Daniel Arroyo: “La Argentina, en las crisis, saca lo mejor”

Daniel Arroyo: “La Argentina, en las crisis, saca lo mejor”

Entrevista exclusiva con el precandidato a gobernador de la Provincia de Buenos Aires por el espacio de Felipe Solá, RedxArgentina.


Daniel Arroyo es precandidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires por el espacio de Felipe Solá, RedxArgentina. Exministro de Desarrollo Social bonaerense con Daniel Scioli, cuestionó con dureza las políticas económicas y sociales del Gobierno, aunque cree que hay que participar en la convocatoria de los 10 puntos realizada esta semana.

 

¿Cómo ve la política de Desarrollo Social nacional en el marco de la crisis?

La política social ha sufrido un gran retroceso en la Argentina, en especial la nacional. Se rearmaron los presupuestos, todo lo que tenía que ver con el desarrollo y la capacitación se ha ido achicando. El Ministerio llevó ese presupuesto al tema alimentario, lo transformó en bolsones de comida. Esto tiene sentido en el marco de la emergencia, pero la política social está yendo al lado de la asistencia que había en el siglo XIX. Cuando vuelve la democracia en la Argentina Alfonsín lanzó el Plan Nacional de Alimentos, donde entregaba cajas con comida. Ahora estamos volviendo al inicio. Hay un retroceso grande. La tarea del ministro de Desarrollo social de cualquier país es reducir la pobreza. Así como la tarea del ministro de Turismo es promover el turismo o la del ministro de Deportes es promover el deporte. La pobreza se reduce creando políticas sociales muy activas y confrontando con las áreas económicas del gobierno, planteando conflictos dentro del gabinete. Siempre el ministro de Desarrollo es la persona disruptiva, sea en Argentina en Suiza o en Uganda. Es el que marca los problemas, no el mejor amigo de todos. Y esto no se está cumpliendo. Otro problema grave en la Argentina es el sobre el endeudamiento de las familias. Como no pueden comer, la Anses les arma créditos al 50 por ciento de interés, que después no pueden pagar porque cobran 2600 pesos de un plan social, así que se endeudan con el usurero de la esquina, que les cobra el 180 por ciento de interés. Es una locura.

Siempre el ministro de Desarrollo es la persona disruptiva, sea en Argentina en Suiza o en Uganda. Es el que marca los problemas, no el mejor amigo de todos. Y esto no se está cumpliendo.

 

¿El paro de la semana pasada tuvo un componente político por la pelea entre la Casa Rosada y el moyanismo?

Siempre tengo en claro que en la Argentina, un paro sólo es exitoso cuando hay conflicto social de verdad. El paro tuvo una adhesión importante y un gran esquema de movilización, porque está muy mal la cosa. El fenómeno es de implosión social. Hay mucha gente que no da más y se deprime o aumenta la violencia. Éste es el resultado de no tener laburo ni plata y de estar mal. El Gobierno hace mal en creer que ésto es producto de las tensiones políticas en la Argentina. El riesgo país sube porque los inversores externos leen los indicadores, los cruzan y concluyen en que no hay manera. El problema es económico y social en la Argentina, no es político. El tema político es menor frente al problemón económico.

 

¿Participarán en el llamado al consenso del Gobierno con los 10 puntos que enviaron a los referentes de la oposición?

El Gobierno está haciendo cosas en las que no cree. Armó los 64 productos esenciales de la canasta básica, cuando decía que no había que hacerlo, y nosotros insistíamos en que sí. Y nos cansamos de pedir un consejo económico y social, pero el Gobierno siempre dijo que no. Ahora lo hace en medio de la crisis, en modo electoralista. Pero creo que hay que participar y colaborar. Esos diez puntos están apuntados al FMI, para asegurar que se paga. Creo que ahí falta el tema de los alimentos, cómo se controla el tipo de cambio. Pero nos tenemos que sentar a conversar. El Gobierno, de acá a fin de año, tiene que hacer que los productos estén en los almacenes y que el precio se mantenga.

 

¿Cree que se va a concretar la unidad del peronismo con Cristina adentro?

Yo quiero un gran frente común, con todas las versiones del peronismo. Si las listas cerraran mañana, eso no sería posible, pero como me parece que de acá a mediados de junio el conflicto social va a crecer, esto es posible. La Argentina, en las crisis, saca lo mejor. Y el nivel de empeoramiento social va a ser grave. Yo tengo esperanza de que logremos, en el marco de que hay crisis, generar un mecanismo para constituir una gran unidad con un programa en común. Y después, en las elecciones, presentar dos o tres candidatos a presidente, dos o tres candidatos a gobernador, y que en las PASO se plantee un esquema donde la sociedad diga quién es el candidato.

 

¿Quién es su candidato?

Nosotros conformamos el bloque Red x Argentina con Felipe Solá, que es una persona muy apta para gobernar el país. Creo que lo principal es la unidad. Y ahí van a surgir diversos candidatos. Creo que la unidad está por delante de la política. Sin lugar a dudas, la sociedad va a decir quién lidera. Construir la unidad haciendo como que el kirchnerismo no existe es imposible. Justamente, el kirchnerismo ha consolidado una identidad muy fuerte. Por eso hay que hacerlo con todos.

 

Te puede interesar

Qué se dice del tema...