El dolor de ya no ser

El dolor de ya no ser

En este mismo espacio, el dirigente Gabriel Fuks, titular de Cascos Blancos, cuestionó "los acuerdos y métodos que el el Partido Justicialista de la Ciudad quiere imponer dentro del Frente para la Victoria". Ahora, el vicepresidente primero del PJ porteño, Juan Manuel Olmos, le responde.


Con el título de "Por una elección abierta de candidatos", Gabriel Fuks, con un tono con más olor a llanto tanguero que a análisis político, no hace otra cosa que denostar al Partido Justicialista de la Ciudad de Buenos Aires en general y a sus legisladores en particular.

Sucede que lo primero que hace Fuks en su nota es querer sacar patente de corso kirchnerista, con fecha de ingreso, control de calidad y vencimiento incluidos, sin reparar en que el peronismo es lo permanente y sus corrientes y liderazgos transitorios.

Lo importante en estos casos es cuánto aporta, en términos colectivos, cada uno al proyecto político del que dice formar parte.

Algunos aportamos estructuras, militancia territorial, políticas culturales, movilización.

Otros, sólo su "invalorable" capacidad para ser funcionarios en cargos de infinita trascendencia para la transformación de la vida de la gente y una formidable acumulación de horas de vuelo.

Con respecto a "organizar el triunfo" y con quiénes se construye esa victoria en la ciudad, que según Fuks el PJ se niega a realizar, es preciso saber qué es lo que se quiere decir con exactitud.

Escucho reiteradamente hablar a algunos dirigentes convocando a fuerzas políticas de centroizquierda, las cuales no hacen otra cosa que criticarnos. Ya las convocamos otras veces, incluso para la segunda vuelta contra Macri, y todavía las estamos esperando.

Sí, en cambio, nos dimos el lujo de dividir el voto de dos candidatos peronistas (que yo sepa lo son, salvo que Filmus y Telerman hayan roto su ficha de afiliación), privilegiando intereses personales antes que el triunfo sobre Macri que hoy tanto se reclama.

En cuanto a la tarea de los legisladores y a votar todo en contra del oficialismo, es cierto que tenemos diferentes visiones. Algunos, como Fuks, creen que ser oposición es oponerse a absolutamente todo. Otros creemos que los proyectos en la Legislatura se votan o se rechazan de acuerdo con lo que les conviene a la ciudad y a sus vecinos y con lo que se haya comprometido.

Por ejemplo, si Filmus (candidato del Frente para la Victoria) prometió durante la campaña que debíamos tener policía propia en Buenos Aires, nosotros votamos la creación de la policía. Otras fuerzas políticas, con la que Fuks se quiere juntar, reclamaron la policía mientras fueron gobierno sin conseguirlo; también colgaron su boleta de Filmus, y sin embargo no votaron su creación. Son estilos.

Por último, en cuanto al "factótum" del PJ porteño, no puedo ser muy objetivo, ya que mi amistad con Víctor Santa María me lo impide y no creo que necesite defensa tercerizada, lo puede hacer él mismo. Sólo que Fuks me obliga a recordarle (con afecto) que la moda en los 90 era ser funcionario menemista y, si la memoria no me falla, él estuvo al tono.

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...