Rechazo y tristeza

Rechazo y tristeza


La Asociación de Familiares y Amigos de las Victimas en el Atentado a la AMIA, 18J, no puede ser ajena y dejar de expresar nuestro rechazo y nuestra tristeza ante la inminente concreción que en la Cena Anual de la AMIA haya estado Mauricio Macri, jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y se le otorgarle el honor de dirigirle la palabra a los cientos de asistentes a dicha cena.

Pensábamos que los dirigentes de la AMIA, encabezados por Guillermo Borger, iban a reflexionar y finalmente desistirían de llevar adelante tan lamentable decisión, pero no fue así.

Se le da el honor a la persona que defendió y defiende a capa y espada al también procesado Jorge "el fino" Palacios, no sólo por las escuchas ilegales, sino por algo mucho más grave: está procesado por encubrimiento en la investigación del Atentado.

Se nos prohibió la palabra en el acto del último 18 de julio; no se nos invitó a la cena; se nos acusa de tener un discurso político partidario y son ellos los que le conceden la palabra a un procesado por perseguir y escuchar a los familiares de las víctimas, pronto a ser llevado a juicio oral por este hecho.

Es de una hipocresía mayúscula que la AMIA, siendo querellante en la causa del Atentado, que es la misma institución que le pide a Dios que ilumine a la Justicia para esclarecer la masacre, invite a quién le faltó el respeto a las Víctimas y a los Familiares, y además banalizó el Holocausto con el silencio cómplice de la DAIA y la AMIA.

Queda demostrado que a los dirigentes de la AMIA no les interesa en lo más mínimo la causa por el Atentado, y que tampoco tienen el más mínimo respeto por las víctimas y sus familiares.

Tengan un acto de dignidad. Abandonen la causa y sigan por el camino que han elegido con esta vergonzosa invitación.

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...