El poder de las ráfagas K

El poder de las ráfagas K

.


La teoría del supuesto cargador vacío es la que viene beneficiando al ex Presidente Néstor Kirchner (y por ósmosis) a su esposa Cristina, quienes se han puesto nuevamente al frente de la agenda política que tiene el país. ¿Qué significa el cargador vacío?. La nula capacidad de disparar –metafóricamente- políticas que penetren y cambien el status quo social. La capacidad de perforar lo que antes era impenetrable para el gobierno hoy es posible. Eso es lo que no entendió la oposición que le sucedía a este gobierno tras la durísima derrota que tuvo en la batalla librada con el campo el pasado año. Se confiaron que K no tenía más cargadores para tirar. Y tenía. Luego lo derrotaron a K el 28-J. Estaba muerto pero veamos que pasó. Las ráfagas que vinieron.

Un inteligente cambio de gabinete situó a Aníbal Fernández a la cabeza del mismo suplantando a un descolorido Sergio Massa que nunca estuvo convencido qué hacía ahí. Luego y también de la mano del jefe de Gabinete se llegó al acuerdo con Don Julio Grondona, el "dueño" de los fondos que genera la pasión argentina, pomposamente llamado “fútbol para todos” y se convirtió en el nuevo socio del Gobierno, tras su abrupta traición a los antiguos socios locales, encabezados por TyC Sports y el Grupo Clarín con las empresas operadores de cable. La imagen de Don Julio no es la de Heidi y se suma a la de Hugo Moyano, otro que entiende que no hay otro modelo de país con liderazgo político que éste. O sea que son Néstor y Cristina los que gastan el poco crédito que les queda soportando dos pesados que no miden a la hora electoral pero sí cuando hay que gobernar.

La despenalización del consumo del consumo de drogas le dio un toque progresista y no economicista dado desde la Corte Suprema a la ortodoxia oficial que, ya jugada, se decidió a ir por todo: intentar romper al monopolio Clarín y dejarlo lo más dañado posible con la nueva ley de servicios audiovisuales, alias la vieja de radiodifusión. La media sanción en Diputados por ahora es netamente superior a la anterior que encima de sus prebendas insostenibles tiene su origen en la dictadura. Un muy activo Enrique Albistur le puso el moño publicitario con una campaña acorde. "Pepe" era conocedor del impacto que tendría este round en el poder y en la opinión pública. Es absolutamente errático el andar del Grupo de la trompeta ante esta ofensiva del gobierno, en la que sólo logró tumbar en la justicia una provocadora decisión del COMFER acerca de la fusión de Cablevisión y Multicanal. Si corona en Senadores, el Gobierno irá luego por la ley de entidades financieras para no dejar ningún mono parado.

¿Y qué pasa con la oposición? Nada. La realidad que nos dejó el 28-J quizás sea esta, y también, quizás, nos equivocamos todos al leer los resultados, algo que no debe interpretarse de ninguna manera como que “ganamos en Calafate”. Tampoco es verdad que la chequera se lleve puesto en esto al Congreso, ya que los diputados saben que la política no se acaba acá. Puede haber casos de “Banelco” pero la voluntad mayoritaria estaba, se palpaba desde los distintos espacios políticos.

Pero si lo nuevo no se verifica ahora, es que no hay nada nuevo más allá del resultado electoral, o sí hay algo nuevo y eso es Julio Cobos encabezando la oposición, por ahora ese empuje es escaso para frenar al tren. Más allá de los que se sientan o a pesar de ellos. El fantasma De la Rúa asusta, por lo menos en este principio. Y si encima se van del recinto peor.

Y Mauricio Macri saliendo hacia el Congreso –desde su ostracismo en que se nubló- para quedar a la derecha del padre de la foto de los perdedores nacionales, junto con otros de incierto futuro como Horacio Rodríguez Larreta y peor aún, Gabriela Michetti, a quien nadie le perdona en PRO la foto con el radical mendocino. El 10 de diciembre todo se pone peor para Macri en la Ciudad pero parece no darle importancia. No puede o no sabe. El tiempo lo dirá.

Desde el empresariado nacional no se habla bien por estos días de Macri. Es más, hay una desilusión tremenda de sus colegas por la oportunidad perdida en la elección y lo que vino, ven demasiado negro el panorama al menos hasta ahora en donde no se vislumbran virajes. La ausencia de Macri en las grandes ligas es lo que más les molesta, ya que ellos pueden disentir pero necesitan olfatear política de poder y es lo que no encuentran. Macri debe urgente cambiar su esquema de acumulación de poder (sin contar como propio a De Narvaéz), su relación con le gobierno nacional, su plan de gobierno (hasta hoy muy pobre en obras) y definir cuál será su siguiente paso, si va donde lo quiere Kirchner o se queda en la Ciudad que lo sigue esperando, vaya a saber uno hasta cuándo.

(*) Director General de Noticias Urbanas.

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...