Marcelo Tinelli, hombre fuerte de la política porteña

Marcelo Tinelli, hombre fuerte de la política porteña

Por su programa desfilaron los políticos más influyentes del país. Su llegada a la vicepresidencia de San Lorenzo fue clave para que 50 legisladores aprobaran la vuelta del Ciclón a Boedo.


Por más que se empeñe en quedar solo del lado del showman exitoso, capaz de arrasar con el rating noche a noche y de llevar a sus estudios a la figura internacional del momento, siempre mixturada ingeniosamente con lo que brinda la fauna de la TV rgenta, Marcelo Tinelli y la política están cada vez más cerca.

En Bolívar, su pueblo natal, desde hace tiempo mueve multitudes con sus maratones solidarias, en tanto que con la Fundación Ideas del Sur canaliza su veta solidaria y en su programa desfilaron, para bien o para mal, varias figuras de la política vernácula.

Cómo olvidar al dubitativo Fernando de la Rúa buscando una puerta inexistente en el estudio, enviando saludos a la audiencia de Telenochey a una Laura inexistente, en lugar de a Paula, la por entonces esposa de Marcelo. O a De Narváez, bailando con su imitador al ritmo del “alica-alicate”, algo que aún hoy agradecen todos sus asesores de prensa.

Cómo olvidarse de “El Gran Cuñado”, donde los políticos argentinos convivían en una casa similar a la del famoso reality, usina de las primeras imitaciones de Néstor y Cristina Kirchner, antes, mucho antes, de que Fátima Florez hiciese lo suyo en el programa de Lanata.

O todavía más atrás en el tiempo, cuando Carlos Menem visitó el programa y recordó a su difunto hijo Carlos Menem Junior antes de las elecciones que le otorgaron un nuevo período de gobierno.

Tinelli y la política siempre estuvieron ligados, y los hechos saltan a la vista. Por más que quiera encuadrase en el showbusiness, lo que gira a su alrededor termina conmoviendo el amperímetro partidario. Que lo diga si no Florencia Peña, que pasó de llorar en 6, 7, 8 con la remera de HIJOS a bailar en conchero en Canal 13, debiendo dar luego bastantes explicaciones a militantes indignados, aunque haya seguido bailando.

Ahora la cuestión empieza a verse con mayor claridad. No hace mucho, el 25 de mayo, Tinelli abrió el certamen Soñando por cantar en plena calle y terminó desbordando Plaza de Mayo. Ya en ese entonces, no faltaron los analistas políticos que por lo bajo admitieron que muchos referentes le envidiaban la capacidad de convocatoria. Pero todo eso se agudizó cuando, como buen cuervo de alma que es, decidió asumir como vicepresidente del club de sus amores, peleando primero en una elección y luego yendo a la cabeza de la restitu-ción histórica del predio que el club de Boedo tenía en avenida La Plata, hoy ocupado por el supermercado Carrefour.

Tinelli agarró un fierro caliente, con un San Lorenzo con las finanzas alicaídas, asediado por el descenso y la incertidumbre. “Todos saben que Matías Lammens está ahí solo para que él no vaya primero, para que no se desgaste tanto, pero que el decide es Marcelo, que ya contrató una auditoría y antes que nada quiere sanear las finanzas del club”, confía a Noticias Urbanas un dirigente histórico del Ciclón.

“La gente está contenta con Marcelo; saben que por el club hace todo, y también dicen que ya tiene plata y que no va a venir a robar justo acá”, confía entre risas.

Esa misma razón incidió en su momento en la elección de Mauricio Macri como candidato en la Ciudad.

Sin embargo, no todas son rosas. No faltan los hombres de la vieja política que creen ver en Tinelli un émulo de Macri, aunque peligrosamente más carismático.

El plafón del Boca exitoso fue el espaldarazo que catapultó al hijo de Franco a la Jefatura de Gobierno porteña. ¿Si San Lorenzo sale a flote y Tinelli triunfa en la gestión, nacerá un nuevo competidor? Para qué correr riesgos innecesarios: un hombre vinculado a las agrupaciones de árbitros de la Capital reveló ante UN que “Aníbal Fernández les dejó en claro a casi todos que al menos Quilmes no podía perder contra San Lorenzo, y después miren cómo fue que salió el partido”.

“No es el único, Massa también conversa con los árbitros cuando juega Tigre”, aclaró. Para rematar, vaticinó: “No creo que enseguida dejen repuntar a San Lorenzo, pero a lo sumo entre el campeonato que viene o el otro, sale campeón; de otra manera sería darle demasiada ventaja”.

Mientras los rumores crecen, muchos oscilan entre acercarse para la foto o hacer cuernitos por lo bajo. Es que el tema de la recuperación del predio y la figura de Tinelli, sentado como un político más en los estrados de la Legisla-tura porteña, avivaron fantasmas y paranoia. “Ya parecía cuanto menos un diputado”, era el rumor que se escuchaba.

Tinelli, con su amor futbolero, lograba que Ritondo, Filmus, Ruanova, Lozano y Pietragalla, por citar algunos, coincidieran en la reintegración del predio de Boedo a la gente del Ciclón. Todos felices y contentos po-sando para las fotos. La votación que determinó la restitución del predio expropiado en la última dictadura cívico-militar fue contundente, 50 votos a favor y ninguno en contra. Y no solo eso, la movilización a las puertas de la Legis-latura volvía a mostrar su poder inmenso de convocatoria.

“Por lo general, la gente viene a la Legislatura a putear a algún funcionario y a respaldar a na-die, y está claro que acá esta-ban por Tinelli, porque la restitución se firmó justo cuando él asumió como directivo de San Lorenzo”, expresó un conocedor del ambiente de los pasillos del edificio de la calle Perú.

En ese sentido, reflexionó: “Además, San Lorenzo es un club de gran presencia porteña. Tiene la mayoría de sus fanáticos en Capital, con lo cual, si se ponen a sacar cuentas, pensar a un Tinelli jugando en la política porteña no es nada tirado de los pelos”.

“Hay que ver desde qué fuerza lo tientan, pero es una fija que cuando ven poder de convocatoria, ofrecen cargos. A Juan Carr, de la Red Solida-ria, le vive pasando eso, saben que la gente confía en él y le responde, y entonces le piden cada seis meses que sea candidato de algo”, añade.

“Muchísimas gracias a todos los legisladores que entendieron que este era un proyecto genuino”, dijo en medio de su programa el conductor, luego de la sesión histórica. “Mi viejo y mi abuelo me llevaron al Viejo Gasómetro y mi hijo también es fanático de San Lorenzo. Este es un día histórico”, agregó, en un gesto que trató de pasarles el crédito a los políticos porteños. Antes y naturalmente provisto de una buena agenda se había encargado de recordarles vía celular a algunos legisladores que bajaran a votar la ley.

Después de asumir, Tinelli no perdió tiempo y determinó medidas inmediatas para el club: cerró un acuerdo con la empresa internacional Deloitte para llevar adelante una auditoría de los estados contables anuales, correspondientes al ejercicio económico que finalizó el 30 de junio de 2012. La totalidad del trabajo a realizar por la firma será a cambio de publicidad. Además, piensa levantar el con-curso de acreedores.

Otra de las directrices pasa por la imagen del club, para cambiar la percepción que la gente tiene de San Lorenzo. El Banco Ciudad como sponsor de la nueva casaca fue uno de los cambios y tal vez una suerte de pacto tácito de amistad entre la Ciudad y el ahora vicepresidente cuervo.

El camino que queda es arduo; también es necesario con-seguir los recursos económicos para terminar de pagar lo que resta de la propiedad lindera a la sede de avenida La Plata, para comenzar luego a construir la ampliación. Mientras tanto, ya se trabaja en el arreglo de los destrozos que generó el temporal del 4 de abril.

EL LARGO CAMINO A CASA

La Legislatura sancionó la expropiación del predio de Carrefour de avenida La Plata al 1700 y su restitución al club azulgrana por 50 votos positivos y ninguno en contra. Si bien el tratamiento del proyecto estaba pautado para el 22 de noviembre, los legisladores lo adelantaron una semana para evitar otra masiva movilización como la del 8 de marzo De 2012, que reunió a 100 mil cuervos en Plaza de Mayo.

Igual, horas antes de la decisión legislativa, los hinchas se autoconvocaron por las redes sociales para presionar en el Parlamento porteño con el fin de que el tema se resol-viera a su favor. Más temprano, empleados de Carrefour y vecinos de Boedo también se habían convocado en el mismo lugar pero con un objetivo opuesto: intentar que no se aprobara la medida.

Ocurre que los trabajadores temían por su fuente de trabajo, mientras que los vecinos que se manifestaron no querían un estadio en el barrio. Los delegados de los empleados fueron recibidos por el vicepresidente primero del cuerpo, Cristian Ritondo, quien les prometió que no perderían sus fuentes laborales.

Después de 33 años de espera, la institución comandada por Matías Lammens y Marcelo Tinelli pudo festejar la vuelta a su casa, expropiada a la fuerza por la dictadura militar en 1979. Al conocerse la novedad, la emoción embargó fuertemente a los hinchas, que esperaban ansiosos a las puertas de la Legislatura e incluso se trasladó al recinto de sesiones.

En octubre, los legisladores porteños de todos los espacios políticos se habían comprometido a expropiar el predio de avenida La Plata al 1700 para restituirlo a San Lorenzo, una vez que directivos, hinchas y padrinos eventuales del club lograran reunir en un fideicomiso del Banco Ciudad los 94 millones en los que fue tasado el terreno. Esa cifra deberá pagarse como indemnización a la empresa Carrefour.

El primer eslabón de esta iniciativa fue presentado hace un tiempo por los miembros de la Subcomisión del Hincha de San Lorenzo, Adolfo Resnik y Daniel Peso. Entre el inicio de este camino y la vuelta a Boedo se sucedieron una larga serie de marchas de hinchas cuervos a la Legislatura y una multitudinaria concentración a Plaza de Mayo, que significaron la apertura de un camino que promete ser el regreso al barrio de Boedo.

Marcelo Tinelli encarnará esta etapa que ya lo puso en la mira de la sociedad y la política porteña. Su primer paso en la Legislatura, fue cauto pero demostró certeza en su accionar y conocimiento del terreno. Todo salió gracias a su empuje personal y mediático. Es un ganador, un seductor y ya demostró que es polirubro y jugador de «grandes ligas». Él avanza callado, lo demás vendrá solo como llegó todo lo anterior.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...