«Te pido que uses la lapicera», el reclamo de Cristina en el acto de YPF

«Te pido que uses la lapicera», el reclamo de Cristina en el acto de YPF

El viernes en Tecnópolis el primer mandatario y la vicepresidenta volvieron a compartir un escenario luego de más de tres meses.


El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner volvieron verse las caras y a compartir un espacio público después de tres meses de esquivarse mutuamente. La última vez había sido el pasado 1 de marzo durante la inauguración de las sesiones ordinarias del Congreso.

El reencuentro fue el viernes durante el acto por los 100 años de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) en Tecnópolis, en el que el mandatario focalizó su discurso en el hecho histórico del centenario de la compañía, considerada un «bien estratégico nacional», por Pablo González, el presidente de la firma, y lo que significa la empresa petrolera estatal como instrumento de desarrollo, en un mundo que necesita cada vez más energía.

La nota saliente sin embargo, fue el discurso de la vicepresidenta, en el que planteó taxativamente al Presidente: «Te pido que uses la lapicera». Fue al promediar su alocución ante más de 1000 asistentes al predio de Tecnópolis, y una señal política, a la vez que una respuesta a los cuestionamientos de los analistas y parte de la prensa sobre quién manda en el país.

De acuerdo al diario El Cronista, Alberto Fernández asintió en silencio. Y de hecho, tampoco contestó a su turno. Desde el Gobierno se mantuvo el hermetismo en torno a los ejes que tendría el discurso presidencial. De hecho, la presencia del mandatario no se confirmó hasta última hora del jueves.

Una historia de idas y vueltas

Minutos antes, la vicepresidenta Cristina Fernández del Kirchner se refirió a la participación de las provincias en el capital accionario de la petrolera durante el proceso de privatizaciones y a la búsqueda de llegar al 5% por parte de Néstor Kirchner a fines de los 90, lo que permitió ciertos grados de libertad.

En un discurso de fuerte tono político la vicepresidenta presentó un video en el que el ex ministro de Economía del macrismo, Nicolás Dujovne, se refería al «bajísimo» nivel de deuda que tenía el país», de los más bajos del mundo, y las ventajas que eso suponía para el país, porque al gobierno de «estrafalarios» anterior nadie le quería prestar.

En relación a la deuda externa, Cristina recordó que Perón pagó el «último cachito de deuda que quedaba» y habló del salto vertiginoso del endeudamiento en la época del gobierno militar, que llegó a nada menos u$s 45.000 millones en esos años.

Además, señaló que en los doce años y medio de gobierno, el kirchnerismo hizo «crecer 78% los salarios», pero en los cuatro años siguiente cayeron 20%, remarcó. En ese contexto, aseguró que durante su gobierno los salarios alcanzaron el 51% de la torta, mientras que la «remuneración del capital llegó al 49%» durante su gobierno.

Aclaró además que «nuestro espacio político en esos 12 años y medio había encontrado la forma de desendeudar», señaló Cristina Fernández. Y en relación al corralito le explicó a los millenials que los bancos se quedaron con la plata de la gente y «se pudrió todo». Nosotros «recuperamos YPF y le pagamos el primer corralito a la Alianza», dijo en relación al Boden 12.

Soberanía hidrocarburífera

Cristina habló también de la etapa en la que se nacionalizó YPF para recuperar la soberanía hidrocarburífera del país. Asimismo, remarcó: «He cumplido con el deber de devolverles a los argentinos YPF, Vaca Muerta, y todo el inmenso potencial», enfatizó la vicepresidenta. En cuanto a Y-Tec recordó que es la principal empresa de tecnología del sector en alianza con el Conicet.

Sobre las próximas obras del gasoducto en Vaca Muerta fue lapidaria al referirse a la falta de dólares y el rol de los empresarios en esta coyuntura. «Que la chapa de acero la hagan acá. Muchachos no podemos seguir dándoles u$s 200 millones para que sigan importando de Brasil, háganla acá», azuzó sin mencionar a Tenaris, la empresa del Grupo Techint que ganó la licitación para la provisión de los caños para el gasoducto Néstor Kirchner.

«Hay un deporte nacional para apoderarse de las reservas que hay en el Banco Central», y le recomendó a Alberto Fernández que actúe y «use la lapicera».

Al cierre de su discurso no se olvidó de la marcha de «Ni una menos», que tuvo lugar este viernes, ocasión que le sirvió para recordar que «siempre antes de la violencia física viene la violencia simbólica». En tono autorreferencial, apuntó que ella como «primera presidente mujer la sufrió» de manera importante.

Energías renovables y litio

Al cierre del acto, el presidente Alberto Fernández, comentó que en una reciente visita a Vaca Muerta, pudo ver en el campo el valor que tiene disponer energía propia y lo que significa para el país.

El 4 de junio precisamente se cumple un nuevo aniversario de la muerte del General Mosconi. «Te pido Pablo que la planta de Ensenada, a la que le cambiaron el nombre en la etapa en que estuvo privatizada, se vuelva a llamar con el nombre que siempre tuvo, el de Petroquímica Gral Mosconi», le dijo casi en tono de orden.

«Nos pone muy felices lograr los resultados de YPF» y celebro que en esta etapa la empresa empiece a pensar en las energías renovables, el litio a través de Y-Tec, y me alegro de que estén con el hidrógeno verde», indicó el mandatario. En ese punto compartió que durante su reciente gira por varios países europeos, «Scholtz y Macron sólo me hablaron en Europa de hidrógeno, para que les vendamos a ellos», enfatizó.

«Que YPF esté en manos del Estado no es garantía de nada», alertó el mandatario, refiriéndose a que puede quedar en manos de los que llaman «estrafalarios» a los que no se quieren endeudar, dijo en referencia a los del exministro Dujovne.

En relación a las oportunidades que ofrece la energía, Alberto Fernández recordó que alguien le dijo en su última gira por Europa que «Argentina tiene una gran oportunidad con la guerra en Ucrania», a lo que contestó que «nadie se beneficia con una guerra».

Y hubo una nueva nueva referencia a los tubos provistos por Techint, Alberto dijo que «ganar no es indecente» pero recordó que le planteó a la empresa que haga su aporte.

Señaló además que para que YPF sigue desarrollándose es necesario que «no se adueñen de la Argentina los que manejan la Argentina como una estancia propia». En un contexto en el que, volviendo a insistir con la guerra en Europa, consideró que «no puede ser que en el siglo XXI el trigo se haya convertido en un arma».

Expectativa de cara al futuro

En el marco del acto por los 100 años de YPF, hubo numerosas referencias al desarrollo de Vaca Muerta, la producción récord en petróleo y gas, y a los avances en la construcción del gasoducto Néstor Kirchner, que en los últimos días estuvo de alguna manera en ojo del huracán por lo que los analistas consideran que aún no se pasó mucho más de la licitación de los tubos.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...