Las internas del FdT afloraron en un acto de «unidad» encabezado por Kicillof

Las internas del FdT afloraron en un acto de «unidad» encabezado por Kicillof

En un acto que encabezó el gobernador bonaerense en Varela hubo cruces y chicanas entre los dos sectores del FdT.


En medio de la fuerte interna dentro del Frente de Todos, el gobernador Axel Kicillof encabezó un acto en Florencio Varela que pretendía dejar una foto de unidad.

Acompañado por líderes y referentes de La Cámpora y el kirchnerismo duro como el diputado nacional Máximo Kirchner, el ministro provincial Andrés «El Cuervo» Larroque y Carlos Kunkel; pero también por dirigentes y funcionarios de Alberto Fernández, como el ministro de Nación Juan Zabaleta, el Gobernador presentó el Programa MESA bonaerense.

Sin embargo, si bien Kicillof evitó referirse a las internas dentro del oficialismo, durante la actividad afloraron las disputas y el kirchnerismo lanzó un fuerte mensaje al albertismo.

El intendente local, Andrés Watson, fue quien abrió el acto con un discurso en el que pidió dejar a un lado las diferencias existentes hacia el interior del oficialismo. «Humildemente les pido que sigamos trabajando dentro de la unidad del peronismo que es lo que va a salvar al pueblo trabajador», expresó.

Por su parte, el ministro bonaerense de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque detalló que con el Servicio Alimentario Escolar tradicional y el programa MESA, el Estado provincial llegó a una inversión anual de 111.000 millones de pesos «con el apoyo por supuesto de ‘Juanchi’ (por Juan Zabaleta) y el Presidente», destacó Larroque en un discurso conciliador tras sus diversas críticas al Gobierno nacional en diversas oportunidades.

Sin embargo, inmediatamente, agregó: «La verdadera política de desarrollo social se hace en el Ministerio de Economía, se hace con las medidas económicas sobre todo a nivel nacional», en un claro mensaje a Martín Guzmán. «No pedimos mucho», remarcó y recordó el gobierno de Néstor Kirchner que permitió «recuperar el trabajo».

Y añadió: «Somos parte de una filosofía política que no cree que el conflicto es el motor de las transformación, pero tampoco negamos el conflicto y sabemos que cuando por la vía del diálogo, el acuerdo y el consenso no se encuentran resultados porque hay cuatro vivos jugando a las escondidas, sabemos bien dónde nos tenemos que parar y es al lado del pueblo», añadió.

Luego fue el turno de Zabaleta, quien brindó un enardecido discurso destacando las políticas de asistencia social y redistribución de la riqueza que implementó e implementa el Gobierno nacional. «Hay 17 millones de pobres y vinimos a hacernos cargos, los problemas que no se reconocen no se pueden solucionar (…). No vamos a titubear nunca en hacer lo que haya que hacer en materia de política», reforzó en respuesta a las palabras de Larroque.

Y agregó: «Vinimos como frente político, como gobierno nacional y provincial a transformar la realidad, a generar trabajo para que a los que menos tienen les vaya mejor y sacarlos definitivamente de la pobreza», indicó. «Ahí vamos a estar todos los días, a mi no me la cuenta nadie».

Por su parte, el Gobernador mantuvo un discurso moderado, conciliador y evitó hacer referencias a la interna oficialista. «El compromiso del Estado Bonaerense con el pueblo es inclaudicable, por eso digan lo que digan vamos a seguir trabajando por el bienestar de las mayorías populares», destacó.

Kicillof detalló que a partir del Programa MESA Bonaerense, «2.035.000 pibas y pibes tendrán garantizado el derecho a la alimentación» y remarcó que «estas medidas ayudan a sostener la economía y el bienestar».

«Venimos haciendo anuncios en toda la Provincia que tienen que ver con parques industriales, educación, salud, y obras que están transformando la vida de los vecinos bonaerenses», señaló haciendo hincapié en su gestión.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...