Pesar por el fallecimiento de Atilio Alterini

Pesar por el fallecimiento de Atilio Alterini


Atilio Aníbal Alterini fue una figura muy relevante para el ámbito jurídico, judicial y académico del país, en el cual ha dejado una huella que difícilmente pueda ser borrada.

Recibió su título de abogado en 1960, por la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, para luego doctorarse en Derecho y Ciencias Sociales en 1969 con la misma alma máter. Su vida estuvo indisociablemente ligada a dicha Facultad, en la cual comenzó su carrera docente como ayudante alumno antes de graduarse y continuó desempeñando cargos docentes hasta llegar a ser profesor titular de cátedras de Derecho Privado, Obligaciones Civiles y Comerciales, y Contratos Civiles y Comerciales. En 2004 fue galardonado con el título de profesor emérito por la Casa.

En 2002 fue elegido Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, cargo que ocupó hasta 2010. Antes, había sido integrante del Consejo Directivo de modo ininterrumpido entre 1994 y 2002, cargo para el cual fue electo nuevamente en 2010 para finalizar en 2014. En 2006, tras una serie de graves incidentes, retiró su candidatura a Rector de la Universidad de Buenos Aires, a pesar de contar con todos los votos necesarios para ser elegido como tal.

Su trayectoria y compromiso con la docencia le llevó a ser profesor titular en varias universidades argentinas, profesor invitado y profesor honorario en varias universidades extranjeras. Le fue entregado el Doctorado Honoris Causa tanto nacional como internacionalmente. Asimismo, su compromiso con el incesante progreso del conocimiento lo llevó a ser miembro de varias Academias de Ciencias Jurídicas, Ciencias Políticas y Sociales, de Juristas, y de Derecho Privado, tanto en Argentina como en el extranjero.

Presidió el Instituto Argentino de Estudios Legislativos de la Federación Argentina de Colegios de Abogados (entre 1998 y 2000), y presidió el Consejo Directivo del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal (entre 2000-2002). Dirigió el Centro de Estudios de Derecho Civil de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, el Instituto de Derecho Civil de la Universidad Notarial Argentina y el Instituto de Derecho Civil del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal.

Participó como miembro activo de Comisión Redactora Honoraria del Proyecto de Código Único Civil y Comercial de 1987, así como de la Comisión Redactora Honoraria del Proyecto de Código Civil unificado con el Código de Comercio de 1998. Su compromiso con la resolución pacífica de conflictos lo llevó a ser miembro argentino del Tribunal Arbitral del MERCOSUR, así como del Tribunal Arbitral Internacional de Salto Grande y del CIADI, además de miembro del Consejo Consultivo Internacional del Comité Venezolano de Arbitraje.

*Juez y presidente del Bloque de diputados nacionales de la UCR;

Sus obras se cuentan a decenas entre tratados, libros, artículos y comentarios, entre los cuales son ampliamente recordados sus tratados de Derecho Privado, Contratos, derecho de las Obligaciones, daños, responsabilidad civil y responsabilidad del Estado. Dirigió, desde que la fundó, la revista de Responsabilidad Civil y Seguros de editorial La Ley. El resto de sus trabajos, tanto monografías como cursos y conferencias dictadas, participación en actividades, congresos y jornadas, tanto en calidad de asistente como de disertante, presidente, relator u otras, se cuentan de a centenas.

No han sido pocas las distinciones que se le han otorgado en reconocimiento a la relevancia de su trabajo y a su permanente compromiso con el conocimiento. Recibió dos veces el Premio Konex, la primera por Humanidades y la segunda, Konex de Platino, por Derecho Civil. Recibió también los premios Profesor Eduardo Prayones y Facultad (entregados por la Universidad de Buenos Aires); Premio Justicia (de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales); Premio a la Vocación Académica (de la Fundación El Libro) y el Premio Justicia y Derechos Humanos (del Museo del Holocausto-Shoá y Asociación de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), entre otros.

Esta somera enumeración de actividades y logros, a pesar de todo, sólo es ejemplificativa de la personalidad de Atilio Alterini y de la importancia de la huella que ha dejado. Su fallecimiento deja a las ciencias jurídicas y políticas de luto, pues pierden a un gran maestro, formador de conocimiento y formador de profesionales, académicos y estudiantes.

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...