Cortes de luz: quiénes son los dueños de Edenor y Edesur

Cortes de luz: quiénes son los dueños de Edenor y Edesur

Un millonario, un mediático, un expolítico y una empresa italiana son los que suben y bajan la térmica.


Los 700.000 usuarios que se vieron afectados por los cortes de luz ante los primeros días de la ola de calor, seguramente estarán interesados en saber quiénes son los dueños de Edenor y Edesur, las empresas que brindan el servicio eléctrico en CABA y el AMB.

De acuerdo a una investigación del diario La Nación, los propietarios de las empresas que hacen «calentar» a los usuarios  por los cortes de luz, son un millonario, un mediático, un expolítico y una empresa italiana.

Uno de los dueños de la distribuidora Edenor, es el el exdiputado justicialista mendocino, José Luis Manzano, vive en Suiza con su familia desde hace un tiempo y no tiene mayores problemas los días en que la electricidad desaparece en CABA y en el AMBA.

Tampoco el calor debe afectar a uno de sus socios, Mauricio Filiberti, apodado el Rey del Cloro, 72 años, millonario, podría partir al lujo oriental de uno de los cruceros más impresionantes del mundo. Es dueño del Attila, un superyate de 64 metros que el dueño de Transclor tiene anclado en el Mediterráneo.

El otro de los propietarios es Daniel Vila, el empresario dueño del grupo de medios América, es posible que no tenga más remedio que transpirar con 40 grados y ventilador. Eso, si está en Buenos Aires y no en Mendoza, donde tiene una residencia en medio de las montañas.

La otra distribuidora, Edesur, tiene a los verdaderos dueños lejos. La empresa es propiedad de Enel, una compañía eléctrica multinacional que es un operador integrado líder en los mercados de energía y renovables.

Pero más allá de ser primas hermanas, las dos exhiben grandes diferencias. Mientras Edesur se mantiene en cabeza de los históricos dueños -están en el país con la empresa desde que licitaron la red en los 90-, los dueños de Edenor están recién llegados al mundo regulado.

El diario La Nación recuerda que en diciembre de 2020, Manzano, Vila y Filiberti cerraron una operación que incluyó el traspaso de todas las acciones que estaban en manos de Pampa Energía, la empresa de Marcelo Mindlin, y que representan el 51% del capital social de Edenor. Las sociedades compradoras son Empresa de Energía del Cono Sur e Integra Capital, todas controladas por los tres socios.

Según se informó entonces a la bolsa porteña, la operación se cerró en US$100 millones, de los cuales US$60 millones fueron desembolsados en el momento del cierre de la venta y los restantes US$40 millones se financiaron en un plazo de un año.

Aquella operación se leyó en medio de un importante telón político. Sucede que ese negocio, como pocos, depende de cuánto es el cuadro tarifario que autorice el Gobierno. Al momento de comprarla, más allá del precio de saldo, los nuevos dueños sabían que no hay manera de hacer rentable el negocio si no hay aumento tarifario. Otra de las certezas es que tampoco hay dinero para las inversiones necesarias, menos aún en momentos donde la demanda se escapa, sobre todo, por el precio bajo.

El verano pasado, entre la cuarentena y las inversiones que maduraron de la mano de los aumentos de tarifas que autorizó el gobierno de Cambiemos, la empresa no tuvo mayores problemas. Un año después, se desató un verdadero colapso ante el primero de varios días en los que se pronostica calor extremo en el Área Metropolitana.

En sus en sus estados contables, Edenor señaló: “La sociedad continúa registrando capital de trabajo negativo, situación que se vio agravada fundamentalmente por la suspensión de la actualización de la tarifa desde febrero 2019 y la imposibilidad de captar el cobro a clientes cuya deuda se generase durante la declaración del Aislamiento Preventivo y Obligatorio (“ASPO”), continuado por el Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (“DISPO”)”.

Por su parte, Claudio Cunha, CFO de Enel en Argentina, explicó: “Las empresas de distribución de energía, como Edesur, son muy intensivas en inversiones. No existe otra forma de sostener la mejora del servicio que requieren nuestros clientes, sin recursos tarifarios o subsidios”.

Pese a las justificaciones de ambas operadoras del servicio eléctrico, el diario La Nación explica que «sólo se puede comprar una empresa con deudas millonarias si se tiene confianza en poder refinanciarlas. Y , pequeño detalle, el acreedor principal es el Estado».

Qué se dice del tema...