Larreta analiza tomar nuevas restricciones por la suba de casos

Larreta analiza tomar nuevas restricciones por la suba de casos

Serán determinantes los próximos tres días para definir nuevas restricciones. Peligran las clases presenciales.


A diferencia de lo sucedido en las últimas rondas de negociación, el Gobierno porteño aceptaría esta semana que el próximo decreto de Alberto Fernández incluya medidas drásticas para frenar la circulación de personas y los contagios de coronavirus.

El alcance de esas “medidas drásticas” se terminarán de definir esta semana, cuando funcionarios de la administración de Horacio Rodríguez Larreta sean convocados a dialogar con los gobiernos nacional y bonaerense sobre el futuro de la cuarentena. Las mismas podrían incluir la suspensión de las clases presenciales

El próximo viernes 21 de mayo vence el decreto que fijó las restricciones que rigen actualmente en virtud de la situación epidemiológica de cada región y por primera vez en los últimos meses, las posiciones de la Capital Federal y de la provincia de Buenos Aires no están muy lejos, debido al aumento exponencial de los contagios.

Hay un indicador que explica la preocupación de la jefatura de Gobierno porteño. Es la media móvil de casos confirmados de los últimos 7 días. Lo que a principio de abril era una caída pronunciada, se transformó en una meseta durante la primera semana de mayo. Y a partir del miércoles 12 de mayo se advierte un giro en la curva que demuestra que los casos están nuevamente en ascenso.

De acuerdo al parte diario de la situación sanitaria de la Ciudad de Buenos Aires, están ocupadas casi el 80% de las camas de terapia intensiva. Esta curva suele reaccionar mucho más tarde a las medidas sanitarias por las características de la enfermedad.

Del mismo modo, las autoridades porteñas saben que el aumento de casos registrados recientemente se va a ver reflejado en un aumento de ocupación de camas dentro de dos semanas y quieren adelantarse para evitar un colapso sanitario.

El Gobierno porteño insiste en que las clases presenciales no son foco de contagio, pero saben que será muy difícil mantener la presencialidad si finalmente se avanza con una medida fuerte como un cierre total con características similares al decreto el 20 de marzo de 2020 cuando se inició la cuarentena en la Argentina. En ese hipotético caso, exigen una condición excluyente: que el período de cierre tenga una fecha de inicio y de finalización.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...