Berni planteó un conflicto sin salida y dejaría su cartera

Berni planteó un conflicto sin salida y dejaría su cartera

Cuestionó duramente a la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic y le exigió que retire a las fuerzas federales de la provincia.

Sabrina Frederic y Sergio Berni no se pusieron de acuerdo y estalló la política de seguridad en el área metropolitana.

Tras los desacuerdos que estallaron en los primeros días de enero de este año y que parecían haber quedado atrás después de la reunión entre ambos, realizada el nueve del mes pasado, una carta que el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, le envió el cinco de febrero a la ministra de Seguridad nacional, Sabina Frederic, anunció el recrudecimiento del conflicto y hasta quizás su fin.

Berni, que indudablemente profesa una teoría diferente a la de su superior operativa en el ramo de la seguridad, rompió lanzas con Frederic mediante una nota insultante, en la que la acusó de responder a sus requerimientos con «más burocracia» y de volver «inviable» la tarea de coordinación entre las fuerzas federales y las provinciales, a su cargo.

Las cosas empezaron a ponerse tensas a mediados del primer mes del año, cuando el verborrágico ministro expresó, con un estilo áspero, lindante con la misoginia, que Frederic «no sabe distinguir una pistola Taser de una de agua», en una reunión con intendentes opositores.

En su carta a la funcionaria nacional, Berni le solicitó casi directamente a Frederic que le cada la conducción de los efectivos federales que operan en la provincia de Buenos Aires, a la vez que califica como “inviable en los términos que se propone la intervención conjunta de las Fuerzas de seguridad, redundando todo ello sólo en reglamentarismos que agravan aún más la situación en que se encuentra la Provincia de Buenos Aires en materia de Seguridad Pública”.

La contundencia de los términos de la misiva dificultará seriamente el trabajo conjunto de ambas carteras en el futuro, porque hasta llegó a solicitarle “que sean retiradas del territorio de la Provincia de Buenos Aires las Fuerzas policiales y de seguridad federal que no se encuentren cumpliendo tareas que atañen exclusivamente a lo que respecta al orden y competencia federal”.

Con tales palabras, todo retroceso es en chancletas, es decir, entre difícil e imposible. Para peor, Berni dinamitó el principio de acuerdo al que había arribado con Frederic en la mencionada reunión del nueve de enero, que incluía la conformación de un comando unificado para coordinar las operaciones de los 6.500 efectivos federales que están establecidos en la provincia y los policías que responden al ministro provincial.

En la mañana de este lunes, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, dejó transparentar su desagrado por la situación. “No conozco lo que piensa Berni ni lo que quiere. Si tiene un método propio, que lo aplique, es su responsabilidad…”, expresó.

Luego, el primer mandatario definió que “no hay un conflicto de nuestra parte, nosotros estamos para ayudar, no para polemizar. Hablé con Axel el sábado y queremos trabajar para que los bonaerenses y todos los argentinos vivan en paz y que la inseguridad no sea un problema”.

Finalmente, reiteró el apoyo a Frederic. “Yo estoy con el pensamiento de la ministra, comparto todo lo que ella dice”.

Como dato adicional, un vocero del ministerio bonaerense negó que la difusión de la carta haya sido obra de ellos, por lo que, si esto fuera cierto, sus autores provienen del Ministerio de Seguridad de la Nación. Esto quiere decir que Frederic se cansó de los planteos y los términos con los que su colega se dirigió a ella.

El polémico ministro labró de esta manera su ruta de salida, porque no existe espalda que pueda resistir semejantes palabras. Berni posee la experiencia política suficiente como para saber sin cortapisa que sólo un apoyo explícito y muy potente de Cristina Fernández de Kirchner -algo que no obtendrá, se supone- podría sostenerlo en el ministerio de la avenida 51, de la ciudad de La Plata.

Berni se ufana en plantear que responde directamente a la actual vicepresidenta, por lo que será difícil aclarar los objetivos de su operación. ¿Está deseoso de retirarse de sus tareas? ¿»Alguien» lo envió a romper lanzas con Alberto Fernández? ¿Son todos «blandos» los funcionarios del nuevo gobierno dedicados al combate contra el delito? ¿Está intentando «limar» políticamente a su jefe directo, Axel Kicillof? ¿Sencillamente, no aguanta a Frederic?

Será difícil resolver el enigma, pero lo concreto es que sus días al frente de la ríspida cartera de Seguridad están contados.

 

 

Texto completo de la misiva 

Por la presente tengo el agrado de dirigirme a Usted a los efectos de manifestarle que, transcurrido casi un mes de la reunión que mantuviéramos en su despacho, al día de la fecha no hemos contado con la información de las fuerzas policiales y de seguridad federal presentes en esta Provincia y que deberían coordinar con este Ministerio las necesidades operativas de despliegue y respuesta a la problemática actual que en la materia aqueja a los Bonaerenses.

Asimismo, a la falta de información mencionada, cabe añadir que el proyecto de convenio enviado por autoridades del Ministerio a su cargo «Bases para el funcionamiento de la mesa operativa conjunta de las fuerzas federales y policía de la Provincia de Buenos Aires”, resulta inviable en los términos que se propone la intervención conjunta de las Fuerzas de seguridad, redundando todo ello solo en reglamentarismos que agravan aún más la situación en que se encuentra la Provincia de Buenos Aires en materia de Seguridad Pública; es decir ante la escalada delictiva que sufre esta provincia en los últimos meses, la única respuesta recibida hasta ahora es más burocracia.

Es dable señalar que dicho convenio es un ensayo de coordinación y de ejes de trabajo que se encuentran ínsitos en el marco normativo Nacional y Provincial de las misiones y funciones en materia de seguridad pública en ambos órdenes, pero no aporta nada a la necesidad fáctica de proveer a la Provincia de dispositivos y recursos humanos dinámicos con capacidad de respuesta al sistema de policiamiento preventivo y estratégico desarrollado por el ministerio a mi cargo.

Es decir, que en atención al orden de cosas señalado, la presencia de las fuerzas federales en esta jurisdicción sin una conducción clara no solo resulta estéril, sino que agrava y complejiza la operatividad diaria de los elementos policiales provinciales, poniendo en situación de detrimento a la Provincia que concentra más del 40% de la población del país.

Atento a lo expuesto, solicito que a partir del día de la fecha sean retiradas del territorio de la Provincia de Buenos Aires, las Fuerzas policiales y de seguridad Federal que no se encuentren cumpliendo tareas que atañen exclusivamente a lo que respecta al orden y competencia federal.

Sin más, saludo a Ud. Atte.

Sergio Alejandro Berni

Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires

Te puede interesar

Qué se dice del tema...