron los protestantes en pupitres escolares, para recrear un aula y respetar la distancia social, tal como publicó La Nación.

«La educación es un derecho. Juntos por la educación, volvamos a la escuela», se leía en el pizarrón negro montado frente a la clase abierta, con la bandera argentina de fondo.

Dos maestras bonaerenses fueron las primeras en tomar la palabra sobre el escenario.

«Hay muchos docentes que por miedo no pueden hablar. La vuelta a la presencialidad no es un capricho. Nos quieren hacer creer que la salud y la educación no pueden ir juntas», dijo una de ellas.

«Yo quiero empezar el colegio. Si es por mí, empiezo mañana. ¡Por fin!», gritó una joven que se subió al escenario con una bandera argentina e interrumpió a la docente, que luego le cedió la palabra.

También participaron dos madres que resaltaron que «la educación no está en la casa, sino en las escuelas» y exigieron que sus hijos «vuelvan a vincularse con todo lo que han perdido en este año». Siguió la intervención de un par de estudiantes que interpelaron al Gobierno: «Jugaron con nuestras expectativas. Les quiero decir al ministro Nicolás Trotta y al Presidente que por favor empiecen a plantear una vuelta a clases».

Entre gritos de aprobación a los discursos que se sucedían frente al pizarrón, los manifestantes de la clase pública coreaban por la vuelta a las aulas y levantaban carteles con inscripciones como «la educación es el futuro» y «sin educación no hay República».

La clase abierta estuvo en manos de Bernabé Sarmiento, el tataranieto del expresidente y «el gran motivador de esta movilización», como afirmó a dicho medio, Hernán Lombardi: «Vamos a repasar un poco lo que veníamos hablando en las clases anteriores cuando el ministro Trotta todavía no era la bandera de la presencialidad».

Tras el himno a Sarmiento, Lombardi dijo en el discurso final sobre el escenario: «Hicimos más de 100 aulas abiertas en todo el país porque había que terminar con las dudas de las autoridades nacionales. ¡Aulas presenciales con seguridad y salud para todos los argentinos!».

La presidenta de Pro, Patricia Bullrich, acusó al Gobierno:

«300 días sin clases, la cuarentena educativa más larga. Solo se entiende por la tozudez de un presidente que dice que lo único que importa es la salud. Estamos en el récord de contagiados, de muertos y destrucción económica».

Alfredo Cornejo, el titular de la UCR, también apuntó contra el manejo oficialista de la educación. «Recién ahora, por esta movilización popular, el Gobierno está diciendo tímidamente que quiere clases presenciales. Nos dijeron que la salud y la educación eran incompatibles. No necesitamos chantas que hablan y hablan, y se contradicen todo el tiempo como el Presidente y Trotta. Necesitamos a la educación, que es la vacuna contra el populismo», expresó.

«El objetivo de hoy es poner en valor la educación. Hemos vivido una catástrofe educativa. Estamos seguros de que la escuela es el lugar más seguro que les podemos ofrecer a nuestros niños y jóvenes. Este recreo ya se hizo demasiado largo», precisó el presidente de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro.

Los organizadores de Pro, la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica invitaron desde sus redes sociales a sumarse a la iniciativa, bajo las consignas «juntos por la educación» y «la escuela no puede esperar más».

Te puede interesar

Qué se dice del tema...