Macarena Sánchez, la mujer que intimó y expuso el machismo de la AFA

Macarena Sánchez, la mujer que intimó y expuso el machismo de la AFA

NU dialogó con la jugadora que el Club UAI Urquiza desvinculó sin motivo y que derivó en una cruzada por la regularización del fútbol femenino.


Macarena Sánchez fue desvinculada del Club UAI Urquiza en cual jugaba hace siete años y no podrá ser inscripta por otra entidad hasta la apertura del libro de pases del próximo torneo 2019-2020, quedando sin trabajo durante los próximos seis meses. Su caso visibilizó la situación de las jugadoras de fútbol en todo el país, que son expuestas a desigualdad, discriminación y acoso, gracias a que decidió intimar a la Asociación de Fútbol Argentina (AFA) y a su Club para  ser reconocida como jugadora profesional y que regularicen la situación laboral.

¿Cómo te enteraste la desvinculación del UAI Urquiza?

Llegó mitad de torneo, nosotras jugamos el último partido en diciembre contra San Lorenzo. Nos fuimos de vacaciones y recibí un llamado de mi técnico diciéndome que no iba a ser tomada en cuenta por una decisión futbolística.

¿No podes trabajar en otro lugar mientras tanto?

Nosotras lo único que tenemos como jugadoras es un fichaje de AFA al principio del Torneo, que termina cuando finaliza el torneo. Mientras tanto, no podes irte a otro club. Aunque me hayan despedido no me puedo ir porque no terminó el torneo. Al no tener ningún resguardo legal ellos hacen lo que quieren.

¿Por qué no tenes ningún resguardo legal?

Porque no tenemos contrato.

“Yo creo que el fútbol en un futuro va a ser disidente y va a dejar de ser tan binario. A mi me encantaría ver chicos y chicas trans jugando al fútbol, en cualquier deporte, en realidad”.

¿Cuál es la diferencia entre el fútbol amateur y el fútbol profesional?

La diferencia es un contrato legal. El contrato que firman los jugadores de fútbol, nosotras no lo tenemos. Entonces, si ellos son desvinculados como me pasó a mí, a mitad de torneo, se comen el garrón deportivo pero tienen resarcimiento, tienen remuneración por despedirte. En cambio, en el ameteur no tenemos nada, ni siquiera obra social.

¿No tienen contrato pero igual les recaen las mismas obligaciones como si tuvieran?

Exacto. Tenemos que cumplir horario, tenemos que cuidarnos con las comidas. Hacemos exactamente lo mismo que los hombres, pero la diferencia es que ellos son tomados como trabajadores y nosotras no. 

¿Hay alguna explicación oficial de por qué no pueden tener los mismos derechos pero sí las mismas obligaciones que un varón?

Nos corren con la excusa de que el fútbol femenino no vende, que no va nadie a la cancha y que a nadie le interesa. Entonces, es un producto regido por la ley de oferta y demanda. Pero hay equipos de fútbol masculino de la D o de la C que no mueven ni dos personas y sin embargo tienen contrato y cobran bien.

Los clubes de los equipos de primera hacen el presupuesto final y tienen déficit todos los años por millones de dólares. Sin embargo, siguen comprando jugadores, pagando una fortuna de contratos.

¿Cómo es el día a día de una jugadora?

Firmo una planilla de inscripción en todos los torneos y dura una sola temporada. La planilla se va renovando a medida que pasan las temporadas. Todas las temporadas vos tenes que volver a fichar.

¿Cuál es tu posición dentro del equipo?

Delantera, siempre me gustó hacer goles desde que tengo 5 años cuando vivía en Santa Fe.

¿Viniste a Capital a jugar?

Sí. Vine porque en Santa Fe no hay liga de fútbol femenino, es solo de hombres. Lo único que hacía allá era entrenar y yo sabía que el torneo más competitivo de Argentina estaba acá. El equipo que gana el torneo de acá clasifica a la Copa Libertadores, por ejemplo.

La jugadora que mejor cobra de fútbol en Argentina cobra entre 4 mil y 5 mil pesos. Y esa es una millonaria. 

¿Siempre supiste que querías jugar al fútbol?

Si, siempre supe. Pero venirte desde el interior a Buenos Aires es un gran cambio que hay que animarse.

¿Te pagan?

Primer año no me pagaron y me bancaron mis viejos. Los clubes lo que pagan es en concepto de viáticos y ellos lo toman a eso como un sueldo. Le dicen viáticos porque no le pueden decir sueldo como al fútbol profesional.

Somos como cualquier jugador de fútbol, nada más que la gente lo desconoce porque fuimos siempre invisibilizadas.

¿Si ganan el torneo, que pasa?

El que sale campeón va a la Copa Libertadores, que es diferente al formato de los hombres. Ellos compiten la Copa durante todo el año, nosotras tenemos dos semanas para competir. Viajamos a un lugar específico, por ejemplo, la última sede fue en Brasil. Dos semanas para jugar es un partido cada 48 horas. Es una locura, está mal organizado y son pocos los equipos que entran. Nos hacen viajar con 12 horas de escala en un viaje que podría ser en 5 y jugar al toque que llegas.

La AFA debería ser la entidad que regule lo que sucede en los clubes. El problema del fútbol femenino no es todo culpa de la AFA; es 50% de la AFA, un poco de los clubes, la sociedad tampoco ayuda, los medios de comunicación. Pero sí la AFA tiene gran responsabilidad porque están completamente ausente en todas las necesidades que tenemos.

¿Cómo es la relación con los entrenadores?

Hay más hombres que mujeres. En UAI teníamos la ayudante de campo que es mujer, pero hay muy pocas ejerciendo.

¿Hay mansplaining en la relación entrenador-jugadoras?

Sí, siempre me pasó. Malos tratos también recibí. En cambio, si tienen jugadores varones en frente no son capaces de decirles lo que nos dicen a nosotras. Es porque saben que de nuestro lado no va a haber respuesta.

¿Fue difícil tomar la decisión de exponer tu caso?

Se lo conté a mi hermana y ella me ayudó a tomar la decisión. No fue una decisión fácil porque me puede repercutir a mí deportivamente, pero pensé en el bien colectivo, no solo mío y eso pesó más en la balanza.

Cuando publiqué el comunicado temblaba pensando “la que se viene”. Pero después recibí el apoyo de mucha gente, me siento re acompañada. Muchas jugadoras me escriben y me dicen que tomé la decisión correcta, que me agradecen.

Lamentablemente me tocó a mí poner el cuerpo y el nombre, me estoy exponiendo a un montón de cosas, pero sé que atrás mío hay una lucha de todas y desde hace años. Estoy acompañada por Las pioneras del fútbol, que son ex jugadoras que jugaron el primer mundial que jugó Argentina en fútbol femenino. Ellas me dicen que aproveche esto porque en su época nadie las acompañó. Me contaron que hasta perdieron puestos en la Selección por hablar.

¿Hay casos como el tuyo de chicas que no dijeron nada?

Sí, obviamente. Hay muchas que no tienen los recursos para hacer algo. Yo tuve la suerte de que tengo una hermana abogada, que estoy constantemente informada sobre mis derechos y sobre los privilegios que debería tener y no tengo. Ellos se abusan de la desinformación e ignorancia de las jugadoras.

Hay chicas que están pagando una cuota para que las dejen jugar; hay chicas que se lesionan y se pagan ellas mismas las operaciones. Hay casos muchísimos más graves que la mío.

¿Cómo es la causa que llevas contra la AFA?

Por ahora es una intimación al UAI Urquiza para ser reconocida como jugadora profesional, que regularicen la situación laboral. A la AFA le hice una intimación por el cese del inacción, es decir, que deje de hacer nada y que interceda para intimar al Club.

¿Tienen un plazo para contestar?

Por ley tenían 48 horas y no respondieron. El próximo paso es pedir un turno para la conciliación obligatoria, tenemos que ir todos con nuestros abogados. Si no llegamos a un acuerdo, ahí sí se inicia una demanda y se va a juicio.

¿Cómo es el tema de la edad en las jugadoras de fútbol?

Las jugadoras se retiran a temprana a edad, a los 30 ya sos vieja, de hecho, a diferencia de los hombres que juegan hasta los 35-40. Eso es porque nosotras no podemos vivir de esto; tenemos que dejar de jugar para trabajar y estudiar.

¿Son feministas las jugadoras de fútbol?

Lamentablemente no, pero porque es un tema tabú. Nosotras desde que nacemos jugamos al fútbol, por lo que estamos atravesadas por el patriarcado veinticinco veces más que cualquier mujer. Desde chicas nos meten en la cabeza que nosotras no podemos, que somos inferiores, que el fútbol es de hombre. Por eso cuando creces todo ese chip que tenes en la cabeza es difícil de sacar.

Además, proclamarte feminista y tomar una postura trae consecuencias. Pasa en el fútbol de hombres también, ¿qué futbolista toma una postura política?

Las personas que están al mando, los dirigentes, son machistas y el feminismo no les gusta. Una mujer que se proclame feminista, entonces, probablemente tendrá problemas. 

¿Por qué crees que tu caso tuvo tanta trascendencia?

Porque es impensado que una mujer intime a la AFA. Creo que antes de esto, había gente que ni sabía que existía el fútbol femenino. En un ambiente tan machista que una mujer empiece a pisar fuerte, causa revolución. Vamos a ver si algún político se mueve por las jugadoras de fútbol.

Qué se dice del tema...