Tetaz: “Siempre vamos a votar en contra del default”

Tetaz: “Siempre vamos a votar en contra del default”

Reportaje exclusivo de NU con el diputado radical de Juntos por el Cambio, Martín Tetaz.


En la reunión de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados que se realizó la semana pasada, usted cuestionó al ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, sobre la segmentación de tarifas energéticas contenidas en el memorándum con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para el decil de mayor capacidad económica. ¿Quedó satisfecho con la respuesta?

Es insólito que no me haya dado una respuesta porque ellos hicieron un cálculo de las tarifas y de cuánto iban a aumentar de todos los segmentos. Solo comunicaron la buena noticia. Es decir, hablaron acerca de los casos en donde la tarifa va a aumentar en valores menores a la inflación. Pero no comunicaron qué iba a suceder con los segmentos que van a quedar sin subsidios. Es obvio que fueron al Congreso habiendo hecho ese cálculo. Para mi sorpresa, no tuve suerte y no me dieron ningún número.

¿Y por qué cree que se negaron a contestarle?

El aumento, según los cálculos que tenemos nosotros, está cercano al 200%. Y, justamente, eso es lo que no han querido comunicar. Esa es la realidad.

¿Qué opina del plan de tarifas del gobierno? ¿Lo ve viable?

La idea del gobierno es sacar los subsidios por completo en el 10% de los usuarios con mayor capacidad de pago. Todavía no está muy claro cómo van a definir quiénes son aquellas personas. La principal crítica que se le hizo al gobierno surgió cuando apareció el primer mapa de los segmentos. Se utilizó la variable geográfica, en función del valor de las propiedades. Pero no contemplaron que quizás hay gente que, por ejemplo, heredó su departamento y, en realidad, no tiene el dinero suficiente para pagar la tarifa completa. Y la verdad es que a esa persona la matás. El Presidente dejó abierta una ventana para aquellos que sientan que hubo un error. Es como una especie de mecanismo de Pedido de Excepción. Todavía no está instrumentado, pero lo anunció Fernández en la apertura de las sesiones.

¿Y cree que ese mecanismo va a funcionar? ¿O, por el contrario, va a colapsar?

Te doy un dato. El gobierno había dicho que iban a reembolsar los aumentos de retenciones para los pequeños productores y la realidad es que eso no ocurrió. Dados estos antecedentes, debo decir que soy bastante escéptico. Al gobierno le está costando implementar cualquier tipo de medida. Pensá en el IFE. Parecía algo sencillo y terminaron tardando como dos meses en implementarlo. Uno tiene la sensación de que el gobierno tiene problemas a la hora de gestionar.

Susana Landriscini, diputada oficialista, se refirió a usted como «salame». ¿Cuál fue su reacción?

No pasa nada. Me concentro en los problemas en serio.

¿Cuál es su reflexión sobre los ataques producidos al Congreso?

Nosotros lo dijimos el otro día en la sesión: hay que condenar cualquier tipo de violencia. Esa gente debería estar presa. Tomemos el caso del que tiraba con el mortero, que fue perseguido judicialmente, con la ley y la Constitución en la mano. Eso es inadmisible. Y lo irónico es que el Estado financie a grupos que destruyen su propio patrimonio. Esta semana voy a presentar un proyecto para que aquellos que producen desmanes contra el Estado no puedan percibir más subsidios.

¿Cómo vio al video de la vicepresidenta?

Es una vergüenza. Es como una serie de Netflix. Las tomas son inverosímiles. Es un montaje burdo. No merece más comentarios.

A raíz del acuerdo con el Fondo, el diputado José Luis Espert criticó a su partido por haber votado a favor. ¿Cómo defienden su postura?

Estoy seguro de que con José Luis tenemos mucho más en común de lo que él cree. Queremos una economía de mercado, competitiva, abierta al mundo. Con respecto a por qué votamos como votamos, tiene que ver con que Argentina iba directo a un default. El sector más duro del kirchnerismo, que está haciendo un golpe tras otro contra Alberto, quiso evitar la media sanción para que explote todo por los aires. Nosotros creemos que no es una buena idea tener de vuelta un 2001. Es una pésima idea. Siempre vamos a votar en contra del default. Los que tienen que dar explicaciones son los que votan distinto.

Desde el punto de vista ideológico, el liberalismo lo une a dirigentes como Espert. ¿Ve viable una coalición con él?

El partido está en permanente ampliación. Las diferencias pueden persistir y podemos trabajar juntos. Los ejes que planteamos para la ampliación son los siguientes. Primero, uno programático, que tiene que ver con respetar la Constitución. Y segundo, más de estrategia política, que es apoyar el esquema de las PASO. En este esquema, vamos todos atrás de aquel que gana. Y si no ganás, tenés que acompañar. Si dirigentes como Milei o Espert entendieran que lo que elige la gente en las PASO se debería respetar, bárbaro. Hoy, no parece ser esa la posición. Faltan dos años: quizás, esa posición cambie.

Usted habló de intentos de golpes orquestados por el propio kirchnerismo para remover al Presidente. ¿Ve una crisis de gobernabilidad?

Si no estuviese gobernando el peronismo, ya tendríamos un 2001. El radicalismo es una oposición razonable. Nosotros podríamos haber votado en contra, pero entendemos que el default nos hace mal a todos. La sociedad no puede resistir otro 2001. No es un fantasma, es una realidad. Y mientras esta interna política se zanje a cielo abierto, por supuesto que va a existir una crisis de gobernabilidad. Recordemos cómo todo el gabinete de Cristina le renunció a Alberto en la cara. ¿Por qué el Congreso no se reunió en extraordinarias para tratar este tema como se debía? Vamos a tener pocas reuniones porque, justamente, el Presidente no tiene capacidad para convocar sesiones.

Pasando a otro tema, ¿por qué se inclinó hacia el radicalismo de Martín Lousteau y no el de Gerardo Morales?

Porque tengo una forma de pensar mucho más parecida a la de Lousteau y al radicalismo de la Capital. A mí, las líneas internas del radicalismo me importan poco y nada. Lo que me interesa es buscar consensos. Mi manera de pensar está más cercana al radicalismo de Alem, partido más liberal y que nació como contraposición de los conservadores. Para mí, ese radicalismo está más alineado con el espíritu de la Constitución. Por otra parte, yo fomento la renovación que se está dando en nuestro espacio. Se está expandiendo a las diferentes provincias.

En una reciente entrevista, Morales dijo que hay gente del PRO que habla más que él con Alberto Fernández y Sergio Massa y los tildó de hipócritas. ¿Qué le diría?

De nuevo: yo pongo el foco en pelearme con el que tengo mayores diferencias que hoy es el kirchnerismo. Me enfoco en cómo ganarle en el 2023. Nunca me vas a encontrar a mí criticando dirigentes de mi propio partido. Todos tienen un rol importante. Juntos por el Cambio quiere decir, primero que todo, «Juntos». Si hacemos un partido sólo con la gente que a uno le gusta, no le vamos a poder ganar al kirchnerismo. Hay que tener un criterio de qué es lo que nos une y no de qué nos separa. Las internas, repito, se las dejo a la gente, que en las PASO va a decidir quién será mejor candidato.

Desde su rol como economista, ¿qué medidas se deben aplicar para aliviar la situación actual de nuestro país?

Hay que cambiar todas las reglas de juego. Que alguien que vuelva de haber vivido en el exterior, se encuentre con otro país. ¿En qué sentido? A través de una reforma monetaria, donde ya no emitan más dinero para financiar al fisco. De esa forma, se empieza a recuperar la moneda y a bajar la inflación. Y además, empiezan a haber créditos en la Argentina. Por otro lado, una reforma impositiva. No cobrarle más a los que producen. También, una reforma laboral dentro de las PyMES, en donde la gente ya no tenga miedo de contratar nuevo personal. Recordemos que las pequeñas y medianas empresas son las generadoras de más del 70% del trabajo en Argentina. Además, una reforma del Estado para evitar trámites burocráticos que ralentizan los procesos. En otras palabras, una Argentina moderna, con un Estado eficiente.

¿Cuáles son los principales proyectos que está empujando?

El primer proyecto que presenté es el de la Ley de Alquileres, para que vuelva a funcionar el mercado. Y el segundo tiene que ver con el monotributo. Básicamente, establecer que todos los que cobran menos que la canasta básica, no deban pagar el monotributo. Y que haya un escalón más razonable para aquellos monotributistas que ingresan al Régimen de Responsable Inscripto. Por otra parte, estoy trabajando en la reforma de la carta orgánica del Central, que es un proyecto que prometí hacer durante mi campaña.

Por último, ¿ves viable el regreso de Mauricio Macri o de Cristina Kirchner a la Presidencia?

A Cristina no la veo. Ella es parte del desastre del gobierno que le dejó a Macri y además, forma parte de este gobierno que también es un desastre. En el PRO, hay al menos seis candidatos posibles. Y creo que, por supuesto, Macri puede ser uno de ellos. ¿Quién terminará ganando en las PASO? Eso lo decidirá la gente.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...