Presentan la Ley Bety para reconocer a las promotoras territoriales

Presentan la Ley Bety para reconocer a las promotoras territoriales

La legisladora y presidenta de la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud, Laura Velasco, presentará mediante un encuentro virtual el proyecto de ley.


Este viernes por la tarde, la legisladora y presidenta de la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud, Laura Velasco, presentará mediante un encuentro virtual el proyecto de ley que busca el reconocimiento y jerarquización de la tarea que las promotoras territoriales  de género y diversidad. La iniciativa lleva el nombre de Bety Quispe, en homenaje a la referenta del feminismo popular y promotora de género de la villa 1-11-14 fallecida durante la pandemia de COVID-19, en reconocimiento a su tarea y legado como síntesis de la labor diaria de muchos y muchas militantes sociales por barrios libres de violencia. Será a las 16 horas y podrá verse en vivo por el canal de YouTube de la Legislatura porteña.

Contará con la participación de la presidenta del Parlamento de las Mujeres, Nelly Minyersky; comuneras y legisladoras del Frente de Todxs, entre ellas, María Rosa Muiños y Cecilia Segura; y referentas de organizaciones sociales, barriales y del feminismo popular, como la CTA, la CCC, el Movimiento Somos Barrios de Pie, el FOL, el Movimiento Evita, Marea Feminismo Popular, la Asamblea Feminista de la villa 31 y de la 21-24, la Red de docentes, familias y organizaciones de Bajo Flores –de la que participaba Bety Quispe- y la Red por Lugano.

En el marco de la lucha contra la violencia de género en la Ciudad, para Velasco “resulta indispensable que se reconozca la tarea esencial que las promotoras territoriales realizan, sobre todo en este contexto de pandemia, en las consejerías barriales, como enlace con los Centros Integrales de la Mujer, acompañando los casos de violencia, articulando con los CESAC para que se garantice el acceso a anticonceptivos y realizando talleres en los territorios para el empoderamiento de las mujeres y personas LGBTIQ+”.

“No fue fácil el acompañamiento durante la pandemia. Por la exclusión y la desigualdad en el acceso a las tecnologías, las dificultades para realizar una denuncia, que el 911 atienda los llamados y que las Fuerzas de Seguridad saquen al agresor del hogar y no a las víctimas. Las limitaciones para conseguir el subsidio habitacional, la imposibilidad de traslado por no tener carga en la tarjeta SUBE o que el botón antipánico no tenga batería por falta de electricidad. Todas estas situaciones requieren respuestas urgentes y una intervención adecuada, que es lo que todos los días vienen sosteniendo las promotoras en los territorios”, contó la compañera de militancia de Bety Quispe y referenta de Marea y del Movimiento Somos Barrios de Pie, Mónica Córdoba.

Y agregó: “Este proyecto homenajea a una gran luchadora de los barrios y los feminismos populares, que supo ser un ejemplo de esfuerzos y sueños colectivos, como si supiera que muchos, muchas y muches, tomaríamos su legado y su figura como un símbolo de amor y cuidado hacia nuestro pueblo”.

La Ley Bety incluye la figura de promotoras y promotores territoriales de género y diversidad como parte de los equipos interdisciplinarios de los Centros Integrales de la Mujer (CIM), con el objetivo de mejorar el sistema de atención y asistencia a las víctimas de violencia de género a través del desarrollo de mecanismos de participación comunitaria, que respondan a las necesidades de la población, además de brindar herramientas y recursos para la formación y capacitación continua de promotoras y promotores, que según el Registro Nacional de Promotorxs Territoriales de Género y Diversidad a Nivel Comunitario, elaborado por el Tejiendo Matria, son 19 mil a lo largo y ancho del país, y 1595 se encuentran en la Ciudad de Buenos Aires.

«Creemos que no hay legislador o legisladora que pueda oponerse a un avance tan importante. Hablamos de reconocimiento económico para compañeras y compañeros que cuidan a quienes están atravesando situaciones de violencia y vulnerabilidad y de mejorar el sistema de atención y asistencia a las víctimas, entre tantas otras necesidades que viene a saldar esta ley. Es momento de que el Gobierno de la Ciudad deje de mirar para otro lado”, reclamó Córdoba.

En el mismo sentido, Laura Velasco aseguró: “El Gobierno porteño debe reconocer el trabajo que las organizaciones están realizando en los barrios más humildes para que esta emergencia sanitaria, que se monta sobre una crisis económica y social muy profunda, golpee menos. Y  el rol de nuestras compañeras en los territorios es clave para trabajar por los derechos de las mujeres y las diversidades, pero también de niños, niñas y adolescentes”, finalizó.

Qué se dice del tema...