“Ojalá que Guzmán haya entendido el mensaje de las urnas”

“Ojalá que Guzmán haya entendido el mensaje de las urnas”

El diputado nacional Marcelo Koenig (Frente de Todos) habló con Noticias Urbanas.


El legislador oficialista Marcelo Koenig no oculta su malestar con la gestión y critica sin tapujos al ministro de Economía, Martín Guzmán. “Está más preocupado por cerrar el trato con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que por la deuda interna con el pueblo. Ojalá que haya entendido el mensaje de las urnas: en la Argentina no hay lugar para el ajuste”, destaca.

-Los resultados de las elecciones han generado un revuelo en el Gobierno. ¿Cree que Cristina Kirchner se equivocó al pensar que la alianza electoral con Alberto Fernández podía evolucionar en una coalición de gobierno?

-Yo creo que no. Esa coalición era necesaria. Este frente electoral era necesario para la victoria, pero por sobre todo, para la gobernabilidad. Si un compañero que tiene una postura tan moderada exacerba los ánimos de la oposición, ni quiero pensar en la virulencia de la oposición y de los grupos económicos si quien gobernase fuese Cristina. Como en toda coalición, la unidad no se hace entre los iguales, sino entre los que somos diferentes. Esto implica tensiones y discusiones. Pero creo que salió airosa de una derrota electoral, la de las PASO. Y me parece que no es una cuestión menor.

-¿Cree que La Cámpora influyó negativamente en los resultados de las PASO?

-Yo creo que es todo lo contrario. Yo creo que el kirchnerismo es el que más votos aporta al Frente de Todos. Estoy convencido. La Cámpora, como todos los sectores que nos encuadramos detrás del mando estratégico de Cristina, somos parte de lo que se consigue. Yo voy a hacer la misma lectura que hizo Néstor Kirchner de la derrota del 2009. No nos votaron, no por lo que hicimos, si no por lo que no hicimos. Hacer una caza de brujas pensando que hay un solo responsable sería un error político de lectura.

-¿Máximo Kirchner culpa a Martín Guzmán de la derrota electoral?

-Primero, Máximo Kirchner debería hablar por Máximo Kirchner. Yo, la verdad, nunca lo escuché decir eso. Sí te puedo dar mi opinión sobre las políticas económicas que lleva a cabo Guzmán. Me parece que él está más preocupado por cerrar el trato con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y pagar esa deuda externa, que pagar la deuda interna. Y la gran deuda que nosotros tenemos es con el pueblo. El FMI siempre ha sido el mismo y ha recomendado las mismas recetas. Ojalá que haya entendido el mensaje de las urnas: en la Argentina no hay lugar para el ajuste.

-Máximo Kirchner no pudo conseguir quórum en la primera reunión presencial en la Cámara de Diputados. ¿Por qué cree que esto ocurrió?

-Yo creo que tiene que ver con la irresponsabilidad de una oposición que permanentemente usa al Congreso para esmerilar al gobierno nacional.

-¿Lo considera un fracaso?

-No creo que haya sido un fracaso. Creo que la oposición, como lo ha hecho con el impuesto a las grandes fortunas, decidió representar a los priviliegios y los minorías. Por eso rechaza dar quórum en algo tan importante y sustancial como es el etiquetado frontal, los hombres y mujeres que viven en situación de calle y el tema de los trabajadores vitivinícolas, que eran los temas que se iban a votar en esta sesión. Eligió la política y los intereses de las minorías privilegiadas por encima de estos temas que, según lo que sostienen, ellos apoyan, por lo menos, con lo del etiquetado frontal. A mí me parece que siempre tienen excusas y que generalmente eligen representar a las grandes empresas. Ni siquiera al porcentaje de votantes que tuvieron en el 2019.

-¿Cree que la incoporación de Martín Insaurralde en el gabinete de Axel Kiciloff muestra la debilidad del gobernador de la provincia de Buenos Aires?

-Se impuso por la realidad. El gobierno provincial también tiene que analizar su gestión, ya que sufrimos una derrota en la provincia también. Si no, no sería coherente que el gobierno nacional la tiene que revisar y el provincial, no.

-¿Qué opina sobre el resto de los cambios en el gabinete de Kiciloff?

-La incorporación, no solamente de Insaurralde, sino también de mi compañera de bancada, Cristina Álvarez Rodríguez y de mi amigo Leo Nardini al gabinete le da mucha más política, como se dice trilladamente, más volumen político. Para decirlo en términos muy claros, le da al gabiente gente que tiene más barro en la suela y con el barro en la suela se piensa distinto.

-Mauricio Macri tuvo una fuerte presencia en la campaña de Juntos por el Cambio. ¿Le llamó la atención?

-Yo creo que Juntos por el Cambio o Juntos, ya en cualquier momento le ponen el nombre que el marketing les indica, siguen esa lógica. Por eso, hicieron un gobierno desastroso en la nación y en la provincia. A Heidi [María Eugenia Vidal] hay que mandarla a la Ciudad y a Macri hay que esconderlo. Y los escondieron un rato. Como ellos tienen también su disputa interna, Macri, a los codazos, se abrió lugar entre medio de la cosa, a regañadientes de muchos -especialmente de Larreta-, que manejan el eje en la alianza de derecha en la Argentina. Esas idas y venidas tuvieron que ver con eso. Yo creo que lo que han hecho es desconocer a Macri como jefe político porque saben que no tiene ninguna perspectiva electoral y entonces ellos van a hacer lo necesario para esconderlo.

-¿Eso mismo puede suceder en el Frente de Todos?

-Eso lo digo, justamente, para que no pase lo mismo de este lado. La estrategia del Frente de Todos no incluyó esconderla a Cristina.

-¿Y a Alberto Fernández?

-Y a Alberto Fernández también. Nosotros necesitamos que Alberto Fernández llegue de la mejor manera posible al 2023. Si no, no tenemos destino. Cualquier internismo que ponga en duda esta premisa, está poniendo la disputa interna antes que la política nacional, que es la que importa.

-Por último, en Juntos por el Cambio están haciendo una masiva campaña de fiscalización para evitar que se “roben” votos. ¿Cree que puede haber clientelismo o fraude en las elecciones de noviembre?

-Yo opino que el ladrón cree que todos son de su condición. Muchas de las cosas que denunciaron fueron las cosas que hicieron ellos. No nos olvidemos de los aportantes truchos, hasta un montón de otras cosas que hicieron cuando tuvieron el poder.

-¿Y entonces cuál cree que es la estrategia de Juntos por el Cambio con esa campaña?

-Me parece que ellos están agitando ese fantasma para justificar una posible derrota, sobretodo en la provincia, donde no estamos tan lejos, son sólo 300.000 votos de diferencia. Creo que votó muy poco porcentaje de la población, especialmente, los del tercer cordón del conurbano. Si nosotros hacemos una tarea militante y bien dirigida a ese sector, probablemente, esa parte vaya a votar. Ellos están abriendo el paraguas antes de tiempo, para ya tener una causa que van a usar para argumentar en el caso de que sufran una nueva derrota.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...