"El Gobierno trata a los alumnos como productos"

"El Gobierno trata a los alumnos como productos"


La Ciudad de Buenos Aires, a pesar de ser uno de los distritos más ricos del país y el más independiente en términos de remisión de fondos federales, atraviesa una profunda crisis que tiene su impacto más significativo en el sistema de salud y el sistema educativo. El cierre de secciones de cursos y grados, la incompetencia en la construcción y mantenimiento de las obras de infraestructura de los edificios escolares, y el descuido y desprestigio de la escuela pública, entre otras cuestiones, conlleva a que quienes deciden sobre la educación de sus hijos opten por la escuela de gestión privada.

Es evidente que el Gobierno de la Ciudad trata a los alumnos como si fuesen productos, ya que a la hora de tomar decisiones tiene en cuenta informes de organismos no gubernamentales en los cuales se llega a la conclusión que el “costo por alumno” es mayor en las escuelas estatales que en las privadas. Con este criterio economicista, de la actual gestión de mi ciudad y el achicamiento de la educación estatal dirigido a aquellos que no pueden abonar un arancel, se traiciona y viola nuestra libertad de aprender.

A nivel nacional se promueve la calidad educativa en conjunto con la inclusión social, lo cual se manifiesta en la Ley Federal de Educación, la Asignación Universal por Hijo, la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología y la fundación de nuevas universidades nacionales, entre otros logros.

La destrucción del patrimonio histórico y cultural de la ciudad de Buenos Aires, por parte del Gobierno porteño, que hace a la pérdida de sitios particularmente emblemáticos. Por ejemplo la casa de uno de los más reconocidos creadores de nuestra música popular, Juan de Dios Filiberto, que hoy se encuentra en peligro de demolición.

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...