Guzmán en problemas: al rechazo kirchnerista se sumaron los albertistas

Guzmán en problemas: al rechazo kirchnerista se sumaron los albertistas

Creen que el ministro demoró en cerrar el acuerdo con el FMI y eso perjudicó la economía.


En un resumen de menos de 2.000 caracteres, una alta fuente del oficialismo hizo un «análisis real» sobre el acuerdo con el FMI. El relato, económico pero sobre todo político, no deja bien parado al ministro Martín Guzmán. Tampoco, al representante argentino ante el organismo de crédito internacional, Sergio Chodos.

Según la versión de este dirigente, crítico del accionar de Cristina Kirchner, al que accedió Clarín, parte central de la estrategia con el Fondo fue «diseñada por Chodos. La idea era forzar una respuesta unificada de la política para poder sostener con coherencia la implementación del acuerdo. Por eso la idea de que el acuerdo fuera tratado y aprobado por el Congreso».

Y agrega: «El propio Chodos -sigue su relato- se ocupó de enviar el mensaje a Cristina y Máximo de que se asistía a una etapa bisagra en el sistema financiero internacional, que el FMI debería flexibilizar sus reglas y, por ende, que era viable discutir plazos más largos (20 años para pagar la deuda) y reducción de los sobre cargos».

El albertista abona la hipótesis de la familia Kirchner de que Guzmán (o en este caso Chodos) no le contó toda la verdad. O les dijo lo que querían escuchar: que era posible estirar los plazos de pago y conseguir una reducción de las sobre tasas. De todos modos, en su análisis, este referente del oficialismo no exime de responsabilidad a la ex presidenta y su hijo diputado.

Lo dice así: «En este punto, Cristina y Máximo tienen un motivo para cuestionar la estrategia, pero habiendo actuado con alta dosis de ingenuidad, creyendo que algo así era posible. ¿Acaso Cristina consiguió algo yendo a la ONU a denunciar a las fondos buitre en 2014?».

El análisis crítico de esta fuente del oficialismo a la que accedió Clarín continúa: «Para coronar, el texto de la ley debió ser modificado para conseguir los votos de la oposición… Un tiro en la nuca a la estrategia Chodos de que toda la clase política terminara respaldando el acuerdo, con lo cual además mostró endeblez jurídica».

Aunque no lo nombra, acaso para matizar su responsabilidad, está claro que Guzmán también se sumó a ese operativo de apoyo frustrado. Sobre todo con su exposición en Diputados.

Para este dirigente, de todos modos, «no es un fracaso rotundo porque, de no mediar sorpresa en el Senado, finalmente se estaría aprobando el acuerdo, el cual es razonable. El Presidente podrá decir que hizo un buen acuerdo y que logró un apoyo contundente. En ese punto, se verá fortalecido también el ministro de Economía ante la opinión pública, pero los cuestionamientos a su figura se han masificado, tanto adentro como afuera del Gobierno».

«En definitiva -concluye el resumen- hay acuerdo con el FMI, pudo haberlo habido hace un año, se demoró para consolidar apoyos internos que finalmente no ocurrieron y terminaron detonando a la coalición de Gobierno y fortaleciendo a la oposición».

▶ Apunten a Guzmán

Estas críticas crecientes a Guzmán por la demora en suscribir el acuerdo y llegar a una situación límite con altos índices de pobreza y una inflación desbocada, se escuchan en distintos despachos del albertismo. ¿Esto puede terminar con el ministro de Economía afuera una vez firmado el acuerdo? «No lo veo yéndose», resume, otro alto funcionario de Casa Rosada.

Según Clarín, que la vicepresidenta lo tenga apuntado es otro motivo que lo puede mantener anclado. En el peor momento de la relación con Alberto Fernández, sería impensado que el Presidente entregara su cabeza. Sobre todo ahora que ya avisó en público que quiere ir por la reelección y busca generar una suerte de relanzamiento post acuerdo.

El ministro tiene otro punto menos difundido a su favor. Aun cuando la gente elige a la economía como la principal preocupación, cuando le preguntan por los ministros del Gabinete nacional, Guzmán suele ser el mejor. O el menos rechazado.

En este contexto, un funcionario albertista le dijo a Clarín: «Desde las PASO se trazó una línea, y ahora se consolidó. Por un lado Cristina y sus referentes, y por el otro el Presidente con un grupo de funcionarios. La idea desde entonces es avanzar sin consultar tanto. Y eso no creo que tenga vuelta atrás. Con el tema del FMI, hasta D’Elía salió a apoyar, como si lo otro fuera el kirchnerismo trotskista».

Te puede interesar

Qué se dice del tema...