La elección que todos ganan

La elección que todos ganan

Sólo tres de los candidatos que se presentan para gobernar la Ciudad durante los próximos cuatro años tienen posibilidades reales de alcanzar esa meta. Macri, Telerman y Filmus están convencidos de que a pesar que no va a ser fácil van a triunfar en el ballotage de junio. Los números y las especulaciones en cada cuartel. La intimidad, qué dicen de la fuerza propia y de sus rivales.


La paradoja de esta elección es que definidas ya todas las fórmulas y a escasas horas del vencimiento del plazo para la entrega de las listas de legisladores, en los tres bunker de las principales fuerzas que compiten en la Ciudad existe una espiral triunfalista que adelanta la elección más reñida de la historia o quizás ello tenga que ver con la distorsión que la voluntad popular penetra en las decisiones de la política porteña.

Empecemos por Mauricio Macri que en todas las encuestas encabeza las preferencias. Allí, más allá de las pujas internas (dónde no las hay), el propio Macri ha reconocido que esta contienda se definirá recién en el ballotage del 24 de Junio. Lo que no dicen públicamente es que confían en una diferencia tan amplia que rondaría los doce o trece puntos que se tornaría indescontable habida cuenta de la merma en la imagen negativa del empresario que se encargan de ventilar que apenas llega al 41 por ciento "lo mismo que Ibarra, por ejemplo" grafican respecto de su anterior vencedor. Tampoco dicen que la plancha con propuestas y la no agresión serán los pilares de la campaña."Arañamos los 40 puntos en primera vuelta y allí se acaba todo" sostienen con algo de imprudencia los popes de Alsina.

Mientras tanto la unión de la Coalición Cívica de Elisa Carrió
a la postulación del jefe porteño Jorge Telerman, si bien provocó un fuerte cimbronazo producido por los K en el gobierno comunal eso habla a las claras de la preocupación que generó la jugada más allá de los despegues "ideológicos". Es cierto que la "Gorda" es intragable para los sectores más populares y combativos y sobre todos si éstos tienen raíces de antaño en el peronismo revolucionario, pero también es cierto que Lilita sacó un 22 por ciento de los votos en 2005 y capta -ya no como antes- a sectores progres más vinculados la radicalismo e independientes. Las encuestas que manejan en Bolívar 1 sitúan al Pelado muy cerca de Macri, por lo que dan por descontado el triunfo en segunda vuelta, mientras que a Daniel Filmus lo planchan por debajo del 20 por ciento. Lo cierto más allá de los números que aún no reflejan los últimos cambios en las propuestas de nombres, los "fierros" o sea la posibilidad de utilizar solapadamente la gestión en la campaña, si no ocurre nada raro, es una ventaja comparativa sobre sus adversarios. "Además nosotros le podemos ganar a Macri la segunda vuelta, cosa que para un representante de Kirchner es imposible en esta Ciudad". Sin embargo hay quiénes dicen en la Rosada que Mister K prefiere que gane Macri antes que Telerman y mantener un duelo nación ciudad durante cuatro ásperos años. ¿Será realmente asi?

Para terminar la recorrida llegamos a la candidatura de Filmus sustentada en las propuestas de Ibarra y de Ginés, todo diseñado a medida por el actual jefe de gabinete de la Nación, Alberto Fernández, quién rompió su soledad kirchnerista ante la aparición de Carrió en el escenario. Ahora no se sabe si tendrá más colaboración del Presidente pero al menos no habrá cuestionamientos, no hay lugar para ellos. Telerman aliado a Carrió y con el visto bueno del cardenal Jorge Bergoglio es demasiado hasta para Zannini y de Vido, es a todas luces indefendible ante el Jefe. "El apoyo del Presidente ya se siente, puso los cuadros en la cancha, lo llama a Filmus a todos lados, el voto K está definitivamente en nuestras manos y es del 30 por ciento" dicen sabedores que un mes atrás la mitad de los que apoyan al presidente lo votaban a Georges T. Por el lado de Ibarra el triunfalismo es total y ya se transformó en una "estrella" del armado Filmus que empieza a tener adversarios internos que juran que "su boleta no la va encontrar ni él, más vale que la lleve de la casa". En la Fundación de la calle Arenales conviven junto a Ibarra un grupo de funcionarios leales que sostienen como su jefe que "nosotros solos le aportamos de 15 a 20 puntos, empujando desde abajo, con lo que meta Ginés llegamos tranquilos segundos. Hay que tener en cuenta que la intención de voto de Aníbal a jefe de Gobierno es de 34 puntos" aseguran sus voceros. Desde la otra vereda aseguran que el efecto Ibarra es un "bluff" , que sacará algunos puntos pero sólo "para entrar él y alguno más, quizás dos" sostienen aquéllos que lo daban como un muerto político. La sombra de Cromañón cubre su campaña pero eso en Capital parece que no importa, Buenos Aires no llora, dijo uan vez algún arzobispo devenido en cardenal.

La cuestión es que por ahora hay tres ganadores y más de 50 legisladores entrantes cuando en realidad habrá sólo un jefe de Gobierno y treinta recambios en la Legislatura. El optimismo es buena base para encarar una campaña que se prevé que siga sucia, así como empezó. Pero a falta de números reales, luego de ver decenas encuestas que le dan siempre ganador al que las encarga -hasta que falte una semana- en el que cada uno protegerá su alicaído prestigio, nos queda esta descripción de una guerra no declarada pero que se peleará voto a voto, con cualquier arma y bajo al ley del vale todo. El tres de junio ya descartaremos a una de las hipótesis equivocadas que arriba planteamos. Quedarán entonces veintiún días para descartar la otra. Así de fácil.

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...