Ese amigo del Malbec

Ese amigo del Malbec

Siguiendo una tradición que lleva ya tres años, el embajador argentino en Chile, Ginés González García, celebró con gran éxito el Día Mundial del Malbec, con una degustación en la sede diplomática.


La Embajada Argentina en Chile celebró por tercer año consecutivo el Día Mundial del Malbec, con una degustación de la cepa insignia en la Residencia Oficial.

«Siempre es un orgullo homenajear en esta tierra hermana al Malbec, emblema de nuestro país a nivel mundial», afirmó el Embajador Ginés González García durante el evento. Este año la celebración contó con la participación de las bodegas O. Fournier, Finca Flichman, La Linda, El Zorzal, Catena Zapata, Luigi Bosca, Renacer y Callia Magna, presentados por el Instituto Nacional de Vitivinicultura.

En la velada, en la que hubo un show de tango y folklore, se pudieron degustar también otras especialidades argentinas y quesos importados de la marca Santa Rosa, ante la presencia de personalidades del sector vitivinícola, importadores, distribuidores, miembros del cuerpo diplomático y medios especializados.

Paralelamente al festejo, se realizaron degustaciones en más de 50 representaciones alrededor del mundo, entre ellos en Nueva York, San Pablo, Londres, Shanghai y Mendoza.

Una cepa que vino de muy lejos

El Malbec nació en el sudoeste de Francia, donde se cultivaban las cepas con las que se elaboraban los vinos denominados «de Cahors», que era el nombre de la región. Reconocidos desde los tiempos del Imperio Romano, estos vinos se fueron consolidando en la Edad Media y terminaron de fortalecerse en la modernidad.

El Malbec fue traído de Francia a la Argentina en 1853 por Michel Aimé Pouget (1821-1875), un ingeniero agrónomo que fue contratado por el presidente Domingo Faustino Sarmiento para poner en marcha la Quinta Agronómica de Mendoza. Siguiendo el modelo francés, la iniciativa proponía incorporar nuevas variedades de cepas para mejorar la industria vitivinícola nacional.

El 17 de abril de 1853, con el apoyo del gobernador de Mendoza, Pedro Pascual Segura, se presentó el proyecto ante la Legislatura Provincial, con vistas a fundar una Quinta Normal y una Escuela de Agricultura. Este proyecto fue aprobado con fuerza de Ley por la Cámara de Representantes, el 6 de septiembre de ese año.

A fines del siglo XIX y de la mano de los inmigrantes italianos y franceses, la vitivinicultura tuvo un gran creimiento y con ésta, el Malbec, que se adaptó rápidamente a los diversos tipos de suelo que proponía la geografía argentina e incluso se desarrolló mejor que en su región de origen. Con el tiempo y después de mucho trabajo, se definió como la uva emblemática del país.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...