Villa Mascardi: tensión y detenidos en el desalojo a grupos mapuches

Villa Mascardi: tensión y detenidos en el desalojo a grupos mapuches

El operativo se enmarca en el conflicto por las tierras usurpadas en esa zona.


El operativo del Comando Unificado de fuerzas de seguridad enviado por el Gobierno Nacional  a Villa Mascardi, a 35 kilómetros de Bariloche, inició en la madrugada de este martes con el despliegue de unos 250 uniformados de fuerzas federales y provinciales y el corte de la ruta nacional 40 para «resguardar al resto de las personas», informaron fuentes policiales.

Al lugar además arribaron vehículos de comunicación, retenes móviles, carros hidrantes, camionetas y un camión antitumultos.

De esta forma, fue puesta en marcha la unidad cuya creación quedó oficializada este martes con su publicación en el Boletín Oficial, conformada por la Policía Federal Argentina, Gendarmería Nacional, Prefectura y Policía de Seguridad Aeroportuaria.

En su primer artículo, la Resolución 637/2022 del Ministerio de Seguridad de la Nación establece la creación del comando «destinado a la gestión y coordinación interfuerzas de actividades preventivas del delito en la localidad de Villa Mascardi, Bariloche, provincia de Río Negro, comando que en su rol de auxiliar de los órganos del sistema de administración de justicia, y bajo la coordinación de la Secretaría de Política Criminal, prestará colaboración en las diligencias que pudieran llegar a disponerse judicialmente, a efectos del aseguramiento de las personas y los bienes de la localidad».

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, confirmó la realización del operativo en Villa Mascardi y lo asoció a la publicación en el Boletín Oficial, en el día de hoy, de la Resolución 637/2022 de su cartera, por la cual se crea el comando unificado para la «gestión y coordinación interfuerzas» en la zona.

En ese marco, el ministro subrayó que las fuerzas federales están actuando «en función de decisiones judiciales» y con el objetivo de «poder regularizar esa situación, porque no es la correcta», aunque pidió «esperar un tiempo» para dar más detalles.

«Estamos trabajando con eso, estamos haciendo algunos movimientos. Nosotros vamos a trabajar en función de decisiones judiciales y de lo que nosotros entendemos para poder regularizar esa situación», sostuvo Aníbal Fernández.

El operativo

El despliegue comenzó durante la madrugada, con la reunión de los integrantes de las distintas fuerzas en el predio de la Escuela Militar de Montaña, perteneciente al Ejército Argentino, quienes se trasladaron luego en caravana hasta el paraje turístico ocupado por la agrupación autodenominada mapuche Lafken Winkul Mapu.  Y a primera hora del día llegó a la zona la jueza federal subrogante, Silvina Domínguez., quien está con la fiscal Cándida Etchepare.

Tres horas después del inicio del operativo se conoció que hubo al menos 12 personas detenidas, siete mujeres y cinco menores, que estaban cuidando las casas tomadas.

El Parlamento Mapuche cuestionó el desalojo

El referente del Parlamento Mapuche, Orlando Carriqueo, en una carta pública al premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel, recordó el trágico antecedente de la muerte de Rafael Nahuel, en un intento de desalojo en Villa Mascardi en 2017 y lamentó el «camino de la violencia» por el que optó el gobierno nacional.

Por otro lado, integrantes de comunidades mapuches de la zona de Esquel, llevan adelante un reclamo por el operativo de desalojo que se desarrolla en Villa Mascardi. Aseguraron que la medida es pacífica con la función de informar lo que está ocurriendo con la comunidad Lafken Winkul Mapu.

Además, miembros de la comunidad mapuche bloquean la salida de La Trochita en la Estación de Esquel y sostuvieron que la medida «es en apoyo y acompañamiento a lo que está sufriendo la comunidad de Villa Mascardi, donde por autorización del ministro de Seguridad de la Nación, están llevando a cabo una terrible represión”.

Más amenazas

La representante mapuche del Lof Lafken Winkul Mapu, María Nahuel, envió una dura advertencia a las autoridades ante el desalojo. “Por más que nos saquen vamos a volver”, sostuvo Nahuel, quien ya responsabilizó por cualquier cosa que pueda ocurrir en esa zona de Río Negro a la gobernadora Arabela Carreras. “Que el Estado argentino vea que voy a hacer justicia si me llegan a desaparecer a alguien o si llega a morir un bebé”, expresó.

Además sostuvo: “Uno morirá, dos morirán, pero diez nos levantaremos, no nos van a asustar, yo no estoy asustada por mi gente que está allá, estoy poniendo fuerza y esperando que mi gente esté bien. Pero si llegara a pasar, uno caerá, dos caerán, nos meterán presos, pero saldremos y seguiremos luchando porque así nos han dejado esta orden nuestros mayores”.

Vecinos apoyan el desalojo

Por su parte, Luis Dates, un vecino de Villa Mascardi cuya vivienda fue incendiada, en agradeció que el Gobierno esté interviniendo con “el uso legítimo de la fuerza” en las tomas de los terrenos, aunque lamentó que el Estado no haya escuchado las advertencias que los habitantes hacían hace años sobre un posible aumento de la violencia.

“Estos son hechos delictivos que suceden desde hace cuatro años con una metodología de acción que es: ´avanzo, destruyo, incendio, usurpo y declaro zona recuperada de territorio mapuche´ y, hasta hoy, se hacía a la vista pacífica de las autoridades. Los vecinos hace tiempo decimos que estos hechos van a aumentando en violencia, y advertíamos que los daños serían irreparables, todo lo que dijimos lamentablemente sucedió”, dijo Dates, el dueño de un terreno que había sido tomado.

“Yo tengo usurpado un lote de terreno y ahí casa no tengo más porque me la destruyeron con un incendio total, forzaron unas rejas e ingresaron. La única forma de volver es poner una carpa”, explicó el hombre en una comunicación telefónica desde Bariloche. Luego, agregó: “Nuestros reclamos fueron escuchados después de que me incendiaron a mí, no menos de dos meses atrás. Ahí el gobierno provincial tomó verdaderas cartas en el asunto y pidió al gobierno nacional la utilización de la fuerza porque el Estado tiene el uso legítimo de la fuerza”.

Por otra parte, Dates deseó que los operativos se realicen sin que se tenga que lamentar muertes. “Por las buenas no quieren ser desalojados, entonces [las fuerzas de seguridad] tendrán que usar los medios necesarios para que ocurra ese objetivo. Y espero que no sea como pasó en el 2017 cuando se intentó el mismo desalojo en una zona más chica y se produjo la muerte de Rafael Nahuel”, expresó.

Antecedentes

El conflicto de Villa Mascardi comenzó en 2017 con la usurpación de dos predios de Parques Nacionales. En el marco de una diligencia de desalojo en noviembre de ese año, dispuesta por la Justicia Federal, fue asesinado Rafael Nahuel, un joven integrante de esa agrupación, en el marco de un presunto enfrentamiento con integrantes de la fuerza especial Albatros, de la Prefectura Naval Argentina, a cargo del allanamiento.

Los integrantes de la lof Lafken Winkul Mapu regresaron al territorio y no sólo nunca más se retiraron sino que, además, avanzaron sobre propiedades públicas y privadas de todo el paraje turístico.

Luego de la ocupación de los primeros lotes, los encapuchados vandalizaron y usurparon las instalaciones del ex hotel IOS – donde estaba prevista la instalación de la Escuela de Guardaparques- y la propiedad La Escondida, perteneciente al vecino Juan Greham y su esposa.

Luego siguieron con el lote perteneciente al Obispado de San Isidro y dos lotes pertenecientes a la Unión Personal Superior de Gas del Estado.

La semana pasada, luego de incendiar un puesto móvil que tenía Gendarmería Nacional en la propiedad Los Radales – que había sido incendiada el 1 de agosto pasado- colocaron barricada en el acceso e ingresaron a la vivienda, continuando con su plan de expansión en todo el territorio.

El último miércoles también usurparon La Cristalina, una cabaña que pertenece al presidente de la Junta Vecinal Villa Mascardi.

Qué se dice del tema...