La policía ¿es de Macri?

La policía ¿es de Macri?

Por la Defensora del Pueblo de la Ciudad, Alicia Pierini


Nadie le pide al Jefe de Gobierno que abdique de sus atribuciones, entre ellas la de nombrar a los Jefes de la Policía porteña. Pero no lo esperábamos así. ¿Imaginará quizás que los que en octubre del 2008 apoyamos y cooperamos en la sanción de la Ley de Seguridad, seremos indulgentes con la metodología elegida para esta designación?

O seremos los únicos en preocuparnos por la imprudencia política del gobierno que a tres días del triunfo electoral despierta a un coro de grupos y grupúsculos en su contra que suman más del 31 % ?. ¿Creerá que la gobernabilidad futura es un don y no una tarea?.

La nueva policía no es “la policía de Macri” como algunos creen. Es la policía para la ciudad de todos los porteños. Defender los derechos no es sentarse a esperar problemas sino hacer prevención para que no ocurran.

Digamos claramente que sobre la Policía Federal siempre pesa en el imaginario social un halo de desconfianza. Objetivamente se la ha ganado. El pueblo tiene memoria.

Para que un ex comisario de la Federal sea un Jefe confiable para nuestros vecinos, y vayamos a aplaudirlo el día de su jura, debiera previamente exhibir a la sociedad una foja de servicios intachable y entablar vínculos con ella no conflictivos. Quizás pueda eso ocurrir, y –aún con memoria- apostemos a la esperanza.

Sin embargo se ha preferido imponer un jefe sin más trámite eludiendo la construcción consensuada de una política de Estado como la de seguridad, que tiene valor estratégico para esta ciudad metrópoli.

Quien goza de la atribución de designar debiera haber auscultado cuál es el grado de consenso que tiene en los sectores informados, jurídicos, sociales, académicos y políticos conocedores del tema, antes de firmar el decreto.

El próximo Jefe Policial tendría que exhibir su carrera y satisfacer públicamente las inquietudes que se plantean desde la sociedad, tal como hemos tenido que hacerlo muchos funcionarios. Como debería hacerse siempre cuando están en juego los derechos humanos.

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...