BID: Trump insiste con Carone y Béliz apuesta que se postergue la elección

BID: Trump insiste con Carone y Béliz apuesta que se postergue la elección

El cubano-americano dice contar con 17 votos, que le aseguran la presidencia del BID. Trump lo quiere, Biden no.


La candidatura del abogado cubano Mauricio Claver Carone –un halcón de la política exterior norteamericana, dedicado fervorosamente a combatir en especial a Cuba y a Venezuela- a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo, decidida por Donald Trump, desató una serie de tormentas en América Latina y en Estados Unidos, que tendrán un imprevisible desenlace.

La iniciativa fue apoyada inmediatamente por los paises aliados de Trump encabezados por Brasil, Colombia, Ecuador y Bolivia, entre otros.

¿La razón? El BID fue creado el ocho de abril de 1959 por la Organización de Estados Americanos, con el objetivo de financiar proyectos de desarrollo en toda América. La entidad fue asentada en Washington y el acuerdo fundacional fue que el presidente debía ser un latinoamericano y el vicepresidente, un norteamericano.

El 27 de junio último, Trump rompió este acuerdo, presionado por la guerra comercial con China, entre otras razones. China se integró al BID como país donante el 14 de enero de 2009. Desde entonces se beneficia con la posibilidad de ser un proveedor de los países miembros para las obras financiadas por el banco, porque éste no contrata empresas de naciones que no son signatarias de los acuerdos de pertenencia al BID.

Claver Carone no favoreció demasiado su candidatura mientras desarrollaba su actividad proselitista. Entre sus desatinos, trató al canciller chileno Andrés Allamand de “anticuado”  y además acusó a las autoridades de un país soberano como es Argentina, que ha planteado que la elección de nuevo directorio del BID se debe posterga hasta marzo de 2021, de intentar “secuestrar” el comicio.

Tanta soberbia no podía pasar desapercibida. Seis excancilleres chilenos, que militan en el oficialismo y la oposición, firmaron una carta de repudio al abogado cubano que asesoró el algún momento al FMI, en la que plantearon que “sus agresivas declaraciones confirman que su elección sería muy inadecuada. El BID debe seguir siendo un organismo técnico, alejado de controversias políticas. Debe unir y cohesionar a la región y no dividir artificialmente a los países miembros”.

Los países que se oponen a la realización de la elección del nuevo directorio del BID son, hasta ahora, Argentina, México, Cuba, Venezuela y Nicaragua. A éstos acompaña el Alto Representante de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, el catalán Josep Borrell, que tiene desde 2019 la nacionalidad argentina.

De todos modos, sólo las personalidades de prestigio internacional podrían obligar a posponer la elección, porque Claver Carone asegura que posee 17 votos y que sus oponentes liderados por Argentina sólo tienen cuatro. La suerte, si todo discurriera normalmente, estaría entonces echada. 

Esto viene a cuento porque no sólo los excancilleres chilenos fijaron posición por estos días. Cinco expresidentes latinoamericanos y un exprimer ministro español también emitieron una declaración. La carta la firmaron el expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso, el expresidente uruguayo Julio María Sanguinetti, el expresidente mexicano Ernesto Zedillo, el expresidente chileno Ricardo Lagos, el expresidente colombiano Juan Manuel Santos y el exprimer ministro español Felipe González.

En su misiva, los dirigentes lamentaron la “ruptura de una práctica que ha acompañado la historia de la institución”, en alusión a la aspiración presidencial del delegado de Trump. Los exmandatarios consideraron a esta actitud del presidente norteamericano como una “falta de respeto”, para finalizar denunciando la “gravísima violación del acuerdo político fundamental con el cual nació” el organismo de crédito más importante de América.

Finalmente, también hasta al país anfitrión del BID llegó el sismo. Otra declaración, ésta firmada por el exsecretario del Tesoro de Richard Nixon y exsecretario de Estado de Ronald Reagan, George Schultz; por el expresidente del Banco Mundial y ex secretario de Estado Adjunto de George Bush; por el enviado Especial de Bill Clinton para Latinoamérica Thomas Mc Larty y por el exconsejero Especial de la Casa Blanca de Bill Clintos, Nelson Cunningham cuestionó la designación de Claver Carone.

 

Los países que se oponen a la realización de la elección del nuevo directorio del BID son, hasta ahora, Argentina, México, Cuba, Venezuela y Nicaragua. A éstos acompaña el Alto Representante de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, el catalán Josep Borrell, que tiene desde 2019 la nacionalidad argentina.

Los antiguos funcionarios estadounidenses, que propusieron que la elección se postergue hasta marzo del año próximo, al igual que lo propuso Argentina, afirmaron que “se corre el riesgo de alienar la región y politizar esa exitosa institución”.

Luego, los políticos norteamericanos declararon que «algunos pueden pensar que el esfuerzo sin precedentes de la Administración de Trump para colocar a un estadounidense en la presidencia del BID es una forma de contrarrestar la creciente influencia china en América Latina. Sin embargo, la forma correcta de restringir la influencia china no es secuestrar una institución multilateral exitosa, sino reforzar la cooperación interamericana significativa para satisfacer las necesidades económicas y sociales».

Finalmente, los antiguos hacedores de la política exterior del país del norte le recomendaron a su presidente que “si no está roto, no lo arregles”.

 

¿Y Béliz?

Ante este panorama, la posición que planteó Argentina de postular a Gustavo Béliz a la presidencia del BID aparece casi truncada. Para el caso de que Donald Trump fuera reelecto –hasta ahora, las encuestas preanuncian un empate técnico-, Claver Carone tendría el camino allanado.

El problema para la dupla del Partido Republicano se presentaría si Joe Biden se convirtiera en el cuadragésimo sexto presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, porque sus asesores ya anunciaron que no apoyará la postulación de Claver Carone. La única esperanza de Argentina es que se posterguen las elecciones, porque si Trump insiste con que se concrete la elección el 12 y el 13 de septiembre próximos –y podría hacerlo perfectamente- el cubano tiene casi asegurado el puesto.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...