Federico Fagioli: «La cuarentena redobla la vulnerabilidad de los barrios populares»

Federico Fagioli: «La cuarentena redobla la vulnerabilidad de los barrios populares»

Noticias Urbanas dialogó con el Diputado nacional y militante de La Dignidad para visibilizar la situación de los barrios en cuarentena.


La cuarentena nacional obligatoria pone en jaque la economía de las y los argentinos que deben optar por su salud por encima de sus trabajos, en caso de no pertenecer a los 2 millones de desempleados que la crisis económica ha dejado en el país.

Pero en caso de pertenecer al 35,5% de la población empobrecida, las consecuencias de la pandemia de coronavirus recrudece su situación.

Es por eso que Noticias Urbanas dialogó con el diputado nacional del Frente de Todos, militante del Movimiento Popular La Dignidad (organización miembro de la CTEP) por el Frente Patria Grande, Federico Fagioli, quien conoce en primera línea el crítico panorama que los barrios populares atraviesan.

La vulnerabilidad se duplica, y los esfuerzos de las organizaciones sociales para complementar la asistencia estatal a estos sectores también.

Tal como el dirigente de dicho movimiento social, Franco Dellavalle, indicó en declaraciones a Radio Rebelde 740, “el conjunto de las organizaciones que se nuclean en la CTEP o el bloque UTEP -Unión de Trabajadores de la Economía Popular-, tenemos hoy abiertos 9 mil espacios de alimentación entre comedores y merenderos a nivel nacional”, y si se divide en esa cantidad los 88 millones de pesos provenientes de la campaña solidaria “Unidos por Argentina” el resultado no alcanza a los 10 mil pesos por cada uno.

La urgencia de la necesidad de auxilio económico a estos sectores es evidente, y es por esto también que Juan Grabois, líder de la Confederación, contactó a al menos 100 empresas para recolectar alimentos y juguetes para 600 merenderos.

En consonancia con lo que expuesto sobre el deterioro social que la pandemia genera, el Diputado también se refirió a las formas de intentar controlar la violencia de género, dificultada por el encierro, a la posible reducción de las dietas de las y los diputados y hasta de la propuesta de Miguel Ángel Pichetto de que “ingresen el Ejército a las villas” para que el reparto de alimentos “no quede en manos de punteros”.

 

-¿Cómo se encuentran los barrios de CABA y GBA en este contexto de cuarentena y emergencia sanitaria por la pandemia?

-Hace unos días salieron los nuevos datos del INDEC con respecto a la pobreza en Argentina. Juntos por el Cambio nos dejó 35,5% de pobreza. Partiendo de esta situación compleja, sumado a la cuarentena de estas semanas, se agudizó esta trágica situación. Las diferentes iniciativas del Estado son acertadas, aunque sí, algunas de ellas por ahí tendrían que llegar de forma más rápida y eficiente.

Pero lo que me parece más interesante destacar, es la actitud solidaria de las organizaciones sociales. Sobran ejemplos: rescatistas comunitarios, comedores y merenderos populares…

Me da muchísimo orgullo que los movimientos populares, los y las trabajadoras de la economía popular y los/as vecinos/as de los barrios populares, nos estamos haciendo cargo del dolor, la angustia y la necesidad de los vecinos.

 

-¿Se cumple la cuarentena y el aislamiento social obligatorio? Cómo?

-La gente en nuestros barrios, como en todos lados, está preocupada, asustada por la salud de sus pibes, de sus abuelos… Están haciendo un esfuerzo enorme para cumplir con el aislamiento. Sin embargo, hay momentos en los que incluso con miedo y sintiéndonos señaladxs nos toca salir.
La pandemia no nos encontró a todos en las mismas condiciones. En los barrios del conurbano, y para lxs trabajadores de la economía popular, quedarse en su casa es quedarse en el barrio. Porque la casa es el barrio. El balcón es la vereda, el patio la calle.
Entonces, no solo cumplimos con la medida de aislamiento lo mejor que podemos, sino que también nos preocupamos por la salud de nuestros vecinos y vecinas y estamos atentxs a sus necesidades.

 

-¿Cómo trabajan ahora los comedores? ¿Hay desabastecimiento? 

-Las compañeras y compañeros de los comedores barriales trabajan con plena conciencia del momento que estamos viviendo todxs y de la importante función que tienen dentro de los barrios. Claro que reforzamos nuestras medidas de higiene, de cuidado. Las compañeras y compañeros trabajan en red, con las promotoras de salud que les brindan información, redoblando muchísimo los esfuerzos porque cada vez son más las familias que se acercan. Las provisiones nunca son suficientes, eso es una realidad porque hay que pensar que nuestro país antes de la pandemia ya tenía la mitad de sus pibes por debajo del nivel de pobreza, y esa situación claramente se ve multiplicada ahora por la imposibilidad de trabajar.

Las compañeras tienen esa increíble capacidad de estirar la olla para que sean siempre más los que puedan comer. Son emotivos ejemplos, de esa mujer y hombre nuevo que vamos creando, incluso en estas condiciones.

-¿Hay en estos sectores mencionados una mayor dificultad en el control y prevención de la violencia de género?

-La cuarentena y el aislamiento social profundiza la problemática de la violencia de género, fundamentalmente en el ámbito doméstico. Muchas mujeres se encuentran hoy aisladas en sus casas con sus agresores. Esto sin duda es una situación muy preocupante y de emergencia. Desde el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad se están llevando adelante campañas y poniendo a disposición vías de comunicación para, en este contexto poder maximizar los canales de contención.

Pero lo que mejor resulta siempre en la intervención en situaciones de violencia son las redes comunitarias, sociales y vecinales. Es importante en ese sentido conscientizar para que más alla del miedo ante la pandemia, no se desarmen esas redes. Así como estamos todos conscientes de que debemos lavarnos mucho las manos, debemos salir lo menos posible, etc., también es responsabilidad de todos estar atentos a la situación de la vecina que puede estar sufriendo una situación de violencia para pedir ayuda.

Porque ante el aislamiento, por más canales de comunicación que se pongan desde el Estado, las mujeres que están aisladas con sus agresores es probable que no puedan pedir ayuda. Debemos como comunidad también estar atentos a eso.

 

-¿Está de acuerdo con bajar la dieta de las y los diputados un 40%? ¿Y de reducir los sueldos del Ejecutivo?

-Sí, por supuesto, pero eso representa chaucha y palitos. Claramente fue una operación política en respuesta a lo dicho por nuestro Presidente cuando les dijo a los empresarios, como Paolo Rocca, que era el momento de ganar menos. No es casual, que horas después de ese anuncio surgiera «espontáneamente» un cacerolazo pidiendo que ganen menos los funcionarios y legisladores.

Por lo tanto, discutir el sueldo de políticos en este contexto es desviar el foco de atención, debemos continuar con el proceso redistributivo en la Argentina. Tenemos que ir a buscar a todos los que fugaron millones de dólares, a los que recibieron subsidios descarados y no invirtieron nada,  hay que ir por los dueños de la tierra y por los grandes monopolios, cadenas de supermercado, etc. que fijan precios y especulan aún en pandemia.

 

-¿Qué opina de lo que dijo Miguel Ángel Pichetto sobre que «ingrese el ejército a las villas» para repartir alimentos en pos de evitar que caigan «en manos de punteros»?

-Lo de Pichetto no me sorprende; es el Iorio de la política. Como ya lo dije varias veces es un pseudo-hardcore retirado que solo busca titulares para los medios de comunicación tirando frases fascistas a ver si engancha algún desprevenido.

Pichetto es parte de un sector que está tratando de impulsar el toque de queda o el estado de sitio y siempre les resulto cómodo atacar con prejuicio y total desconocimiento a los barrios populares y a los movimientos sociales que somos los y las que ponemos el cuerpo en los sectores más postergados de la Argentina.

Le quiero aclarar a Pichetto si hay algo que va a sacar a la Argentina de esta situación es su tejido social, comunitario y solidario. Y que ese tejido nace desde los sectores populares, de los barrios, villas.

Personajes nefastos como él solo reproducen el individualismo, el «sálvese quien pueda». Eso y estos personajes en esta nueva Argentina no van más…

Te puede interesar

Qué se dice del tema...