Vicentín y González Fraga, en la mira de Marcó del Pont

Vicentín y González Fraga, en la mira de Marcó del Pont

La titular de la AFIP investigará sobre fuga de capitales, evasión fiscal y sobrefacturación. Además irá por los anteriores directivos del Banco Nación.

Vicentín, del Malbec a Tribunales.

La titular de la Agencia Federal de Ingresos Públicos, Mercedes Marcó del Pont, les solicitó a los principales integrantes de la línea técnica del organismo que comiencen a investigar la posible comisión de delitos relacionados con la fuga de capitales, evasión fiscal y sobrefacturación de gastos en que pudiera haber incurrido la empresa Vicentín, para iniciar eventualmente una causa penal contra sus directivos.

La funcionaria solicitó además la recolección de pruebas sobre el eventual incumplimiento de los deberes de funcionario público por parte de los directivos del Banco Nación y la sustanciación de un sumario administrativo sobre los mismos temas en la Aduana.

La empresa Vicentín S.R.L. solicitó créditos por un monto de $17.986.948.000 al Banco Nación, excediendo todas las exigencias del Banco Central. No sólo eso, sino que cuando algunos funcionarios de la banca oficial les exigían a los directivos de Vicentín que se acomodaran a la normativa, a éstos sólo les bastaba cruzar la calle e ingresar a la Casa Rosada, desde donde un llamado del presidente de la Nación al presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, reencauzaba su solicitud y el dinero volvía a fluir hacia sus arcones.

Cuando asumió sus funciones el nuevo Gobierno, que designó a Eduardo Hecker al frente del banco oficial, Vicentín figuraba en la Categoría 1, que significaba que era una empresa que incumple, pero aún es considerada “normal”. Luego, la gestión Hecker trasladó a Vicentín a la Categoría 4, que designa a una empresa con “alta probabilidad de incobrabilidad”, el paso previo a la quiebra o la convocatoria de acreedores.

Paralelamente, voceros de Vicentín se quejaban porque “nos quieren mostrar como el Cristóbal López del Gobierno anterior”. A principios de diciembre, voceros de la empresa la habían declarado en estado de “estrés financiero”. Al mismo tiempo, aseguraban que “nuestra deuda no fugó del país, sino que está invertida en bienes productivos”.

González Fraga, el expresidente del Banco Nación, entretanto, se negaba a responder la requisitoria periodística, advirtiendo que sólo hablaría ante una solicitud de la Justicia.

Por estos días surgió además la noticia de que Vicentín fue uno de los financistas más importantes de Juntos por el Cambio, a cuyo favor depositó 13 millones y medio de pesos, divididos armónicamente -4,5 millones de pesos cada una- entre tres de sus empresas: Oleaginosa Moreno, Algodonera Avellaneda y Frigorífico Fiar.

Vicentín es una empresa que exporta sus productos, en especial jugos de uva, miel y vinos, a una veintena de países, además de empresas que exploran los mercados de cereales y oleaginosas; desmotadora e hilandería de algodón; biodiésel y feed lot de ganado.

En estos días, el directorio del Banco Nación se encuentra a la espera de que desde la empresa ofrezcan un plan de pagos, algo que se viene demorando.

Ahora, la decisión de Marcó del Pont le obscurecerá aún más el panorama.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...