El kirchnerismo consolida la mesa bonaerense con el albertismo afuera

El kirchnerismo consolida la mesa bonaerense con el albertismo afuera

Desde el sector de Cristina realizaron una nueva reunión sin ningún miembro cercano al Presidente.


La institucionalización y el lanzamiento de la mesa bonaerense del Frente de Todos sinceró lo evidente: Alberto Fernández no tiene armado político propio en el principal distrito electoral del país. Ninguno de los dirigentes que se reunieron en la gobernación bonaerense responde al Presidente.

Máximo Kirchner y Sergio Massa, los principales impulsores del nuevo ámbito de interlocución política en la Provincia pretenden que el Presidente los imite y convoque a una mesa nacional del Frente, una idea que el jefe de Estado antes empujaba y ahora resiste.

El líder de La Cámpora y presidente del PJ bonaerense, por ahora, no tiene previsto incorporar a dirigentes cercanos a Fernández. Por el contrario, Máximo se acercó al excanciller Felipe Solá y analiza sumarlo a la mesa del FdT provincial.

Por ahora se sientan a la mesa, el gobernador Axel Kicillof, la vicegobernadora y exintendenta de La Matanza Verónica Magario; Malena Galmarini, en representación del Frente Renovador; Mario Secco por el Frente Grande; Carlos Castagneto, de Kolina; Mónica Macha, de Nuevo Encuentro; la ministra de gobierno bonaerense Cristina Álvarez Rodríguez, el intendente en uso de licencia de Lomas de Zamora y jefe de Gabinete Martín Insaurralde y el diputado nacional Julio Pereyra, entre otros.

En las próximas semanas planean sesionar en municipios del interior bonaerense en otra escenificación de ampliación política.

Según las fuentes consultadas por el diario Clarín, Fernández, que preside el peronismo a nivel nacional, si hiciera una apuesta semejante, tendría -a priori- más para perder que para ganar en una apuesta semejante. Difícilmente podría ostentar más poder que ahora, que ya ni siquiera consulta el rumbo de su gestión con Cristina Kirchner.

▶ Los «albertistas» no fueron convocados

Los ministros-intendentes Gabriel Katopodis , tampoco fueron invitados por ahora a la mesa bonaerense del Frente. Ambos se reunieron con Martín Insaurralde y Andrés Larroque un día después de que el secretario general de La Cámpora arremetiera públicamente contra el Presidente.

El jefe de La Cámpora y el gobernador parecen haber limado asperezas y achicado la desconfianza mutua. El gobernador, que está decidido a ir por su reelección, se sumó a las críticas a la Rosada y reclamó fondos a la gestión nacional. Ambos compartieron un homenaje a Eva Perón en Los Toldos y el hijo de la vice, en el acto en Lanús, reconoció el diagnóstico económico de Kicillof en 2016 y pidió un aplauso al gobernador por su esfuerzo en estos dos años de gestión.

Qué se dice del tema...