Alberto y el acto del 17O: “Menos mal que el peronismo está gobernando en este momento”

Alberto y el acto del 17O: “Menos mal que el peronismo está gobernando en este momento”

El Presidente encabezó el acto virtual por el Día de la Lealtad en la CGT. Quiénes estuvieron y qué dijo.


El presidente Alberto Fernández tuvo su primer 17 de octubre como primer mandatario de la Nación. En un discurso de poco más de 20 minutos, el mandatario subrayó que aquel 17 de octubre “la historia cambió para siempre” en Argentina y trazó un paralelo entre la emergencia de la pandemia, la masiva convocatoria de autos en las calles de todo el país por la festividad justicialista y las marchas opositoras contra el Gobierno.

El acto en la CGT arrancó a las 15 en el salón Felipe Vallese. Allí Alberto Fernández fue el único orador por la fecha conmemorativa, con un discurso que se inició antes de las 17. Durante la mañana comenzó una caravana de autos y camiones impulsada por Hugo Moyano, que se repitió en varias ciudades del país y que tuvo su epicentro en la Plaza de Mayo.

A Azopardo llegaron siete gobernadores: Axel Kicillof (Provincia de Buenos Aires) Mariano Arcioni (Chubut), Jorge Capitanich (Chaco), Gustavo Bordet (Misiones), Sergio Uñac (San Juan), Raúl Jalil (Catamarca) y Juan Manzur (Tucumán). Vinieron todos juntos, tras encontrarse previamente en la casa de la provincia de Tucumán.

La lista de invitados presenciales incluyó también a dirigentes de la primera plana del Frente de Todos, como el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, el jefe de la bancada de diputados en la Cámara baja, Máximo Kirchner.

Del lado del Conurbano bonaerense fueron incluidos la vicegobernadora Verónica Magario, el secretario de Relaciones Parlamentarias de la Nación, Fernando “Chino” Navarro, y los intendentes Mayra Mendoza (Quilmes), Gustavo Menéndez (Merlo), Jorge Ferraresi (Avellaneda), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Juan Andreotti (San Fernando) y Blanca Cantero (Presidente Perón).

De parte del sindicalismo, además de Daer y Andrés Rodríguez, tuvieron prevista su silla en el salón Gerardo Martínez (UOCRA) José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Antonio Caló (UOM), Hugo Benítez (Textiles) y Roberto Baradel (Suteba).

Otros dirigentes del Frente de Todos tuvieron su participación desde un video, donde estuvieron representantes de los distintos sectores: José Luis Gioja por el PJ, el intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta, el titular de la CTA, Hugo Yasky, y el dirigente del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, por los movimientos sociales.

El salón Felipe Vallese, en el primer piso de la CGT, tiene 300 butacas pero hubo solo unos 50 invitados presenciales, mientras que otros formaron parte del convite de manera virtual. Alberto Fernández entró caminando a las 16.36 por Azopardo, desde la esquina de Estados Unidos, junto a los secretarios de Estado Julio Vitobello y Gustavo Béliz. Lo recibieron en la puerta Héctor Daer y Andrés Rodríguez (UPCN).

“Leí que decían que este era el antibanderazo. Sentimos solo amor por nuestro pueblo, acá no hay odios ni rencores. Aquí lo que hay es ganas de poner de pie a la Argentina”, planteó.

Fernández hizo una comparación con el origen del peronismo y aseguró que el Día de la Lealtad de 1945 significó el mensaje de “un pueblo” que “vio a su coronel, al que le había dado derechos y un lugar en la sociedad, y salió a la calle a reclamar por ese dador de derechos” y agregó: “Todos entendieron que había una Argentina invisible que muchos creían que no existía”, aseguró.

El Presidente además agradeció a quienes participaron de la caravana en el centro porteño: “Hubiera preferido que se queden en sus casas pero les agradezco el afecto que nos han expresado”.

Fernández también hizo mención a un comentario anecdótico que le expresó el gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto, quien le dijo: «Dios debe ser peronista, porque menos mal que el peronismo está gobernando en este momento”.

“El peronismo ha querido que ahora me toque a mí. Yo decía que noto como cierta similitud, porque también a nosotros nos toca hacernos cargo en medio de la tragedia que significa la pandemia”.

«Pasaron 75 años y el peronismo siempre mantuvo la regla de ser leal a su pueblo», sentenció el primer mandatario que aseveró.

«Empezamos hoy un tiempo distinto, empezamos el tiempo de la reconstrucción de la Argentina. A esta Argentina derrumbada la vamos a poner de pie. A esta Argentina que se enferma la vamos a curar nosotros, sin odios ni rencores», afirmó el presidente

Fernández subrayó: «Vamos a terminar esta Argentina del odio porque nosotros creemos en la diversidad porque una sociedad que tiene un discurso único no es buena y todos vamos a tener derechos».

«Vamos a convocar a todos los argentinos a estar unidos porque el mundo nos exige la unidad porque la pandemia no ha terminado y no resolvimos el problema del virus», agregó.

En una breve cita histórica sobre el inicio del peronismo, Fernández recordó que «todo empezó en una situación que tiene cierta semejanza con el presente» del país y que luego «durante los años de Perón, fueron tiempos en que gran parte de la sociedad que había quedado en el olvido empezó a tener derechos y el trabajo se dignificó con el aguinaldo y las vacaciones».

«Una vez y mil veces hicieron lo necesario para que el peronismo desparezca de la Tierra y no pudieron porque el peronismo llegó a las entrañas del pueblo y le dio derechos», agregó

«Perón y evita fueron leales a su pueblo. Luego, Néstor (Kirchner) vino años después y su lealtad a la gente le permitió a muchos recuperarse a los que había sufrido en la crisis de 2001. Después vino Cristina (Kirchner) y le dio derechos a minorías como nadie otorgó durante la democracia», indicó.

“A la Argentina enferma la vamos a curar nosotros, y la vamos a curar sin odios. Las víctimas del odio fuimos nosotros. Vamos a terminar con esa Argentina del odio”, concluyó.

La previa en la isla Martín García

A 75 años de la multitudinaria marcha del 17 de octubre, el presidente Alberto Fernández recorrió este mediodía el lugar donde estuvo detenido Juan Domingo Perón en 1945 dentro de la isla Martín García del Río de la Plata.

“Renovemos una vez más el compromiso de estar siempre representando los intereses de los que más necesitan, de los olvidados, de los que se quedaron sin derechos”, afirmó el mandatario.

“Es bueno recordar aquella frase de Evita que nos decía que donde hay una necesidad, nace un derecho. Y la Argentina está llena de argentinos que necesitan. A todos esos argentinos vamos a darle los derechos que merecen, es la tarea que nos queda por delante”, afirmó.

Además celebró que “otra vez la lealtad para con el pueblo argentino es objeto de la dirigencia política, y otra vez, General Perón, estamos siguiendo sus banderas”.

Señaló que en la Isla también estuvo detenido “Don Hipólito Yrigoyen que fue el primer soñador que tuvo el siglo XX, el primero que quiso terminar con los conservadores el fraude patriótico y dio origen también a un movimiento muy importante como fue el radicalismo. Sus mejores alumnos hoy están al lado de nuestro”.

El mandatario estuvo acompañado por la primera dama Fabiola Yañéz; el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz; y la titular de AySA, Malena Galmarini.

Por su parte, Kicillof aseguró que en la isla Martín García estaba Perón, “mientras había un volcán que se estaba preparando para entrar en ebullición” en referencia en a la multitud que se movilizaba pidiendo la libertad del General.

“Me parece importante recordar esa historia acá porque la historia argentina está marcada por las dos corrientes que nacieron el 17 de octubre: el peronismo y el antiperonismo. Las fuerzas históricas que han marcado toda la evolución posterior”, reflexionó.

“El amor es el principal motor de nuestro movimiento», concluyó el gobernador, quien también reivindicó a quien fuera al jefe provincial entre 1946 y 1952, Domingo Mercante.

Participaron también la ministra de gobierno bonaerense, María Teresa García; los ministros provinciales de Salud, Daniel Gollán, y de Justicia, Julio Alak; y los intendentes de Tigre, Julio Zamora, y de San Fernando, Juan Francisco Andreotti.

El mandatario descubrió una placa conmemoratoria que dice: “En este histórico lugar en el que permaneció detenido nuestro teniente general Juan Domingo Perón, saludan y celebran por su lealtad al pueblo peronista, en su 75 aniversario, el presidente de la Nación Alberto Fernández y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof”.​

 

Te puede interesar

Qué se dice del tema...