Grave agresión contra vecinos de La Boca por Casa Amarilla

Grave agresión contra vecinos de La Boca por Casa Amarilla

Ocurrió en el edificio de la Comuna 4. Vecinos que se oponen a la cesión de terrenos de Casa Amarilla al Club Boca Juniors fueron agredidos por una patota. Uno fue acuchillado y otro fue internado.


El proceso de entrega de los terrenos de Casa Amarilla al Club Boca Juniors para que construya su nuevo estadio, que cuenta con una fuerte oposición de muchos vecinos del barrio, sigue sumando incidentes negativos. La patoteada, las golpizas y los manejos oscuros vienen siendo una constante dentro del negocio de estas tierras, que los vecinos quieren que sean destinadas a espacios verdes y a lugares de esparcimiento, que son imprescindibles en una zona en la que hay pocos de éstos.

En la noche del miércoles, en la propia sede de la Comuna 4, otro capítulo se sumó a lo descripto anteriormente. En una reunión en la que se discutía el tema de la entrega de los terrenos -que había convocado a unos 300 vecinos-, en momentos en que una persona del barrio se disponía a tomar la palabra para oponerse a esa operación, una banda de fascinerosos comenzó una «blitzkrieg» primero verbal y luego física contra todos los opositores a la operación inmobiliaria.

Matías Daglio, integrante de la agrupación kirchnerista Boca es Pueblo, relató que «ellos eran 10 o 15 y estuvieron desde el inicio, todo el tiempo, como queriendo imponerse». Allí comenzaron los sillazos, los gritos de amedrentamiento, los golpes y lo imperdonable: uno de los matasietes le dio un puntazo en la garganta a uno de los opositores a la operación de cesión de los terrenos.

«En un momento, una patota mandada por un puntero del barrio, conocido de hace muchos años, comenzó a agredir verbalmente, hasta que uno de nuestros compañeros les contestó, pidiendo que dejen hablar a la persona que estaba exponiendo en ese momento. Ahí empezaron las agresiones físicas y a los dos segundos le pegaron el puntazo a nuestro compañero», explicó.

La discusión, en esos momentos, había subido de tono y ese fue el gatillo que disparó los golpes contra unos vecinos que no buscaban pelea y sólo intentaban ejercer su derecho al disenso con las autoridades, que como se puede ver, tienen aliados impropios. En la ocasión, otro vecino -Fernando Abal Medina, integrante de la agrupación Descamisados-, recibió una brutal agresión por parte de varios pandilleros, a causa de la cual debió ser derivado a la guardia del Hospital Penna, desde donde fue derivado al Hospital Alemán, donde se encuentra internado.

Lo más grave es que todo ocurrió dentro de la sede de la Comuna 4, ubicado en Centenera al 2900, que abarca a los barrios de La Boca, Barracas, Parque Patricios y Pompeya. En un edificio público, si se entiende bien. Para peor, uno de los comuneros declaró que «no vi entrar ninguna patota», dejando en claro la complicidad de algunos dirigentes que no intervinieron en la golpiza, pero la auspiciaron.

Otro que debería salir a dar explicaciones es Daniel Angelici, el presidente del club de la ribera, que es el principal interesado en que el proyecto de cesión de los terrenos se concrete. Si no tiene nada que ver con los integrantes de la caterva, sólo debería repudiar el hecho.

Como agregado, se puede decir que el herido en el cuello fue víctima de un intento de asesinato, porque un puntazo en el cuello es un recurso «tumbero» y se utiliza para matar, tanto en las peleas callejeras como en el ámbito carcelario.

Por su parte, el senador nacional Juan Manuel Abal Medina, cuyo hermano Fernando fue agredido en el incidente, relató que «por lo que sabemos, una patota empezó a prepotear, gritar, insultar, incluso hasta mostraron armas en un momento». «Esa discusión se empezó a acalorar y a un pibe le clavaron un cuchillo en el cuello y zafó por poquito de la herida», agregó, para descibir luego la agresión contra su hermano, que «empieza a pedir calma y trata de pararlos. Cuando mi hermano baja para llamar a una ambulancia le empiezan a pegar, se desmaya y le siguen pegando hasta que salieron corriendo cuando ven el charco de sangre del otro pibe», finalizó.

Matías Scinica, de 25 años, fue derivado al Hospital Penna, «con diagnóstico herida de arma blanca en cuello». «Lo importante ahora es que la Justicia actúe para terminar con esta barbaridad que ocurre en la Argentina», concluyó el senador.

Por su parte, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, señaló que «es insólito, en una reunión de vecinos se discutía un proyecto y que termine como terminó. Es una vergüenza, una barbaridad. La Justicia investiga quién estuvo involucrado».

«Hay acusaciones de todos contra todos, todo tipo de hipótesis. No tenemos ninguna patota de ningún tipo, así que olvidate, hay gente que no estaba de acuerdo en un proyecto y terminaron así, una barbaridad», se desmarcó de las agresiones el mandatario porteño.

«No es momento de hacer acusaciones en el aire, la Justicia está investigando y en pocas horas se debiera saber quién es quién. Es un tema que fácilmente debiera dilucidarse», agregó, razonablemente.

Comunicado de la agrupación kirchnerista Boca es Pueblo

En el marco del Consejo Consultivo de la Comuna 4, al que acudimos como organización y vecinos de La Boca, para exigir que se legitime el Consejo convocado con anterioridad el 16/3 en el que se rechazó la venta de los terrenos de casa amarilla, sucedió un grave episodio.

Al momento de intentar plantear este tema, una patota que responde a un puntero del Pro (y no integrantes de la barra como informaron los medios) comenzó a agredirnos física y verbalmente. Uno de ellos sacó un objeto cortante con el que hirió gravemente en la garganta a un compañero de Boca es Pueblo. Además aun militante del barrio le dieron un culatazo en la cabeza, dejándolo inconciente. Ambos constituyeron claros intentos de homicicio.

Denunciamos la existencia de una zona liberada por parte de la policía dado que no se explica su ausencia en un evento de esas características llevadas a cabo en un edificio público.

Hacemos responsable al Gobierno de la Ciudad de la integridad física de nuestros militantes. Exigimos que aporte las pruebas necesarias para esclarecer lo sucedido (cámaras de seguridad, registro de los participantes, etc.).

A las organizaqciones, vecinos e hinchas les pedimos que se mantengan en estado de alerta y movilización.

 

Te puede interesar

Qué se dice del tema...