Postales de una realidad etnófoba, negra, egoísta y displiscente

Postales de una realidad etnófoba, negra, egoísta y displiscente

Soltaron a los locos en Rosario. Tucumán y Santa Fe, azotados. Carlitos sale a la cancha. Tapar el sol con la mano.


Fotógrafa etnófoba

En Rosario se dieron cita, en el feriado por el Día Patrio, un grupo de desencantados de la vida que se quejaba por los planes de vacunación -contra una falsa pandemia, dicen-, por las medidas de confinamiento -por la misma razón- y por las propias vacunas, porque supuestamente a los inoculados con la Sputnik V (la rusa, le llamaron despectivamente) les infiltran un imán, que hace que los pacientes se caigan sobre los metales.

Uno de los manifestantes protagonizó una escena felliniana. Encarando a la fotógrafa del diario La Capital Virginia Benedetto, le espetó, muy suelto de lengua: “odiás a tu nación, odiás a tu país”, para endilgarle finalmente un epíteto desopilante. La llamó “etnófoba”, que equivale a tildarla de “odiadora de los argentinos”. Lo más curioso es que el insultador profesional –tiene como antecedente haber hecho lo mismo en otras demostraciones populares- gritó en un momento, desencajado: “defiendo la libertad”.

Entre los detenidos –que este miércoles declaraban ante la jueza rosarina María Chiabrera- se contaron el médico emergentólogo Mariano Arriaga, el concejal de Las Breñas, Chaco, Juan Domingo Schahovskoy y el médico mendocino José Luis Gettor. Otros 30 coviludos fueron liberados, pero la mayoría de ellos serán procesados bajo las figuras de «daño calificado, violación de las medidas establecidas para impedir la propagación de una epidemia, instigación a cometer delitos, resistencia a la autoridad y desobediencia».

Quedaron flotando en la atmósfera rosarina las palabras del que llamó “etnófoba” a Virginia Benedetto. Se llama Darío Marcelo Contreras y es militante del partido filonazi Bandera Vecinal, que lidera en el orden nacional el ínclito Alejandro Biondini.

Casi al borde de la histeria, Contreras se quejó ante las cámaras porque “la semana pasada le pusieron la vacuna Sputnik a mi vieja. Mi vieja no tenía información de lo que contiene. Tiene un montón de cosas. Le puso un imán (sic) y se le quedó pegado al brazo. ¿Nadie se da cuenta de eso?”, vociferó, casi en pleno ataque de neurosis catatónica.

Cosas veredes, Sancho, que non crederes, le auguró el Caballero de la Triste Figura a su fiel escudero, que lo escuchaba con alguna suspicacia. Como en Rosario, se podría decir.

Uno de los manifestantes protagonizó una escena felliniana. Encarando a la fotógrafa del diario La Capital Virginia Benedetto, le espetó, muy suelto de lengua: “odiás a tu nación, odiás a tu país”, para endilgarle finalmente un epíteto desopilante. La llamó “etnófoba”, que equivale a tildarla de “odiadora de los argentinos”.

Código Negro: esperando la muerte en el piso del hospital

Primero fue el Hospital del Este, en Tucumán. Luego fue el Hospital Eva Perón, de la misma ciudad y después el Hospital Miguel Belascuain, de Concepción, que el lunes último liberó tres camas de terapia intensiva, pero no por alta de pacientes, sino por sus fallecimientos.

A eso se le llama Código Negro. Una médica del Eva Perón advirtió que las 36 camas de cuidados intensivos estaban ocupadas, el 80 por ciento de las cuales exigían el uso de respiradores. Los médicos previnieron que la edad promedio de los internados está en los 42 años y que hasta estaban atendiendo en esos momentos –apenas tres días atrás- a un paciente de 28 años en grave estado.

Paralelamente, se hizo viral el caso de la joven residente en Esperanza, Santa Fe, Lara Arreguiz, de 22 años, que fue fotografiada acostada en el piso de un hospital de su ciudad, durmiendo con su cabeza apoyada en un bolso, tapada con una campera que una vecina solidaria le alcanzó en esos momentos.

Dos días después, el 21 de mayo, la joven, insulinodependiente desde los diez años, falleció a las tres de la mañana de ese jueves en el Hospital Iturraspe. Sus padres habían tardado dos días para encontrarle cama en un hospital santafesino.

Los médicos se desesperan cuando ven tantos coviludos deambulando sin necesidad por las calles, mientras que ellos y sus pacientes enfrentan a la muerte todos los días. Y muchos de los nómadas suicidas, inevitablemente lo harán en pocos días más.

Carlitos Tévez se puso la cinta de capitán de los morosos

Mientras que el día en que esta publicación cierra su edición, el miércoles 26 de mayo, llegaban a Ezeiza 657 mil vacunas debidas al acuerdo de cooperación internacional de la Organización Mundial de la Salud Covax.

Hasta el día de hoy se recibieron –a la tarde llegó un cargamento desde el aeropuerto de Sheremétievo, en Moscú- alrededor de 15 millones de vacunas, de las que 11.301.873 ya fueron aplicadas. Así, se inmunizó al menos con una dosis al 82,2 por ciento de los mayores de 80 años; al 87,2 por ciento de los mayores de 70años y al 80,1 por ciento de los mayores de 60 años.

Paralelamente, se redujeron del 50 al 20 por ciento las internaciones graves de los mayores de 70 años.

En el extremadamente grave contexto pandémico, hay quienes decidieron plantear su heroica batalla contra el Estado recaudador. Éstos son los poseedores de fortunas mayores a 200 millones de pesos, a los que el Estado les exigió un pago por única vez de un bastante amable porcentaje de sus capitales personales.

De todos modos, el 80 por ciento de los alcanzados por la ley ya pagó, por lo que el Estado recaudó hasta ahora 230 mil millones de pesos.

La Administración Federal de Ingresos Públicos dictó las resoluciones 4996/2021 y 4997/2021, por las cuales avanzó con las ejecuciones y embargos contra los morosos en el pago del Aporte Solidario y Extraordinario, al mismo tiempo que lanzó un régimen de facilidades de pago. Así, AFIP embargará cuentas bancarias e inhibirá los bienes de los despaciosos a la hora de pagar.

De todos modos, tal como se puede leer en la Resolución General N° 4996/2021, «se suspendió hasta el 31 de mayo de 2021, inclusive, la iniciación de los juicios de ejecución fiscal y la traba de medidas cautelares para los sujetos que revistan la condición de Micro o Pequeñas Empresas inscriptas en el ‘Registro de Empresas MiPyMES’ y/o desarrollen como actividad principal alguna de las actividades económicas afectadas en forma crítica».

De esta manera, habrá un alivio momentáneo para muchas ramas de la actividad pyme, a las que la pandemia perjudicó de manera más directa.

El Plan de Pagos, que regirá hasta el 30 de septiembre, reemplazó al anterior régimen de facilidades, que venció el 28 de abril último. Los planes contemplan el pago hasta en tres cuotas, que incluyen un adelanto del 30 por ciento y dos mensualidades del 35 por ciento cada una.

Algunos de los resistentes son el futbolista Carlos Tévez; los accionistas y familiares de los dueños del diario La Nación Matilde Noble Mitre y Alejandro Saguier; los accionistas mayoritarios del diario Clarín Héctor Magnetto, Lucio Pagliaro y José Aranda, los reyes de las alfombras Artin y Eduardo Kalpakian; Constancio Vigil, cuya familia fuera años atrás la propietaria de la Editorial Atlántida y él mismo fuera su presidente hasta 2010; María Candelaria Caputo, que es la hija del empresario amigo de Mauricio Macri, Nicolás Caputo.

De todos modos, el equipo de Tévez, afirman los expertos, vivirá un desenlace ya anticipado desde hace mucho. Pero hacer tiempo es su objetivo, más que evitar la derrota. Hay quienes esperan tiempos mejores para saldar sus cuentas y parece ser que éste es el caso.

Gobernantes reacios a los cierres, que arriesgan a su gente

Lo anticipó Omar Perotti en Santa Fe y Juan Manzur en Tucumán. Ellos no adherirían a la sugerencia del Gobierno nacional de cerrar las actividades comerciales, ni cerrarían sus escuelas.

Pero, como anticipamos más arriba, la realidad golpeó duro a sus provincias. Es más, los “daños conjeturales” que incluyó el cortesano Carlos Rozenkrantz en la resolución por la que la Suprema Corte autorizó la continuidad de las clases presenciales en la Ciudad, quedaron sepultados apenas unos días después. Ya los daños no son conjeturales, sino que se ensañaron con los chicos, con sus maestros y con cientos de personas.

No se puede tapar el sol con la mano. Ni vaciar el mar con una pala de niño.

Qué se dice del tema...