Mejor que decir es hacer

Mejor que decir es hacer

El Gobierno Nacional apenas asumió en el año 2003 adoptó como política de estado irrenunciable la recuperación del prestigio y la calidad institucional del máximo tribunal de justicia de nuestro país


La presentación por parte de la senadora Cristina Fernández de Kirchner del proyecto de ley de su autoría por el cual se reduce a cinco el número de miembros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, implica terminar de manera definitiva con un estado de supuesta incertidumbre potenciado por cierta oposición que, a falta de banderas propias, toma cualquier tema con cierto impacto mediático para enfrentar al gobierno como parte de una campaña electoral que, a despecho de su proclamada ética republicana, ha iniciado con mucha anticipación, olvidando que la vida política no es una eterna “interna” y que es deber tanto del gobierno, cuanto de la oposición, cada uno desde su espacio institucional, el gobernar para todos los argentinos.

El Gobierno Nacional apenas asumió en el año 2003 adoptó como política de estado irrenunciable la recuperación del prestigio y la calidad institucional del máximo tribunal de justicia de nuestro país; política que se manifestó entre otras medidas mediante el establecimiento de un nuevo procedimiento público y transparente de selección de los altos magistrados judiciales. En esa línea de acción el Poder Ejecutivo propició el nombramiento como jueces de la Corte de prestigiosos juristas con nutridos e impecables antecedentes académicos y profesionales. El proyecto de la senadora Fernández de Kirchner cumple plenamente con los objetivos que en esta materia oportunamente asumiera el Presidente de la Nación ante el Pueblo Argentino.

Es que para el Peronismo, aquello de “mejor que decir es hacer” no es mera retórica política. Se trata de una consigna que preside siempre su accionar en función de gobierno. Una vez más, esa consigna fundamental se tradujo en una acción concreta técnicamente impecable, destinada a solucionar un problema que presuntamente entorpecía el normal funcionamiento de la Suprema Corte. Gobernar es para el Peronismo un hacer que se despliega en el marco de una concepción política puesta al servicio de “la Grandeza de la Nación y la Felicidad del Pueblo”. El proyecto creado por la Compañera Cristina Fernández de Kirchner por su trascendencia institucional, cumple acabadamente con la premisa mencionada.

Una vez mas el Justicialismo no dice, simplemente hace.

* Susana Nasuti, profesora de Derecho Administrativo Universidad Concepción del Uruguay; y Ignacio Sotillo, profesor Derecho Político Universidad del Salvador. Ambos, referentes del Frente de Unidad Peronista que dirigen Carlos Montero y Vicente "Pipo" Brusca

FRENTE DE UNIDAD PERONISTA

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...