“La sociedad nos demanda que abandonemos las posiciones extremas”

“La sociedad nos demanda que abandonemos las posiciones extremas”

Por Miranda Scian / Especial para Noticias Urbanas

Entrevista de NU con el secretario de Asuntos Estratégicos del Gobierno de la Ciudad, Eduardo Macchiavelli.


El secretario de Asuntos Estratégicos del Gobierno de la Ciudad, Eduardo Macchiavelli, negó que haya rispideces entre el Jefe de Gobierno y el actual gobernador de Jujuy. Con respecto al 2023, sostuvo que es muy pronto para pensar en candidaturas y cuando se le preguntó por el Gestapogate, declaró que Vidal es una víctima. Finalmente, dio un diagnóstico del gobierno nacional y propuso medidas para paliar la crisis del país.

¿De qué se trata la Secretaría de Asuntos Estratégicos, el nuevo lugar que ocupa en la gestión Larreta, después de haber ocupado los puestos más relevantes?

Se trata de la fijación de estrategias para el desarrollo del gobierno, algo que ya venimos haciendo hace tiempo. También, se trata del posicionamiento de la Ciudad a nivel nacional. Por ser la Capital del país tiene una relevancia que no hay que dejar de lado.

¿A qué se refiere con que la Ciudad de Buenos Aires tiene una relevancia a nivel nacional? ¿Cree que alguien que ocupó el puesto de Jefe de Gobierno tiene más probabilidades de llegar a la Presidencia?

La Ciudad de Buenos Aires es una caja de resonancia de lo que ocurre en la Argentina. Es el lugar donde está sentado el gobierno nacional, es el principal de puerto del país, y por donde acceden más turistas. Hay además, un montón de interacciones de la Ciudad con el resto de las provincias que está bueno ponerlas en valor. Y con respecto a tu otra pregunta, mi respuesta es no. De hecho, el primer Jefe de Gobierno que fue Presidente fue De La Rúa. Antes, no había habido. En la época de la globalización importa cada vez menos el origen, ¿no?

Parece haber una movida hacia el centro al interior de las dos coaliciones mayoritarias. ¿Eso beneficia de algún modo el «estilo Larreta » de construcción amplia y de consensos?

No sé si ese es el estilo de Larreta. Hoy, la sociedad nos está demandando que nos ocupemos de los problemas que tienen todos los días y que abandonemos las posiciones extremas. La grieta pudo haber sido en algún momento un buen negocio. Hoy, nos ha demostrado que no es eficaz. Creo que hoy tenemos que atender lo que nos pide la gente. Y lo que nos pide es que nos ocupemos de sus problemas, dejando de lado nuestros pensamientos ideológicos.

Tomando lo que usted dice, ¿cómo ve entonces el hecho de que Horacio Rodríguez Larreta no asistió a la firma del Consenso Fiscal?

Tiene que ver con defender los intereses de los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires. Firmar el consenso fiscal básicamente iba en contra de dos lineamientos. Por un lado, nosotros les dijimos a los porteños que no íbamos a subir los impuestos. Y por otro lado, exigía que renunciemos a los litigios que tenemos en contra del Estado Nacional. Y nosotros hoy tenemos una discusión bien de fondo por la coparticipación que nos quitaron. No vamos a renunciar a eso. Esas dos razones hacen que sea materialmente imposible que nosotros aceptemos el Consenso Fiscal.

Se sabe que no es momento de hablar de candidaturas, de hecho no lo hacen y sería apresurado, ¿pero cree que pueden llegar a tener dos internas por delante hacia el 2023? ¿Una dentro del PRO y otra con la UCR?

Como bien decís, es muy pronto. Lo que sí puedo decir es que los argentinos votaron a Juntos por el Cambio, ni al PRO, ni a la UCR. Tenemos que estar a la altura de lo que piden y ser lo suficientemente inteligentes para cumplir con ese pedido. Y en ese sentido, presentar candidatos competitivos de Juntos por el Cambio. Nunca se ha puesto en duda la importancia de la unidad de la coalición.

¿Que significación le da el encuentro de Horacio Rodríguez Larreta con Gerardo Morales después de tantos chispazos?

Más allá de algunas declaraciones periodísticas, el vínculo de Horacio con Morales es cotidiano. Son dos de los cuatro gobernadores que tiene Juntos por el Cambio. Ellos hablan muy seguido. Tienen un vínculo tanto dentro de la mesa de Juntos por el Cambio, como por fuera. La semana anterior a encontrarse físicamente, habían hablado cinco o seis veces.

¿Cree que las declaraciones de Morales afirmando que la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) la contrajo Juntos por el Cambio incentivaron a que Larreta flexibilice su vínculo con el oficialismo?

Larreta ha hecho culto del diálogo. No solo en las declaraciones periodísticas, sino también en los hechos. Por otro lado, con respecto al acuerdo con el FMI, no es algo en lo que haya participado en ese momento. De todas formas, Morales manifestó que lo habían sacado de contexto… Igual, para no esquivar el bulto, te contesto. Toda la dirigencia política de los últimos sesenta años tiene algún grado de responsabilidad en cómo está el país hoy. No es un fenómeno ni que surgió en los cuatro años de gobierno con Macri, ni en los más de treinta que gobernó el peronismo. Así que por supuesto que hay que buscar soluciones en conjunto y en eso, coincido con la opinión de Morales, de Horacio y del resto de los gobernadores.

Si usted hubiera sido Vidal, ¿cómo hubiera actuado con respecto al escándalo del Gestapogate?

No tengo claro que esto le haya pasado a Vidal. Fue una reunión que ocurrió durante su gobierno. En ese sentido, me parece correcto que ella haya salido a hablar. Lo que me llama la atención es que nos seguimos desviando de la cuestión de fondo: quién es y qué representaba el Pata Medina.

¿Y la otra cuestión de fondo? ¿El hecho de que se haya filmado a funcionarios?

Yo te diría que María Eugenia Vidal y su gobierno son las víctimas. Ellos fueron espiados. No hay victimario en esto.

¿Pero víctima de quién?

De aquellos que hicieron las grabaciones.

¿Cree que la filtración de estos vídeos y sus posteriores declaraciones tuvieron consecuencias para Vidal?

Hoy, María Eugenia es una de las personas con mejor imagen de la Argentina. Y eso no siento que haya cambiado. Es un vídeo de algo que ocurrió en una dependencia que dependía de ella. Y salió a hablar, lo que me parece correcto. Yo no siento que esto tenga algún impacto porque ella no estaba presente en aquella reunión. En todo caso, lo investigará la justicia.

En su Twitter, usted sostiene que hay un éxodo tanto de jóvenes, como de adultos. ¿Cuáles cree que fueron los principales errores del gobierno de Fernández?

El principal error tiene que ver con el manejo de la educación. Es no haber tomado consciencia de la principal falencia de nuestro país que es el déficit educativo. Me parece que es de una gravedad enorme haber cerrado casi dos años las escuelas. Esto va a impactar en las próximas generaciones. Por suerte, en la Ciudad la Justicia nos avaló y pudimos abrir antes los colegios. En segundo lugar, todo lo vinculado con la pandemia: el vacunatorio VIP, las fiestas en Olivos… Siento que trataron a la pandemia de forma bastante liviana. Esto impactó muchísimo en la sociedad y de hecho, les pasó factura en las elecciones. Y lo del cepo a la carne. No entiendo por qué lo hacen. Es algo que ha fracasado en todos los gobiernos. Bloquear la posibilidad de que ingresen divisas es un grave error. Conquistar un mercado es algo difícil. Y es increíble que, con la firma de un funcionario, se pierda en quince minutos. Además, el precio de la carne ha seguido aumentando. Y ni hablar de cerrar el tráfico comercial. Le volvieron dar el monopolio a Aerolíneas y solo están generado pérdidas.

Por último, desde tu rol en el gobierno de la Ciudad, ¿qué propone para el futuro del país?

Hay ciertas pautas básicas que tienen que haber. Entre ellas están el respeto por las instituciones y por la división de poderes, el respeto al trabajo genuino y generar garantías de inversión. Y, por sobre todo, darle el lugar que se merece a la educación. Nosotros tuvimos un Ministro que militaba el cierre de las escuelas. Eso es inédito. Tiene que priorizarse el sentido común y dejar atrás la grieta. No podemos seguir en una Argentina donde el cincuenta y un por ciento gobierna y el resto está tirándole piedras. No funciona más. Necesitamos generar reformas estructurales a través de consensos. Y para eso, tenemos que empezar a trabajar ahora.

¿Y con respecto a qué hacer con la deuda con el FMI?

El FMI está pidiendo lo mismo que estamos pidiendo los argentinos: tener un plan. Estamos ante un gobierno que se vanagloria por no tener un plan. Y si no la pagamos, volveremos a estar afuera del mundo. Tiene que haber un posicionamiento estratégico a nivel internacional. ¿Vamos a tener como amigos a las dictaduras o vamos a integrarnos al mundo? El Presidente está yendo a una gira a China y a Rusia y, al mismo tiempo, le está pidiendo ayuda a Estados Unidos para saldar la deuda. Tenemos que ponernos de acuerdo hacia donde vamos. Y eso significa tener un plan.

Qué se dice del tema...