¿Qué seguridad jurídica?

¿Qué seguridad jurídica?


Sobre esta duda, con carácter de afirmación, rondó la presentación del libro del Dr. Andrés Gallardo, editado por la Defensoría General de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que se presentó en la mañana de ayer en la estación Congreso de Tucumán de la línea D del subte porteño.

La elección del lugar no fue casual. Tampoco la fecha ni el público invitado. A casi una semana de la tregua en el conflicto con el gobierno de Mauricio Macri por sus derechos laborales, los trabajadores del sindicato del subte (AGTSyP) oficiaron de anfitriones, con las palabras del metrodelegado Beto Pianelli. “Hemos conocido pocos jueces que hayan tenido la valentía de no mirar a los poderosos en los momentos en que hay que tomar decisiones”, valoró Pianelli mientras rememoraba los distintos momentos en que Gallardo, en su tarea de juez, respaldo las luchas de los trabajadores por las condiciones de vida y de trabajo.

Para el Defensor General de la Ciudad, el Dr. Mario Kestelboim, el aporte de este libro es fundamental pues “desenmascara lo que los órganos del sistema neoliberal entienden por seguridad jurídica. Seguridad que no es ni más ni menos que la preservación de derechos que han generado y que han mantenido en detrimento de los sectores más postergados y más castigados de la sociedad… El libro identifica y señala los acontecimientos que desde 1955 fueron destruyendo, alterando las conquistas sociales que el gobierno que precedió a 1955 había logrado y conquistado para los trabajadores y justamente sus causas están siendo revertidas por el Gobierno Nacional en estos momentos”, aseguró el titular de la Defensoría General.

Gallardo arrancó sus palabras, trayendo a la memoria el papel jugado por Kestelboim como rector de la Facultad de Derecho de la UBA en la primavera del 73, cuando abrió las cátedras de esa academia liberal a los sectores populares.

Continuó agradeciendo a los asistentes su presencia. No era para menos, que en un 22 de agosto que multiplicaba los actos en la Ciudad de conmemoración de la propuesta que le hiciera la CGT de acompañar a Juan Domingo Perón en la fórmula presidencial a Evita en el Cabildo Histórico y del asesinato de los héroes de Trelew durante la dictadura de Lanusse en 1972, se dieran cita, entre otros el Secretario General de UTE Eduardo López, el referente de la Organización Social y Política Los Pibes Lito Borello, el integrante del Espacio Carta Abierta Jaime Sorín, los trabajadores de las empresas recuperadas como el Bauen, militantes de numerosas Organizaciones Barriales, desde el Centro Comunitario Padre de la Sierra de la Villa 21-24 hasta los militantes de las Redes de Planificación Participativa y Gestión Asociada y los referentes de la Asociación 20 de Febrero, de Puerto Iguazú (Misiones), o la jueza Patricia López Vergara, participante del conflicto del subte, todos quisimos ser parte de esta presentación.

Andrés Gallardo explicó también que este libro quería desarmar teóricamente 3 paradigmas jurídicos: la teoría del Buen Operador Jurídico: “algunos se preguntaban hace algunos años que hacen esos jueces que están hablando de cosas que no están en los códigos porque escapaban del modelo del buen operador jurídico y ahora se preguntan qué hace el Defensor General permitiendo que se imprima un texto que hable de la realidad, un texto que proponga la independencia nacional en términos de contenidos jurídicos y un texto que sea impreso con fondos oficiales y distribuidos en forma gratuita”.

La segunda teoría que pretende desarticular es la de la tan mentada Seguridad Jurídica, por la cual arrasaron con el Estado en las décadas pasadas para garantizar nuestro supuesto ingreso al primer mundo: “no importa que los convenios los haya firmado Videla, no importa que se haya hecho sobre la sangre derramada de nuestros compañeros, nada de esto importa: lo importante es que los pactos se firman para ser cumplidos y esa seguridad jurídica obviamente era la seguridad se ellos y la inseguridad de nuestro Pueblo”.

El último de los puntos, que se vincula directamente con la fecha de la rememoración del asesinato por la dictadura militar de dieciséis militantes populares en Trelew, es la Teoría de los dos Demonios, en la cual la reacción popular ante la injusticia era equiparable al terrorismo de Estado.

Sobre estas tres teorías, Gallardo plantea que se apoya la “la gran teoría de la dominación, la teoría que nos permitió soportar la década del 90 y sus consecuencia… Hoy 22 de agosto del 2012, acá en el subsuelo de la patria vamos a dar tres respuestas… la primera es que el único límite para el buen operador jurídico es el límite del interés de la Patria y del Pueblo… no hay justicia posible cuando conspira contra los intereses de la Patria o del Pueblo… La segunda es que vamos a hablar de la seguridad jurídica sustantiva, que empieza en el alimento de cada uno de los habitantes de nuestro país, no hay seguridad jurídica posible si hay una persona de este país que se muere de hambre. La tercer respuesta que vamos a dar es que sabemos que no hay dos demonios, hay uno solo… contra ese mal que intentan propagar y en esto los compañeros del subte, los compañeros del hormiguero los compañeros de todos los sectores que en la Defensoría vamos asesorando es la clara evidencia de la maduración social y política, que hay para avanzar contra este demonio del mal que se encarna en todas las corporaciones financieras.”

(*) Lito Borello, Coordinador Nacional de Los Pibes, Organización Social y política

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...