Hasta vacunarse es un problema

Hasta vacunarse es un problema

Por Horacio Ríos

Tantas denuncias judiciales les otorgan a los jueces más poder del que les da la Constitución.


Tras el magnificado escándalo por la vacunación a una serie de funcionarios, empresarios, políticos y periodistas, algunos de los cuales estaban encuadrados en el rótulo de “estratégicos”, una serie de encuestas revelaron que la mayoría de los interrogados sobre las acciones posteriores a la denuncia que desplegó el presidente, aprobaron sus decisiones.

La polémica desatada le costó el puesto a uno de los próceres de la salud pública, el sanitarista Ginés González García. Lo reemplazó Carla Vizzotti, médica especialista en vacunas e hija de un reconocido sanitarista que fue la mano derecha de González García en su gestión ministerial durante el gobierno pasado.

La consultora Analía del Franco realizó un sondeo sobre 600 casos, que arrojó como resultado que el 53,2 por ciento de los consultados calificó como positiva toda la gestión del presidente. Ocho de cada diez personas apoyaron la medida del presidente de pedirle la renuncia a González García y designar en su lugar a su viceministra. No sólo los votantes del Frente de Todos acordaron con la decisión, sino que el 48 por ciento de los votantes de Macri y el 72,7 por ciento de los partidarios de Lavagna también apoyaron las medidas que tomó Fernández. Respecto de la actuación total del mandatario, la cosecha de apoyos fue del 68 por ciento.

La mayoría de los sondeos preelectorales coincide en ubicar al Frente de Todos por delante de las listas de Juntos por el Cambio. Por el contrario, Mauricio Macri es el político con peor imagen en el tablero electoral. Estos guarismos se desprenden de un sondeo realizado por Ricardo Rouvier, que determinó que el expresidente tiene una imagen negativa del 66 por ciento, en contrapartida con una imagen positiva del 33 por ciento.

Sinopharm, la vacuna china que llega mañana

Al mismo tiempo que los diarios se ensañaban con González García, este jueves a las 21:50 llegarían a nuestro país 904 mil vacunas de Sinopharm, que en la noche argentina de este miércoles 24 de febrero ya habían sido cargadas en un avión de Aerolíneas Argentinas, que viajaba hacia Madrid, única escala en el viaje de vuelta hacia Buenos Aires. Dentro de unos días llegarán en un lote aparte las 96 mil vacunas que faltan para completar el millón.

El laboratorio China Pharmaceutical Group adelantó a las autoridades sanitarias argentinas que a partir de marzo estará en condiciones de entregar más de un millón de vacunas mensuales.

La dura negociación que encararon los asesores presidenciales con el laboratorio incluyó una rebaja importante en el precio del fármaco, que de los 30 dólares iniciales se redujo finalmente a 20.

La vacuna se basa en el virus inactivado de Covid-19, por lo que no utiliza vectores adenovirales, como la Sputnik-V y la de AstraZeneca. Otra ventaja logística de la vacuna es que se puede mantener –en eso es similar a la Sputnik-V- con una refrigeración menor a 0 grados centígrados, con temperaturas de entre dos y ocho grados. Eso quiere decir que una heladera común es suficiente para almacenarla.

Al mismo tiempo que los diarios se ensañaban con González García, este jueves a las 21:50 llegarían a nuestro país 904 mil vacunas de Sinopharm, que en la noche argentina de este miércoles 24 de febrero ya habían sido cargadas en un avión de Aerolíneas Argentinas, que viajaba hacia Madrid, única escala en el viaje de vuelta hacia Buenos Aires. Dentro de unos días llegarán en un lote aparte las 96 mil vacunas que faltan para completar el millón.

La trazabilidad es clave, desde ahora

La nueva ministra de Salud anunció la implementación de un sistema de monitoreo que transparentará la trazabilidad de la vacunación. Habrá un registro de vacunados y cualquiera podrá acceder a él.

Esto ocurre después de que Vizzotti difundiera la lista de los que se vacunaron en el Hospital Posadas y en el propio Ministerio de Salud.

En la estrategia electoral del Frente de Todos figuran en primer lugar la campaña de vacunación y la recuperación de la economía, que hasta ahora es incipiente y es difícil saber si va a mostrar signos de lozanía antes de octubre.

En la reunión de la Comisión Nacional de Inmunizaciones –que conforman los médicos especialistas Mirta Roses, Ricardo Rütimann, Andrea Uboldi, Teresa Strella y el defensor del Pueblo, Maximiliano Nitto- que se llevó a cabo el martes se definió específicamente a quienes se considerará como “personal estratégico”, una categoría que hasta ahora es muy amplia, porque nunca fue necesario precisar sobre esa materia. Hasta hoy. En esa categoría habían sido incluidos el procurador del Tesoro, Carlos Zanninni y el embajador en Brasil, Daniel Scioli, que fueron vacunados en el Ministerio de Salud.

En la reunión de creó una comisión que se va a ocupar de monitorear la trazabilidad de la vacunación del personal definido como estratégico, que va a estar integrada por expertos en inmunización, bioética, derechos y salud.

Se precisó también sobre los alcances de riesgo, función y exposición del personal estratégico, los que deberán ser autorizados por la comisión para ser vacunados. Para eso firmarán un formulario de acceso a la información, que será volcado en el registro al que podrá acceder el público.

De todos modos, la médica Andrea Uboldi declaró que personal estratégico son los “adultos mayores que tienen riesgo, los médicos y las personas que están vinculadas al funcionamiento del Estado”.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, fue designado para encabezar la tarea de esclarecer los pormenores del vacunatorio que desató el escándalo.

Imputados

El lunes último -22 de febrero- el fiscal Eduardo Taiano imputó al ahora exministro Ginés González García y a su sobrino y jefe de Gabinete, Lisandro Bonelli por las vacunaciones por fuera de las listas. La causa fue sorteada y quedó en manos de la jueza María Eugenia Capuchetti, que fue designada por Mauricio Macri para ocupar el juzgado que abandonó Norberto Oyarbide.

La jueza es una persona cercana al legislador porteño Martín Ocampo, que fue anteriormente el ministro de Seguridad de la ciudad que debió renunciar el 24 de noviembre de 2018, el día en que Boca y River debían jugar la final de la Copa Libertadores y una falla en el operativo de seguridad culminó en el apedreamiento del micro que transportaba a los jugadores de Boca en las cercanías del Estadio Monumental. De todos modos, Ocampo fue el chivo expiatorio, ya que la zona en la que ocurrió el incidente estaba a cargo de la Prefectura Naval Argentina, que dependía de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, que no se hizo cargo de su error, endilgándole las culpas al porteño.

Ocampo es, a su vez, un hombre cercano al expresidente de Boca, Daniel Angelici, radical como él. El padre de la jueza, por su parte, fue el jefe de seguridad de la Asociación del Fútbol Argentino. Así es la cadena de contactos que llevó a la jueza a Comodoro Py.

¿Los únicos privilegiados?   

Paralelamente, la abogada Natalia Salvo denunció al jefe de Gobierno porteño y a su ministro de Salud, Fernán Quirós, por “presunta privatización del acceso a la vacunación contra el Coronavirus”, debido a “los contratos con prepagas y obras sociales”, a los que consideró “una estafa a la ciudadanía y al Estado nacional”.

Otra denuncia, que presentó el abogado Yamil Castro Bianchi, está relacionada con el presunto armado de un centro de vacunación paralelo por parte de la Asociación Encuentro Vecinal Sur, ubicado en Picheuta 1517, en el que se estaría “vacunando a militantes de Juntos por el Cambio y amigos”.

Ambos expedientes quedaron unificados en la Fiscalía Federal N° 4, cuyo titular es el polémico Carlos Stornelli. Éste requirió este miércoles que se investigue la denuncia contra Rodríguez Larreta y Quirós, por la presunta “privatización” de la vacunación contra el coronavirus en la Ciudad.

Stornelli también le pidió que el juez de la causa, Ariel Lijo, que solicite al Ministerio de Salud de la Nación la documentación sobre la vacunas que se le envió al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, para contrastar ambas informaciones.

¿Porqué tanta controversia?

Todos denuncian porque la política está ausente. Como no hay negociaciones, deciden los jueces. Así, decisiones fundamentales del Poder Ejecutivo y del Poder Legislativo son entregadas a las manos del Poder Judicial. Y si se les delega tanto poder, lo más seguro es que los jueces, en algún momento se sientan tentados a ejercerlo.

¿Existen quejas sobre el funcionamiento de la Justicia? Quizás ésta sea una de las razones más fundadas de la crisis que aqueja a todo el sistema político, no sólo al Poder Judicial.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...