Merkel, Pfizer y Biontech rechazaron la liberación de las patentes de las vacunas

Merkel, Pfizer y Biontech rechazaron la liberación de las patentes de las vacunas

Fue un día después de que Joe Biden respaldara la iniciativa.


El laboratorio Pfizer, la farmacéutica Biontech y la canciller alemana, Ángela Merkel, manifestaron su rechazo a la liberación de las patentes de la vacuna contra el coronavirus. La postura de estos tres sectores fue dada a conocer, un día después de que el presidente de EE.UU., Joe Biden pidió la liberación de las patentes para que los países menos desarrollados puedan acceder a las dosis.

El presidente de Pfizer, Albert Bourla,  desestimó la iniciativa que tuvo el visto bueno de Estados Unidos para suspender temporalmente las patentes, y sugirió en cambio acelerar su producción en las plantas existentes.

A propósito, Bourla afirmó que su empresa, que desarrolló una vacuna junto con la alemana BioNTech, no está «para nada» a favor del llamado estadounidense para la lucha contra la pandemia, según declaró en una entrevista con AFP.

Por otra parte, el gobierno de Angela Merkel tiene la intención de que las patentes de las vacunas sigan «protegidas». “La sugerencia de Estados Unidos para liberar la protección de las patentes de vacunas anti Covid-19 tiene importantes implicaciones para la producción de vacunas como un todo», afirmó un vocero del gobierno alemán. La protección de la propiedad intelectual, dijo, “es una fuente de innovación y debe seguir así en el futuro».

Mientras que la farmacéutica alemana BioNTech planteó este jueves que la protección de las patentes de vacunas anti covid-19 “no limita la producción ni explica los percances en el suministro en todo el mundo”.

«Las patentes no son el factor limitante para la producción o el suministro de nuestra vacuna. No incrementarán la producción global ni el suministro de las dosis a corto y medio plazo», dijo el laboratorio.

La empresa advierte que «si ninguno de los requisitos se cumple, la calidad, seguridad y eficacia de la vacuna no pueden ser garantizados por el fabricante o el inventor”. Esto, señalaron, “no puede puede poner en riesgo la salud de los vacunados».

La producción de la vacuna de ARN mensajero, que desarrolló BioNTech y el estadounidense Pfizer, «es un proceso complejo desarrollado durante más de una década. Todas las etapas deben ser definidas y ejecutadas de manera precisa», por un «personal experimentado», argumentó el laboratorio.

 

Te puede interesar

Qué se dice del tema...