Macri: Un Mundo Feliz

Macri: Un Mundo Feliz


 

Para tener una foto actual de la Argentina hay que buscar el álbum fotográfico de hace 14 años atrás, asistimos a la mayor caída de la actividad industrial con un 7,9 % de caída interanual en la industria, con el rubro Automotriz aun más complicado. Sumada a la crisis económica de Brasil los datos son más que alarmantes. Un escenario complicado también en la construcción con un 23% de caída frente al año pasado. Según datos oficiales se supero los dos dígitos de desempleo en los mayores centros urbanos del país. El Dream Team de CEO’S no hizo otra cosa que empeorar la situación económica general y el poder adquisitivo de la sociedad en su conjunto.

En términos sociales la foto es aun más vieja. Veintidós años se cumplen de la Marcha Federal convocada por la CTA en reclamo por las políticas neoliberales de 1994. No es casual la resignificación y reedición de las marchas históricas. Hace 15 años que no se movilizaban juntas las 6 federaciones docentes como ocurrió el 12A. Pasó una década para que se unifiquen en la protesta las 5 centrales obreras como fue el 29A y que culmino con la CGT unificada y lo mismo ocurrió con las organizaciones sociales que en el día de San Cayetano pidieron Pan, Paz y Trabajo.

Todos estos indicadores muestran la magnitud de la recesión a la que nos llevaron con las consignas del todos juntos y del dialogo. Esta situación extrema esta interpelando a todos los sectores.

El “Círculo Rojo” que apoyo (o no tanto parece) la presidencia de Macri hoy está muy preocupado. Los sectores Industriales la UIA y la CAME están en estado de alerta. La Realidad es que hay recesión. Se están importando productos que se producen en argentina. Antes se importaba para la industria ahora estamos importando zanahorias, pasas de uva, carne de cerdo, dulce de leche, manzanas y la lista es interminable mientras acá las regalamos o tiramos.

Desde el gobierno nos decían que había consenso social con el tarifazo, que la gente podía pagar y terminamos con diez cuadras de cola cuando los productores entregan sus frutas en Plaza de Mayo. Es insólito que para bajar la inflación tengan que primero subirla. El gobierno está demostrando un profundo desconocimiento de la gestión pública. Tuvieron que “rodear” al ministro Aranguren de 7 ex secretarios de Energía para encauzar el área. Ahora tendríamos que buscarle otros 7 magníficos a Prat Gay que dice que «la inflación ya no es un tema»; en el País. La verdad es que el Cinismo del gabinete no tiene techo.

Macri ha decidido judicializar la política, perdiendo casi un año de gobierno en gestionar. No es casual que ahora le aparezcan causas judiciales a Sergio Massa por su participación como Jefe de Gabinete de CFK. Cada vez que aparece un competidor del gobierno este es plagado de denuncias judiciales. Este gobierno solo se está sosteniendo con la estrategia de judicializar todo y eso es muy riesgoso porque es anular la política. La Corrupción es estructural y transversal, hay que condenarla y denunciarla a la Justicia, pero no podemos sembrar desesperanza. No hay que decir que toda la política es solo corrupción porque -además de no ser verdad- eso desalienta sobre todo a las nuevas generaciones. Menos participación es más corrupción.

La forma de terminar la corrupción es con más participación con más democracia, no podemos dar un mensaje de desesperanza a las nuevas generaciones. La política es una herramienta para transformar y mejorar la sociedad, si mostramos desesperanza las decisiones las van a tomar cada vez menos personas. Si llevamos a que la sociedad no confié en la política vamos a tener candidatos inesperados sin experiencia política para gobernar.

Se cumplen nueve meses de “gestión” del gobierno de Macri desde que ganaron las elecciones con el «sí se puede vivir mejor»; y hoy gobiernan con el «vivían demasiado bien»; aplicando medidas de «sinceramiento»; donde los errores de dichas políticas siempre son contra el pueblo y cada marcha atrás de las políticas es vendido comunicacionalmente como “capacidad de corregir errores”. Eso sí, para los sectores concentrados no se equivocan nunca. Por eso no es casualidad que a los Lobos de Wall Street que hoy son funcionarios de Macri les armen cursos de felicidad. No comprenden que la felicidad en una sociedad no es algo individual, la felicidad de un pueblo es colectiva y solo se la puede pensar en términos de la sumatoria de la conquista de derechos. Por eso la bandera de la Justicia Social tiene tanta vigencia en nuestro país, por eso pese a toda la campaña que se realice, es muy difícil que el pueblo olvide cuando tuvo épocas de bienestar.

Qué se dice del tema...