Un ex Ministro de Alberto aseguró que «lo defraudó como Presidente»

Un ex Ministro de Alberto aseguró que «lo defraudó como Presidente»

Se trata de Nicolás Trotta, ex Ministro de Educación.


El exministro de Educación Nicolás Trotta criticó con dureza al presidente Alberto Fernández, le señaló que se dejaron “algunas ideas en el camino” y le achacó la responsabilidad en la falta de consenso interno en la coalición oficialista. “El Frente de Todos no se ha convertido en una herramienta de transformación positiva. Me ha defraudado en ese sentido”, manifestó el exfuncionario.

Trotta consideró, en declaraciones a Radio Mitre, que el Frente de Todos fue “exitoso” en 2019 cuando se impuso en las elecciones presidenciales, pero responsabilizó a Alberto Fernández por la falta de abordaje de los problemas internos que emergieron luego. “El principal responsable de que ello no haya ocurrido es el Presidente”, indicó.

Y amplió: “Estamos en un sistema presidencialista y quien debe ocupar ese rol de conducir la diversidad es el Presidente. Es él el quien tiene que conducir un consenso interno para poder dialogar con los empresarios, el sector trabajador y también con otras expresiones políticas para poder enfrentar problemas estructurales, algunos de los cuales son exclusivos de nuestro país”.

El exministro de Educación, que fue desplazado en septiembre del año pasado, sostuvo que si bien “la pandemia hizo todo muy cuesta arriba”, la Casa Rosada ha “equivocado el rumbo en algunos aspectos”. “A veces digo que el principal talento de un gobierno es saber cambiar a tiempo”, reflexionó.

El dirigente, exrector de la Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo (UMET), sostuvo que la “decepción” para con Alberto Fernández se vincula a la distancia entre lo que se proyectó y lo que el Gobierno está logrando. “Teníamos una enorme responsabilidad a partir de lo que eran años muy difíciles para argentinos y argentinas”, analizó.

Trotta confesó que ya antes de dejar de ser ministro no hablaba con Alberto Fernández. El rechazo del mandatario a las clases presenciales en el AMBA, que había habilitado el entonces ministro había sido el primer cortocircuito entre ambos. El segundo fue la discrepancia en torno a una profesora de La Matanza, que increpó a un alumno por su posición política. Mientras Trotta repudio esa actitud, el jefe de Estado la elogió. “Eso terminó de romper nuestro vínculo personal”, admitió este sábado.

Creo que nuestro frente, con aciertos y equivocaciones, es mucho más importante que el Presidente. Si yo hubiese continuado en el Gobierno, seguiría poniendo el hombro, no por el Presidente sino por las ideas que yo considero que debemos representar, que a algunas las hemos olvidado en el camino”, expresó. Y añadió: “Es fundamental algo que decía Alberto Fernández en campaña electoral, yo coordinaba en ese momento sus equipos técnicos: ‘No nos preguntemos de dónde venimos sino hacia dónde queremos ir todos juntos’. Ese es el desafío que tenemos como argentinos”.

En esa línea, Trotta se refirió a la suba de precios y puso de manifiesto que se trata de un “problema casi exclusivo” de la Argentina en Sudamérica. “Más allá de los últimos meses”, aclaró, en los que se hizo presente el efecto desatado por la guerra en Ucrania. “La política es muchas veces conflicto, debate, pero es encontrar soluciones a los problemas que las distintas fuerzas se van pasando unos a otras, como la inflación”, consideró.

El exfuncionario hizo hincapié en que si el Frente de Todos no logra una concertación interna “es muy difícil” que pueda dialogar con otras expresiones culturales para “consensuar” políticas a adoptar. Como deseo manifestó que la suba de precios pueda quedar este año por debajo del 60% y ofrecer un horizonte para que en 2023 se ubique entre 40% y 45%.

Si bien criticó el abordaje de los problemas económicos, rescató que Martín Guzmán “es un buen ministro” y destacó que cada vez que tuvo que acordar inversión en áreas prioritarias lo ha podido hacer sin inconvenientes. “Entiende la importancia de invertir en educación y tecnología”, analizó.

El exministro de Educación también se refirió a la controversia en torno a las medidas tomadas por la Ciudad de Buenos Aires en torno al lenguaje inclusivo. Si bien tomó distancia de la decisión, consideró que hay otros puntos en los que la política debe enfocarse.

“Estoy en contra de prohibir y no utilizó el lenguaje inclusivo. Es una discusión absolutamente secundaria”, analizó. Y expresó: “En el 70% de hogares pobres no hay libros y eso se ve reflejado en la educación de los niños. Hay que volver a la lectura recreativa en las escuelas primarias”.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...