Jorge Macri lo reconoció: «Tenemos algunas diferencias con Mauricio»

Jorge Macri lo reconoció: «Tenemos algunas diferencias con Mauricio»

El Intendente de Vicente López habló sobre su rol con el exPresidente y cuáles son sus aspiraciones para las próximas elecciones.


El intendente de Vicente López, Jorge Macri, brindó una entrevista a estudiantes de periodismo, de forma virtual, en la Escuela de Comunicación de la Editorial Perfil para defender a Juntos por el Cambio pero también para marcar diferencias de gestión con Mauricio Macri, y dio varias definiciones políticas, entre ellas, sus aspiraciones para las próximas elecciones.

“Podemos volver a ser gobierno”, completó aseguró el dirigente del Pro que acaba de ser reelecto mostró su respaldo al presidente Alberto Fernández por la forma de manejar la pandemia y la decisión de escuchar a los gobernadores. En esa línea, se diferenció con Axel Kicillof porque tiene «desconfianza» de los intendentes. “Quiero ser gobernador de la provincia de Buenos Aires», aseguró Macri en el Ciclo de Entrevistas a cargo de Rodrigo Lloret.

«Creo mucho en un Estado presente», subrayó el intendente. También mostró su apoyo a la exgobernadora María Eugenia Vidal y al exjefe de gabinete Marcos Peña.

A sabiendas de que compartir apellido con su primo y exPresidente de la Argentina es un condicionante para su haber político, fue consultado por las ventajas y desventajas de portar con ese apellido, a lo cual respondió: «Me ha abierto un montón de puertas, sin ninguna duda. Me ha permitido la posibilidad de que me presten atención. Pero esa atención viene cargada de prejuicios. Entonces mi tarea es mostrar quién soy, qué hago, por qué lo hago. No soy igual a Mauricio. Compartimos valores y principios pero somos diferentes».

«Su compromiso social fue muy fuerte y me marcó desde siempre. Por eso, tengo ambas cosas, abre puertas y permiten que te presten atención. Y la tarea que me toca a mí es que me conozcan por lo bueno o malo que tengo. Lo distinto o lo parecido que tengo con Mauricio, con Franco o con mi viejo. Somos varios los Macri que tuvimos alguna notoriedad en la Argentina», completó.

La repregunta fue «cuáles son esos prejuicios, y sin rodeos, Macri adujo: «Los mismos que carga Mauricio: muchos te ponen del lado de ser empresario y dudan de las ganas o el compromiso de generar un Estado presente. Creo mucho en un Estado presente, en un Estado que genere condiciones de igualdad y oportunidad. Los que ven la gestión de Vicente López lo notan. Desde el punto de vista del espacio público, sobre todo de la educación y de las políticas sociales. Mi viejo fue un empresario, no de la magnitud de Franco. Yo he sido pyme y sigo teniendo una empresa pyme».

«Las cinco cuadras de diferencia de dónde te toca nacer, define muchas de tus chances y oportunidades. El rol del Estado, principalmente, es generar condiciones de igualdad y libertad. Ese es el perfil del Estado que yo creo. Muchas veces prejuzgan e imaginan algo diferente de mí. Mi tarea es tratar de aclararlo. Hoy, con ocho años de gestión que respaldan, lo que hemos hecho en Vicente López, me parece que se va notando. Quienes conocen de la gestión ven el perfil y las cosas en las que creo», prosiguió.

En tanto, la entrevista firmada por lxs estudiantes, continuó de la siguiente manera:

 

—¿Habló recientemente con Mauricio Macri? ¿Le parece bien que el expresidente se mantengan en silencio en estos momentos?

—Hablo bastante, me parece que está bien la actitud que ha tomado tanto él y María Eugenia (Vidal). Cuando salís de un rol tan relevante como presidente o gobernadora cualquier opinión tiene un peso relevante. Habitualmente se acostumbra los primeros cien días a darle un tiempo y espacio a quien ocupa una nueva gestión. De dejarlo hacer y mostrar lo que tiene para dar y plantear. Esos cien días se cumplieron en plena pandemia, es una situación excepcional que a todos nos ha llevado a roles distintos y diferentes. Me parece bien que Mauricio no hable. En definitiva él habla a través de nuestra fuerza política. Hoy tenemos presencia en el Congreso, tanto en diputados como en senadores,  muchos intendentes que gobernamos en provincia y también contamos con  Horacio (Rodríguez Larrera) en CABA. Somos muchos los voceros y se ha construido una fuerza política que no depende solo de uno. Ese es uno de los grandes logros de Mauricio. El haber logrado que muchos tengan notoriedad y continuidad. No todos los nuevos espacios políticos pudieron hacer eso. Ese es un plus, un atributo de Mauricio que puede descansar en nosotros para defender nuestro punto de vista. Somos otros los que tenemos esa tarea hoy.

 

—Desde su punto de vista ¿Cuál fue el o los errores en materia económica que llevaron al fracaso de la reelección de Mauricio Macri?

—Yo no soy un especialista en economía pero creo que veníamos en el camino correcto, le pedimos mucho esfuerzo a la clase media. A una clase media que quería seguirnos, que estaba con nosotros, que creyó mucho en nuestro proyecto. Que probablemente todavía cree. Pero le pedimos mucho esfuerzo. Hay una frase africana que dice que el líder define el rumbo de la marcha, pero el ritmo lo define el último de la fila. Me parece que nos faltó en un momento estar más atento a eso. A lo que los últimos de las filas nos iban planteando. Es parte de la política encontrar ese equilibrio entre lo que se debe hacer y lo que se puede. Así que creo que ese es uno de los problemas que tuvimos.

 

— Algunos analistas responsabilizaron a Marcos Peña por la pérdida de las elecciones. ¿Qué opina?

—No me parece que recaiga toda la responsabilidad en una persona. Obviamente cuanto más poder tenes mayor es la responsabilidad. Es fácil opinar desde afuera, creo que Marcos (Peña) fue una pieza muy importante. Le he marcado defectos en su momento y siempre me escuchó. Quiero desdramatizar las discusiones internas. Nosotros tenemos la suerte de estar en un espacio político que no tiene pensamiento único y siempre hubo disidencias. Yo me quedo con lo positivo: hemos logrado como fuerza política romper con la idea de que solo el peronismo puede terminar un mandato sin que haya un caos en el país. Haber perdido una elección y entregado el poder de manera ordenada, también, es importante para la república. El tiempo se lo va reconocer a Mauricio como uno de los grandes logros. Un país sano requiere de alternancia y no ser rehenes de un solo espacio político. Es mérito también de Marcos, de todos, perdimos de una manera que dejamos bien en alto nuestras ideas. Por eso tenemos una chance de gobernar de vuelta.

 

—Con Larreta y Vidal posicionados a nivel nacional ¿Cree que Mauricio Macri puede llegar a volver a ser presidente?

—Yo creo que no hay un liderazgo único, es un espacio horizontal. Es el mecanismo correcto después de haber perdido dos elecciones, como la nacional y provincial. Además, los dos nombres que mencionas son del PRO y también hay liderazgo en la Coalición Cívica.

El tiempo dirá quien tiene la aptitud personal y la validación de la gente. Es un buen momento para que muchos ocupemos roles y espacios sin apurarnos.

 

— ¿Si hoy fuera gobernador de Buenos Aires qué medidas hubiera tomado en forma diferente de Axel Kicillof?

—En el marco de esta pandemia, confiaría más en el conocimiento que los intendentes tienen de sus municipios. El Presidente convocó a los gobernadores para tomar determinaciones en conjunto. Es por ello que  ajusta este aislamiento social en función de lo que cada gobernador sabe sobre su provincia. Kicillof no hace lo mismo, nos informa, se sienta con el Presidente y piensa que tiene la comprensión de toda la provincia e intenta resumir en una mirada única todas esas particularidades que él describe y me parece que no es bueno. Nosotros también somos un poder del Estado, hemos sido electos de la misma forma que él.

 

—¿Por qué cree que Kicillof no confía en los intendentes?

—Entiendo que en una situación de emergencia y urgencia uno concentra toda la información y la toma de decisión. Eso puedo describirlo las primeras dos semanas. Todos sabíamos poco a qué nos enfrentamos, pero todos fuimos aprendiendo a lo largo de este tiempo. Es momento de soltar y no creo que sea una desconfianza política porque no solo le pasa con los intendentes de Juntos por el Cambio, le pasa con todos los intendentes. Tal vez porque no tiene tanta experiencia en la historia de la política de la provincia de Buenos Aires. A veces, no tener experiencia es una ventaja porque uno viene libre de un mandato, de una carga o de compromisos. En situaciones como esta me parece que le está jugando en contra.

 

— ¿Qué aspiraciones tiene para las próximas elecciones?

—Hace tiempo que digo que tengo ganas ser gobernador. Es un sueño para el que creo que estoy preparado. Pero mi principal objetivo es grupal, de conjunto, como espacio político. Deseo que volvamos a ser gobierno. Ese es mi gran objetivo. Sentiría que se plasma mejor si me toca  la chance de poder gobernar. En primer lugar porque creo que comenzamos un camino con María Eugenia que me gustaría completarlo. En segundo, porque me parece que sería bueno que un intendente llegue a ser gobernador. Alguien que conozca la provincia desde abajo y que esté dispuesto a una reforma política que incluya la descentralización de muchas funciones de la provincia en manos de los intendentes.

Me gustaría ser el gobernador que cumpla con esto y que logre que la orquesta de los intendentes suene bien. Ya la gente valora mucho a sus intendentes, con un gobernador que los potencie y les de autonomía podría empezar un camino de recuperación de la provincia como los bonaerenses se merecen.

 

— ¿Quiere realizar algún comentario final para cerrar la entrevista?

—Hubo muchas especulaciones de que Juntos por el Cambio se rompería estando en el gobierno y nunca ocurrió, permanecimos unidos. No es habitual que un espacio político que es un frente electoral se mantenga unido después de perder. Sobre todo dos distritos importantes como la Nación y la Provincia, pero acá estamos. No hay muchos antecedentes. Eso habla de un compromiso importante, de cuál es el mandato de responsabilidad que tenemos. No es poca cosa. A mí me tocó ganar y perder. La gente que te vota no le importa cómo te fue a vos, quiere que la sigas representando y ese mandato de representación tiene que ser un atributo relevante para todos los espacios políticos. Es un llamado a todos los que integramos Juntos por el Cambio, pero sobre todo a sostenerlo, es importante que tengamos ese rol en Argentina.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...