17 de Octubre: la gente y la tecnología al rescate del peronismo

17 de Octubre: la gente y la tecnología al rescate del peronismo

Opinión.


La ocupación de la calle fue, es y será uno de los frentes de batalla que mide la temperatura política y la capacidad territorial de las fuerzas. Desde Montoneros y la CGT en la calle Azopardo hasta ahora. Pero pocas cosas se han desfigurado tanto, con la aparición de la pandemia y las distintas fases de cuarentena, como esta movida política, que ha sido permanente en los 75 últimos años de la Argentina. En esta ocasión, de repente esta conmemoración ha regresado en un formato grieta, de manera sorpresiva.

Como curiosidad histórica, fue precisamente la oposición al peronismo la que tomó la decisión de hacer sentir su heterogéneo y rápido disconformismo con el gobierno que conduce Alberto Fernández, ocupando las principales arterias en algunos centros urbanos con distintos banderazos, que no fueron otra cosa que la continuidad operativa de los tibios cacerolazos ocurridos desde Vicentín para acá.

El peronismo, que obviamente tiene otra gimnasia y otro estilo de movilizar, de manera mucho más organizada y a veces hasta con pelea de espacios incluida, se ha sentido tocado por la descomunal cobertura mediática que tuvieron los eventos, siempre apoyados por la estructura más rancia de Cambiemos. Además de la abstinencia de ganar la calle, más sufrida por los movimientos sociales que se están empezando a mover cada vez más, el peronismo en todas sus variantes, incluyendo al kirchnerismo, entienden que es el momento de protagonizar un golpe de efecto ante las variadas demostraciones de los adversarios, que nunca fueron multitudinarias, pero sí crecientes.

El peronismo es en la calle un fenómeno al que cualquier brasileño llamaría “o mais grande do mundo”. Se sabe campeón indiscutido a la hora de movilizar en cantidad, organización y folclore, cualquiera sea el momento de la historia que transite. Todos los modelos vienen con este plus.

“Quizás pasemos el millón de voluntades” aseguran en el entorno de Javier Grossman, un especialista en convocatorias cuantitativas y cualitativas, reconocido por el gran público luego de los festejos del Bicentenario. Quizás sea su origen en la música y en la belleza de una generación que todo lo entregaba, donde aprendió desde su Babilonia -en la calle Guardia Vieja- a realizar eventos convocantes, con la calidad de los que saben generar la oferta perfecta.

Su último invento, 75 octubres.ar transportará virtualmente el 17 de octubre al público hasta el Congreso, el Obelisco, y la Plaza de Mayo o donde se le ocurra manifestarse junto a tus compañeros de militancia (tenés esa opción) o junto a quien vos lo desees, sin cargar más que nombre, lugar y un código, de manera gratuita y sin entregar datos personales.

 

Además de la abstinencia de ganar la calle, más sufrida por los movimientos sociales que se están empezando a mover cada vez más, el peronismo en todas sus variantes, incluyendo al kirchnerismo, entienden que es el momento de protagonizar un golpe de efecto ante las variadas demostraciones de los adversarios, que nunca fueron multitudinarias, pero sí crecientes.

 

 

La reinvención de una mayoría movilizada a través de la tecnología, vuelve a poner al peronismo tras mucho tiempo, por delante del gobierno de trolls que lo precedió, que ponía más énfasis (y plata) en las discusiones ácidas en las redes para sacar rédito que en las acciones concretas de la gente entrando por derecho propio a una convocatoria inédita.

Será el principio de la masividad virtual en la movilización lo que cambiará los paradigmas conocidos, que vienen en decadencia con el correr de los años, o será un rayo luminoso en esta pandemia, de esos que aparece de tanto en tanto. Veremos. Pinta grosso.

También el sábado una caravana que se prevé importante de autos, motos, camiones y todo tipo de vehículos le pondrá realismo y ruido a la movilización del 17, a lo largo y a lo ancho de toda la ciudad y de todo el país. La misma tendrá la consigna «No te bajes del auto» y no se detendrá en ningún lugar en particular. Esta idea fue tomando forma desde la militancia y será el complemento adecuado para el festejo de este día histórico del peronismo y en el que Alberto será ungido el presidente de la herramienta electoral del movimiento: el Partido Justicialista, algo que te adelantamos acá hace un mes. Llegó el soleado día, al menos eso anticipa pronóstico (como todo 17) y ojalá sea esta innovadora idea el punto de inflexión que recordemos en la dura etapa por la que hoy transita nuestro país. El de la reconstrucción inteligente.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...