Rechacemos las capacitaciones de la Embajada Israelí a nuestros docentes

Rechacemos las capacitaciones de la Embajada Israelí a nuestros docentes


Un paso más en la intención de someter ideológicamente nuestro sistema educativo a países colonialistas y racistas se ha dado en la provincia de Buenos Aires con las capacitaciones que el Director de Escuelas Sánchez Zinny haconvenido con la Embajada israelí. Los cursos comenzaron esta semana en el Salón Albergucci de la ciudad de La Plata y están destinados a docentes con el propósito de «enseñar en contextos difíciles».

Convocamos a la docencia a rechazar categóricamente estas capacitaciones, a no concurrir y a repudiar su instalación en nuestro sistema educativo. Israel ha hecho de su propio sistema educativo una escuela para preparar a sus jóvenes como futuros soldados de un estado colonialista y terrorista contra el pueblo palestino, a quien desplaza todos los días de sus tierras y somete a un estado de apartheid que debe avergonzar a la humanidad.

El sionismo ha usurpado el dolor que sufrió el pueblo judío durante el Holocausto para construir un monstruo que, enclavado en la tierra del pueblo palestino, se ha transformado en el portavoz de los intereses del imperialismo norteamericano en la región. La educación israelí acompaña la destrucción y represión cotidiana del pueblo palestino como la cruz acompañó la espada durante la conquista de América contra los pueblos originarios.

El contexto «difícil» para el que los enviados de Israel pretenden preparar a nuestra juventud es para ser insensibles y aún cómplices de la represión y el gatillo fácil contra los millones de pobres y excluidos que cada día aumentan en nuestro país, del mismo modo que ellos adormecen la conciencia humanitaria de su juventud creando monstruos salvajes que matan y encarcelan niños sin compasión.

El sionismo pretende imponer al conjunto de las jóvenes generaciones de las escuela israelíes que el pueblo judío es el elegido de Dios y los otros son no-judíos despojados de identidad y derechos. Esta idea calza con la de nuestro Presidente, Macri, que define a nuestro país y a América del Sur como un continente poblado por hijos de europeos que deben lidiar con otros no-europeos, sin identidad ni derechos. «Otros» que pueden eventualmente ser perseguidos como terroristas, como sucede con la campaña de estigmatización de los reclamos de los mapuches en la Patagonia por parte de su gobierno. En esa misma perspectiva, imposible olvidar las palabras del Rabino Bergman, quien sostuvo en Crónica TV que “Argentina es una tierra a ser repartida como tierra prometida, del mismo modo que lo fue Palestina en 1947 creando el Estado de Israel”. Para reforzar su idea señaló que “a Dios hay que ayudarlo. (1)

La presencia de estos embajadores del Estado terrorista consolida las relaciones «carnales» que el gobierno del PRO selló con Israel cuando recibió en octubre del año pasado al primer Premier israelí en ejercicio que pisó nuestro suelo desde la invención del Estado de Israel en 1948, Benjamin Netanyahu. Desde entonces, el gobierno del PRO avanzó en acuerdos de compra de tecnología, armas y asesoramiento represivo y ahora, pretende cerrar el círculo con la colonización ideológica.

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...