La Unión Europea admitió que no puede prohibir la energía de Rusia

La Unión Europea admitió que no puede prohibir la energía de Rusia

Aseguran que hay que pensar estratégicamente y encontrar el equilibrio adecuado.


La Unión Europea no puede imponer una prohibición total e inmediata del suministro energético ruso, afirmó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una entrevista con MSNBC difundida este lunes.

Según von der Leyen, en relación a las sanciones contra Rusia, hay que pensar estratégicamente y encontrar el equilibrio adecuado para no perjudicar demasiado a la economía europea.

En este sentido, la alta funcionaria explicó que si Europa impone inmediatamente un embargo al petróleo ruso, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, «probablemente podrá trasladar el petróleo que no vende a la UE al mercado mundial, donde los precios subirán, y obtener un mayor precio por él». «Tenemos que ser estratégicos», reiteró la presidenta de la Comisión Europea.

Al mismo tiempo, von der Leyen subrayó que la UE acabará renunciando a la energía rusa, si bien no especificó cuándo ocurrirá esto. «Si el presidente Putin ha conseguido algo, es la pérdida de su mejor cliente. Europa nunca volverá», destacó, agregando que Europa está avanzando hacia «energía limpia renovable».

Desde el inicio de la operación especial militar en Ucrania, la Unión Europea ha impuesto cinco paquetes de sanciones a Rusia. Como parte de las restricciones, la UE pretende imponer una prohibición a la compra e importación de carbón y de otros combustibles fósiles sólidos procedentes o exportados de Rusia a partir de agosto.

A primeros de mayo, Von der Leyen presentó el sexto paquete de sanciones, que prevé, entre otras cosas, «una prohibición del petróleo ruso». La presidenta de la Comisión Europea indicó que «no será fácil» e instó a alcanzarlo «de forma ordenada» para «maximizar la presión sobre Rusia y minimizar el impacto en [las] economías» comunitarias.

Sin embargo, la UE no ha podido llegar a un consenso sobre las propuestas para prohibir las importaciones de petróleo ruso, ya que varios países se resisten a llevar a la práctica dicha medida. El alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, reconoció que algunos miembros «solo obtienen petróleo a través de oleoductos que vienen de Rusia».

En particular, el ministro de Relaciones Exteriores de Hungría, Peter Szijjarto, afirmó que la economía húngara «moriría» sin el abastecimiento del petróleo y el gas rusos. «Si estamos desconectados del petróleo ruso, físicamente es imposible comprar suficiente petróleo de cualquier otra fuente para hacer funcionar nuestro país, nuestra economía», señaló el canciller.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...