YPF pone en venta la torre de Puerto Madero a US$400 millones

YPF pone en venta la torre de Puerto Madero a US$400 millones

La decisión se da en el marco de la estrategia de la petrolera de concentrar los recursos en el núcleo del negocio.


El contexto de crisis económica se agravó y complicó la situación de la petrolera YPF. Esto llevó a que la empresa ponga en venta su edificio corporativo del barrio porteño de Puerto Madero a unos US$400 millones, en su estrategia de concentrar recursos en la producción de energía.

Se trata de una edificio creado por obra del arquitecto tucumano César Pelli y está ubicado en el Boulevard Macacha Güemes 515. Según informaron fuentes a Télam, «se ha puesto en marcha la posibilidad de ejecutar la operación de venta ni bien se alcance una oferta con el valor esperado», la que -según los valores del mercado inmobiliario- sería aproximadamente de US$ 400 millones.

La decisión se da en el marco de la estrategia de la petrolera de concentrar los recursos en el núcleo del negocio, esto es la producción de energía y financiar con los recursos que puedan ingresar de la operación inmobiliaria parte del plan de trabajo, explicaron las fuentes consultadas.

La puesta en venta de la denominada Torre YPF también apunta a «engrosar la política de austeridad y gestión eficiente» que la firma que conduce Sergio Affronti adoptó en esta etapa.

También explicaron que la idea es «desprenderse de algunos activos con el objetivo de volverse más ágil y moderno», y en consecuencia reasignar esos recursos al core del negocio».

La decisión se suma así a otras acciones corporativas que van en el mismo sentido y que pueden ser reconocidas como «parte de la transformación que ha impulsado la pandemia de covid-19».

La nueva realidad que impuso la pandemia se vio reflejado también en la petrolera que dispuso que gran parte de su personal pudiera continuar su trabajo de forma remota, a lo que «se suma lo oneroso de mantener estructuras de importantes dimensiones sin utilización plena», se explicó.

«Hoy el edifico ya no es funcional porque hay más gente de forma remota que trabajando físicamente en la torre» explicaron las fuentes, tras recordar que por las oficinas gerenciales pasaron las conducciones de la familia Eskenazi, la etapa de nacionalización que derivó en la gestión de MIguel Galuccio, la que le sucedió de Miguel Gutiérrez y la actual de Guillermo Nielsen.

La sede corporativa de YPF es un edificio de 33 pisos y 160 metros de altura inaugurada en 2008 por la entonces Repsol-YPF, y había sido pensada para albergar a unos 2.000 empleados.

La obra encargada al arquitecto tucumano fallecido en julio de 2019 -autor también de edificios como las Torres Petronas en Malasia o del nuevo Museo de Arte Moderno de Nueva York- destacó su contorno en el horizonte de Puerto Madero con un inédito jardín de eucaliptos plantado en el interior del piso 26 al 31 que se podía advertir desde la calle.

En noviembre del año pasado, y dando inicio a este plan que hoy le pone el cartel de venta a la torre de Puerto Madero, la petrolera vendió la denominada Torre Blanca en Tucumán 744 a la también empresa con mayoría del Estado Aysa en una operación por 30 millones de dólares, y se desprendió de cinco pisos que alquilaba en Neuquén y que fue donde funcionó históricamente la base de operaciones para el Sur de YPF.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...