Vicentin hizo una propuesta a sus acreedores, pero el Gobierno la rechazó

Vicentin hizo una propuesta a sus acreedores, pero el Gobierno la rechazó

La empresa presentó un borrador a sus acreedores que fue rechazada por el Banco Nación.


La empresa agroexportadora del norte de Santa Fe y en concurso de acreedores por una deuda de 1.573 millones de dólares, Vicentin, presentó un borrador de la nueva propuesta para que sea analizada por los acreedores, que incluye la venta de su participación en Renova, la mayor procesadora de soja de la Argentina y una de las más relevantes a nivel mundial.

Sin embargo, desde el Banco Nación, principal acreedor de la empresa, adelantaron que es “inaceptable”.

Hace algunas semanas el Juez que lleva adelante el Concurso de Acreedores en los Tribunales de Reconquista en Santa Fe, Dr. Fabián Lorenzini, rechazó la oferta inicial que establecía una quita del 70% todo dolarizada y plazos de pago de hasta 15 años.

En dicha propuesta la empresa pretendía cancelar primero la deuda con quita a sus acreedores comerciales y del sector agrícola, para luego pagar a los bancos extranjeros y nacionales en 13 cuotas anuales consecutivas, con el dinero producido por el flujo de negocios que se firmaron con las tres empresas cerealeras que han mostrado hasta el momento interés en formar parte de la nueva Vicentin. Ellas son: Viterra, Molinos Agro y la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA).

Luego del rechazo de la Justicia de Reconquista, ahora la compañía tiene plazo hasta el 31 de marzo para conseguir la aprobación de la nueva propuesta por parte de los acreedores. Si vence ese tiempo sin entendimiento con las partes involucradas en el concurso, la empresa se perfilaría hacia la quiebra.

En el marco de la mesa técnica que se conformó con los acreedores, Vicentin presentó el borrador de una propuesta, a la que accedió Infobae, que en otros aspectos contempla una oferta a los acreedores comerciales de abonar el 20% de la deuda polarizada, en dos cuotas anuales: una en el presente año y la otra en 2023.

En esta nueva propuesta, Vicentin plantea destinar 270 millones de dólares que obtendría de la venta de parte de sus activos a pagar los llamados créditos quirografarios, que serían dolarizados al tipo de cambio vigente el día del inicio del concurso (60,778 pesos por dólar). Los pagos se harían, primero con 120 millones de dólares cuando se homologue la propuesta y luego con 150 millones en una primera cuota, que será durante 2023.

Por otro lado, Vicentin propone capitalizar el saldo y convertirlo en un fideicomiso en la que los actuales socios de la empresa santafesina conservarán solamente un 10% de las acciones. El 90% del paquete restante, en el caso que la propuesta sea aprobada por los acreedores, deberían ser cedidas a los acreedores y los Interesados Estratégicos por un valor de 179 millones de dólares.

Uno de los datos relevantes de la propuesta, es que por primera para hacer frente a la deuda desde Vicentin hablan de utilizar el dinero disponible en caja, y fundamentalmente el producido de la venta de la participación accionaria de la compañía en Renova.

En relación a esa empresa, el Banco Nación es el principal acreedor con una deuda que no logró cobrar hasta el momento de 300 millones de dólares. El ofrecimiento de Vicentin a los acreedores es ceder el remanente de acciones que le quedan en esa empresa, que es del 33,33 por ciento.

Según el cash flow del ofrecimiento, Vicentin proyecta recaudar unos 300 millones de dólares en dos años por la venta de su participación en Renova, y por el cobro anticipado a ACA, Viterra y Molinos Agro por los contratos de fazon en las plantas de Ricardone y San Lorenzo, dos cuotas anuales de 35 millones de dólares.

A todo eso hay que sumar unos 68 millones de dólares en 15 años por la planta de etanol, y unos 50 millones de dólares en 15 años por otras ventas de activos menores y cobranzas. Con todo esto, más los ingresos de caja, la empresa proyecta generar ingresos en 15 años por 750 millones de dólares, de los cuales hay que descontar los gastos de indemnizaciones por el desprendimientos de negocio, pagar a los acreedores quirografarios, a la Afip y a otros acreedores privilegiados.

▶ Posición del Banco Nación

Sin embargo, pese a la propuesta de la empresa, en diálogo con Infobae, el presidente del Banco de la Nación Argentina, Eduardo Hecker,  sostuvo que «la nueva propuesta de Vicentin a los acreedores es inaceptable e insuficiente. Está lejos de las posibilidades de que al Banco satisfaga una propuesta de esta naturaleza. Parte de la misma se constituye con una promesa de pago a través de la facturación de un número no certificado de la planta de etanol, que produciría solo para pagarle al Banco Nación. Lo que se presenta como poco creíble”.

Además, el directivo sostuvo que “esta propuesta se basa en terminar de desguasar el grupo Vicentin, y separar por completo lo que quedaba de Renova, que es una planta súper moderna y productiva a nivel mundial. Y este proceso es inevitablemente, también en algún momento, un proceso de pérdida de puestos de trabajo masivo en la región. Para el Banco no es aceptable ni como acreedor quirografario ni como acreedor privilegiado. Es un despropósito hacer una propuesta solo sobre ‘el Nodo Norte’ o un grupo de empresas, ya que el crédito se destinó al conjunto de Vicentin. Este es un punto fundamental”.

Sobre la decisión que adoptaría el Banco Nación en este nuevo contexto que está proponiendo la empresa Vicentin, el titular de la entidad señaló que el Nación tiene una característica muy particular en esta situación, ya que por un lado es acreedor de los que están en Concurso, y por otro lado es acreedor privilegiado y concluyó: “El Estado tiene que ser parte de la solución. También creo que ACA o Molinos pueden ser parte de la solución. Bienvenidos sean todos los que aporten a la solución e incluyendo a los otros acreedores granarios. Necesitamos generar una gran solución. No un único problema sino una gran solución”.

Qué se dice del tema...