José Palmiotti: «Asesoramos a 70 mil turistas por año»

José Palmiotti: «Asesoramos a 70 mil turistas por año»

Por Enrique Colombano

El defensor del Turista de la Ciudad cuenta que, además, su organismo atiende anualmente cerca de 5 mil denuncias. Detalla cómo acompañan a los viajeros que sufren percances, orientan a los extranjeros residentes y brindan información a los porteños que quieren ir al exterior.


Hace poco, dos turistas provenientes de Estados Unidos se acercaron, en pleno centro porteño, a un “arbolito” que les ofreció cambiar dólares. El “arbolito” condujo a los norteamericanos a un local de una galería para hacer la transacción, pero, para desgracia de los tres, allí se estaba perpetrando un robo. Al entrar y ver la situación, uno de los turistas intentó defenderse y recibió un balazo que le perforó la nalga. Rápidamente actuaron efectivos de las policías Metropolitana y Federal, que lograron arrestar a los ladrones. También intervino la Defensoría del Turista de la Ciudad, brindándole apoyo al herido, que fue trasladado al hospital Argerich para ser operado. “Los americanos no podían creer que ese fuera un hospital público y que allí atendieran gratis a la gente”, cuenta José Palmiotti, responsable, desde hace cuatro años, del área de Turismo en la Defensoría del Pueblo porteña. “Guadalupe, una chica que trabaja con nosotros y que habla inglés y chino, contuvo a la víctima todo el tiempo. El americano estaba muy agradecido. Después de la operación, le conseguimos todo lo necesario para que terminara de recuperarse. ¿El fin de la historia? El cónsul de Estados Unidos nos invitó y destacó las gestiones realizadas. Y los turistas se fueron agradecidos de por vida por la atención que les brindamos”, relata el funcionario.

Para casos extremos como estos o para cuestiones menos dramáticas, como la atención de reclamos contra agencias de viajes u hoteles, o simplemente para brindar información acerca de los derechos que poseen quienes pisan el suelo argentino, está la Defensoría del Turista de la Ciudad.

“Nosotros sabemos que Buenos Aires es la puerta de entrada al país. Por la inflación y las trabas al dólar, la Ciudad dejó de ser un destino económico. Pero a pesar de eso, las perspectivas para este verano son buenas porque los turistas se dieron cuenta de que disfrutar de Buenos Aires en enero y febrero es muy interesante. Yo aspiro a que los turistas vengan, más allá de si la Argentina o la Ciudad son destinos económicos o no. Y hoy los turistas vienen por lo que brindamos como destino. Tenemos muy buena oferta cultural, muy buena gastronomía, muy buenos diseños. Además, somos un país afortunado en lo deportivo: un Boca-River en cancha de Boca ha sido declarado una de las siete maravillas deportivas del mundo; con Maradona tuvimos, tiempo atrás, al mejor jugador de fútbol del planeta, y hoy lo tenemos nuevamente con Messi. Eso llama la atención en todas partes. Y, por supuesto, tenemos el tango. Todo esto hay que aprovecharlo”, afirma Palmiotti, quien proviene del radicalismo y, antes de ingresar en la Defensoría, se asumía como radical Pro, vinculado al actual presidente de Boca, Daniel Angelici. Pero Palmiotti hoy no puede, por su función pública, hacer política partidaria ni hablar de ella. Solo dirá que con Angelici lo une una amistad de más de 30 años.

–¿Cuáles son los principales reclamos que hacen los turistas?

–Cuando esta defensoría se creó, hace nueve años, el problema principal eran los sobreprecios que los comerciantes les hacían pagar. Pero a partir de una ley que se sancionó en la Legislatura, en la Ciudad todo el mundo tiene que comprar en pesos. Ya no hay tarifa diferenciada, por lo que esa cuestión quedó solucionada. Pero el mundo cambió. ¿Y qué apareció? El tema de la delincuencia. Y no es un tema menor. Hemos tenido casos muy serios, como el asesinato del fotógrafo francés en plaza San Martín. Cuando ocurre una desgracia así, o un robo, la víctima o quienes la acompañan esperan que, por lo menos, algún funcionario del Estado los atienda. Eso es lo que nosotros hacemos. La Policía Metropolitana tiene un cuerpo especial dedicado al turismo, con el que trabajamos en conjunto. Si un turista sufre un delito, el patrullero viene y lo lleva a hacer la denuncia. Nosotros estamos a su lado para acompañarlo y ayudarlo en todo. Por ejemplo, en cuestiones como el manejo del idioma.

–¿La delincuencia es hoy el peor enemigo del turismo?

–Sí, es el peor enemigo. En la Argentina tenemos los Glaciares, las Cataratas, el fútbol, la carne, los espectáculos. Vos te podés bancar que los precios sean caros, pero si la delincuencia te pasa por arriba, ahí hay un problema serio. Por eso nos acercamos a trabajar de manera integrada con la Policía Metropolitana.

–¿En qué lugares la Defensoría del Turista tiene oficinas ?

–En siete puntos de la Ciudad: tenemos nuestra sede central (Piedras 445 – 8º piso) y estamos en La Boca, San Telmo, Recoleta, Florida y Marcelo T. de Alvear, la Terminal de Cruceros y Puerto Madero. Ahora estamos tratando de montar una oficina en Palermo Soho. Y si conseguimos más presupuesto, queremos poner dos o tres camionetas que actúen como defensorías móviles en diversos puntos de la Ciudad o en grandes eventos, como el Festival de Tango o el Dakar.

–¿Cuántas denuncias llegan a la Defensoría del Turista?

–En promedio, 5 mil por año. Hicimos un esfuerzo abismal para dar a conocer al turista nuestro organismo. Por suerte, la mayoría son denuncias leves. Por otra parte, entre todas las sedes, recibimos por año a 70 mil turistas que pasan solamente para pedir información. A ellos los asesoramos sobre diferentes cuestiones.

Al respecto, Palmiotti cuenta que en marzo o abril de este año su organismo publicará un folleto, al que denomina “pasaporte”, con todos los derechos y obligaciones que tiene un turista en Buenos Aires. “Un turista tiene que saber que si va a un hospital público, lo tienen que atender gratis”, explica, a modo de ejemplo. También, para esa fecha, la Defensoría pondrá en circulación una guía sobre turismo accesible, producto de cuatro años de trabajo, que reunirá las direcciones y características de los bares, restaurantes y demás lugares turísticos, marcando cuáles tienen sistemas de accesibilidad para personas con necesidades especiales y cuáles no. De esta manera, quienes padecen alguna discapacidad sabrán cómo desenvolverse en cada caso. Además, para combatir la explotación sexual infantil, la Defensoría imprimió una tarjeta en la que advierte a los turistas, en inglés y en castellano, que esto es un delito penado con la cárcel.

“También atendemos al vecino de la Ciudad que quiere viajar al exterior. Este puede acudir a nosotros para preguntarnos qué necesita para ir a un determinado país”, añade Palmiotti.

–¿Hay otras defensorías del turista en el mundo?

–Que nosotros sepamos, no. Este es un organismo pionero. En la Argentina, la única provincia que ahora tiene defensorías de este tipo es Misiones, una en Posadas y otra en Puerto Iguazú. Nosotros los asesoramos para abrirlas. Y en España estuvieron en tratativas con nosotros para que los ayudemos a montar una, pero tuvieron que achicar gastos por la crisis. Allí, una asociación de intelectuales, periodistas y escritores vinculados con el turismo publicó en el diario El País que se debía crear un organismo “como el que funciona en Buenos Aires”. Al enterarnos, nos reunimos con ellos, y ellos, a su vez, nos contactaron con la Organización Mundial del Turismo (OMT), organismo que pertenece a las Naciones Unidas. Al director general de la OMT le interesó tanto nuestro trabajo que nos ofreció formar parte de la organización. Me dijo: “Nosotros no les estamos haciendo un favor a ustedes al integrarlos a la OMT, son ustedes los que nos están brindando un material muy importante para que se lo demos a conocer al mundo”. Que la OMT nos haya hecho entrar en ella y además distribuya nuestra información es, para nosotros, un honor.

–¿La Defensoría del Turista porteña también asesora a los extranjeros residentes en la Ciudad?

–Sí. En cuestiones como la obtención del DNI, por ejemplo. Por eso hemos hecho un convenio con la Dirección Nacional de Migraciones de la República Argentina. Con su titular, el doctor Martín Arias Duval, la defensora del Pueblo de la Ciudad, Alicia Pierini, firmó un acuerdo de intercambio que nos permite agilizar trámites, informar y asesorar a los extranjeros residentes. Nuestra área posee gente especializada que hace su trabajo seriamente y con pasión.

Qué se dice del tema...