Karpóvich: «Provocación en Bucha, contexto»

Karpóvich: «Provocación en Bucha, contexto»

Opinión. Por el Vicerrector de la Academia diplomática del MAE de Rusia, Oleg Karpóvich.


El otro día, The Economist, uno de los portavoces del liberalismo radical, publicó los resultados de una encuesta sobre la actitud de los residentes en EE.UU. ante los acontecimientos de Ucrania. Los resultados sorprendieron a la redacción. Resultó que a la mitad de los estadounidenses menores de 30 años no les importa quién ganará en el conflicto y sólo el 47% cree el mito propagandístico de que “las fuerzas rusas están atacando deliberadamente a los civiles ucranianos”. Un poco más, el 56% simpatiza con Ucrania, pero sigue siendo un 36% menos que entre los encuestados mayores de 30 años. Los sociólogos de Francia y el Reino Unido también constataron una pronunciada división generacional en la percepción de la crisis actual.

Resulta que varios meses de moldeo masivo de la opinión pública en los países occidentales con clichés antirrusos y materiales de desinformación no han producido el resultado deseado. La parte más activa y apasionada de la sociedad, la que tiene el futuro en sus manos, se niega a ver a Rusia como un enemigo cierto y un mal absoluto. Y esto no puede dejar de preocupar a los gobernantes. El cambio generacional en la política estadounidense, así como en la europea, puede producirse rápidamente. Hace tiempo que algunas personas como Alexandria Ocasio-Cortez y Marion Marechal Le Pen irrumpieron en la escena política a una edad muy temprana. También hay que recordar la carrera de Sebastian Kurz, que se convirtió en Ministro de Asuntos Exteriores de Austria a los 27 años y en Canciller a los 31. Otros prodigios están en camino. Los llamados millennials están consolidando rápidamente sus posiciones gracias a la actividad de protesta de sus coetáneos en las elecciones, y esta tendencia no hará más que aumentar. Es evidente que los jóvenes de EE.UU. y de la UE están cansados de escuchar viejos mantras sobre asuntos mundiales de los veteranos de la Guerra Fría al estilo de Biden. Están mucho más interesados en la agenda doméstica, y están dispuestos a ver la situación en torno a Ucrania desde la otra perspectiva, analizando puntos de vista opuestos y percibiendo objetivamente todos los aspectos del problema. No está lejos el momento en que un número cada vez mayor de políticos de nueva pléyade en los pasillos del poder europeo y estadounidense ponga en peligro el principio clave de la UE y la OTAN de consenso en la toma de decisiones. Todo el sistema, construido con meticulosidad durante años por Washington, fracasará.

La crisis ucraniana es un momento decisivo para las élites euroatlánticas. Si no consiguen mantener el statu quo y mantener a Ucrania como un país antirruso mediante sanciones y el armamento masivo de Kiev, la alabada unidad del “Occidente colectivo” dará paso a la apatía, la frustración, la vacilación y el egoísmo político. En estas condiciones, los líderes de los países de la coalición antirrusa no quieren que la juventud tenga dudas, ya que la historia se recuerda bien allí. En la década de 1970, gracias a los esfuerzos de los jóvenes inconformistas estadounidenses, la Casa Blanca se vio obligada a iniciar negociaciones con Vietnam, que acabaron en capitulación: retiró las tropas del país asiático. Y ahora que Joe Biden está arrastrando tanto a EE.UU. como a sus aliados europeos, a través de la guerra de sanciones, a un “Vietnam económico” que provocará una enorme conmoción, el movimiento de protesta podría desempeñar un papel similar en el cambio de rumbo estadounidense. Tarde o temprano, incluso podría obligar a las élites antirrusas a reconocer su derrota moral. En consecuencia, usan las viejas recetas para moldear la opinión de un público sensible a los hechos y las imágenes vistosos.

Aunque sea triste decirlo, no hemos visto nada inesperado cerca de Kiev. Aunque algunos medios de comunicación ya han calificado lo ocurrido en Bucha como una “nueva Srebrenica”, sería más lógico establecer una analogía con los sucesos de Kosovo. Por ejemplo, con los incidentes de Racak y Ljubenic, cuando en los lugares de feroces combates entre las fuerzas del orden yugoslavas y los terroristas albaneses se encontraron los cuerpos de supuestos civiles (en realidad, combatientes disfrazados), “vilmente asesinados” por los serbios. A pesar de las discrepancias y las incoherencias en las palabras de los testigos, de las dudas de los representantes de la OSCE y de la reputación específica del Ejército de Liberación de Kosovo que descubrió las fosas y que, a su vez, estaba detrás de decenas de crímenes de guerra probados, se cumplió con éxito la tarea de denigrar a Belgrado y preparar a la opinión pública para el bombardeo de Yugoslavia. Los opositores a la intervención militar en un estado soberano en los países de la OTAN se vieron obligados a guardar silencio: al fin y al cabo, cualquier crítico de la agresión de la OTAN fue hecho aparecer como cómplice de la “limpieza étnica”.

La provocación en Bucha, pensada no tanto para las personas mayores que creen en la naturaleza diabólica de Rusia como para los jóvenes (se debe mencionar que las fotos y vídeos de la escena inundaron las redes sociales en los primeros minutos de esta operación informativa) tiene un objetivo sencillo. Se trata de hacer caer el suelo bajo los pies de todos los que dudan de la justeza de la cruzada occidental contra Rusia, de hacer que los jóvenes ciudadanos de EE.UU. y de los países europeos se olviden de los crímenes de los neonazis ucranianos, de enterrar las esperanzas de establecer un diálogo constructivo, por no hablar de levantar las sanciones inútiles contra nuestro país. Está claro que los autores de este incidente han olido sangre (tanto en sentido figurado como, por desgracia, literal) y no tienen intención de parar. No pueden faltar nuevas revelaciones y denuncias. Después de todo, ya no se trata de una guerra psicológica con Rusia, donde más del 80% de la población apoya la línea del Presidente Vladímir Putin y la posibilidad de sacudir el barco es casi nula. Se trata de una guerra por las mentes y los corazones de sus propios ciudadanos, cuya opinión, como resulta, Washington y Bruselas simplemente se olvidaron de pedir, lanzando una ofensiva económica contra Moscú. Pero por muy hábiles y cínicas que sean las nuevas provocaciones, no cambiarán la dinámica general: el tiempo no está del lado de Joe Biden y sus asociados. La única pena es que la vida y el destino de los ucranianos de a pie vuelvan a ser moneda de cambio en este juego de azar.

Qué se dice del tema...