Guouman: «Hoy más que nunca, la política necesita de diálogos constructivos»

Guouman: «Hoy más que nunca, la política necesita de diálogos constructivos»

El jefe del bloque de la UCR Evolución dialogó con NU sobre el nuevo rol de la UCR en la Legislatura, entre otros temas


«Necesitamos intercambio de opiniones entre los ministerios porteñosy la Legislatura sobre qué temas vamos a trabajar, pero sobre todo cómo lo haremos y cómo lo implementaremos», le dijo a Noticias Urbanas, el jefe del bloque de la UCR Evolución, Marcelo Guouman, al explicar la relación que pretende lograr el radicalismo con el Ejecutivo porteño sobre los temas a tratar en el Palacio Legislativo.

Marcelo Guouman es el nuevo presidente del bloque UCR Evolución en la Legislatura porteña y llegó a la conducción de ese espacio producto de su capacidad de diálogo y consenso. Algo que se destaca tanto dentro de su bloque como en el resto de las fuerzas políticas del parlamento de la Ciudad.

Guouman, reconocido dirigente estudiantil de Franja Morada, es Licenciado en Comunicación Social y actualmente atraviesa su segundo mandato como legislador donde lleva presentados más de 500 proyectos.

En el reportaje con NU, Guouman destacó la figura de Martín Lousteau como candidato porteño para el 2023 al señalar: «Yo pienso que Martín es un gran candidato, ya lo ha demostrado». Y sobre el Gobierno de Alberto Fernández aseguró que lo ve «como un verdadero dislate».

También habló de la interna radical, sobre el Gobierno de Horacio Rodr5íguez Larreta y sobre los proyectos que pretende impulsar en la Legislatura, entre otros temas.

 

El radicalismo impulsó una nueva manera para que funcione la Legislatura, que los proyectos no sean sólo los que envía el Poder Ejecutivo y haya una discusión. ¿Nos puede detallar qué es lo que pretende la UCR?

– Nos interesa una mayor productividad en la elaboración de los proyectos y en los resultados finales de los dictámenes que salen de las comisiones y por ende de los despachos que se votan en el recinto. A razón de esta posición es que impulsamos una discusión fluida entre lo que ingresa del Ejecutivo y lo que proponemos desde el Legislativo. Esto no quiere decir que antes o hasta aquí todos los proyectos eran enviados desde el Gobierno. Lo cual no sería malo per se ya que la Constitución de la CABA le otorga al Ejecutivo la iniciativa parlamentaria como una herramienta de gobierno. Siempre es bueno recordar que los sistemas de gobierno con división de poderes implican coordinación de los mismos y no separación. Esta cuestión que es importante, muchas veces, es un error semántico que plantea posiciones equivocadas. Para responder a la segunda pregunta, lo que la UCR plantea es un mayor intercambio entre los dos poderes, no importa cuál de los dos introdujo el proyecto, sino cómo lo trabajamos dentro de la coalición de gobierno y con la oposición. Este es el principal aporte que queremos hacer, más discusión, más ideas, más intercambio, más intereses representados suponemos que redundará en mejores leyes. La implementación siempre será del Ejecutivo y el posterior control siempre será del Legislativo. Si cumplimos con estas cosas simples no dudo que mejoraremos la producción legislativa y su productividad con lo cual intentaremos mejorar la certidumbre para la inversión y para el trabajo.

– ¿Qué proyectos pretenden impulsar este año desde el bloque de la UCR Evolución?

– Nuestro primer objetivo y fundamental es mejorar la educación en la Ciudad. Ese es el ideario radical histórico y nosotros lo retomamos y pensamos impulsarlo con todas nuestras fuerzas e ideas. La legisladora Manuela Thourte, acompañada por todo el bloque, ha presentado un proyecto que revoluciona la carrera docente e incentiva la formación docente. Creemos que el recurso humano docente es la piedra basal para el desarrollo humano. Ese desarrollo comprende a la realización de la persona, al futuro económico de la misma en el mercado laboral y la especialización para lograr ciudadanos plenos que en primera instancia sean más libre y entre otras cosas mejoren y se inserten en el sistema productivo. Nuestro país se ha destacado por el recurso humano, siempre tuvimos una educación pública de calidad y eso nos distinguía en el continente. Queremos volver a ser un país de punta, un país al que todos quieran venir y nadie quiera irse, como sucede hoy en día.

También, tenemos otros proyectos de modernización que incluye nuevas tecnologías de movilidad, además, yo mismo he presentado un proyecto sobre comunicación de gobierno. Así que esperamos este año con mucho protagonismo en el recinto.

– ¿Cree que en JxC debe haber un debate interno más amplio sobre los temas que se discuten en la Legislatura?

– No y sí. En la Legislatura se debate. Adentro y afuera del interbloque. Yo debato con los demás presidentes de bloque, con el resto de los diputados, y todos los temas son expuestos y están abiertos a los distintos aportes de los distintos bloques.

Lo que le repito es que necesitamos intercambio de opiniones entre los ministerios y la Legislatura sobre qué temas vamos a trabajar, pero sobre todo cómo lo haremos y cómo lo implementaremos. Adentro del interbloque el debate es amplio y le diría, a veces, hasta demasiado. Eso es un motivo de orgullo. Espero que sigamos así. Si no se lo diré en otros reportajes. La clave es abrir las puertas del Ejecutivo en sentido amplio, los ministerios y las secretarías, para confluir en las políticas.

– El radicalismo obtuvo lugares en el Ejecutivo porteño. ¿Qué otras cosas pretenden? ¿Una de ellas tiene que ver con influir en las políticas referidas a la gestión?

– Los lugares de toma de decisión son importantes. Dejemos bien claro eso. El radicalismo se hace cargo de los lugares que le toquen en el gobierno. Pero esos cargos son el fruto del estudio de los temas, de la influencia, como usted bien dice, que el bloque radical logre con sus técnicos y de la cantidad de votos que aportemos a la coalición. Entonces, le agrego una pregunta, ¿lugares para qué? Eso estamos pensando desde el Bloque UCR Evolución, y le cuento quizás una primicia: para respondernos a esa pregunta estamos lanzando una fundación de pensamiento para liderar propuestas de avanzada, que nos sigan sosteniendo como una Ciudad moderna e integrada al mundo. Por último, los radicales pretendemos una gestión que modernice y dinamice a las relaciones sociales e integre a los ciudadanos. Una gestión transparente, abierta, de datos confiables y de información pública, veraz y de calidad.

– ¿Cree que para 2023 debe haber una PASO que elija al mejor candidato para la Ciudad?

– Siempre confiamos en las PASO como la mejor herramienta para la democratización de la oferta electoral. Con las PASO es el partido, los afiliados y los ciudadanos los que elegimos a los candidatos. Se reduce el dedo del líder. Siempre confiamos en el ciudadano. El caso puntual del 2023 no escapa a la regla que le digo. Nos venimos capacitando y pensando en la Ciudad desde hace muchos años, la vivimos cotidianamente. Así que nosotros estamos dispuestos a presentar candidaturas como opciones en ese marco. El resto de las fuerzas decidirán si somos la única opción o si sumarán otros candidatos a nuestra oferta. Nosotros reafirmamos nuestra decisión de gobernar la Ciudad y vamos a colaborar con la coalición con nuestra oferta.

– ¿Usted cree que Martín Lousteau es el mejor candidato?

– Yo pienso que Martín es un gran candidato, ya lo ha demostrado. Ser candidato es siempre una decisión personal y él tiene la vocación para gobernar. Martín es un candidato natural de esta ciudad. Nació acá, vive acá siempre se postuló acá.

Y estos años de experiencia en el Senado de la Nación marcaron un gran crecimiento de él como persona y como político. Martín siempre crece. Uno habla con él y siempre se trasluce la evolución de su pensamiento y de su manera de procesar la realidad. Si es el mejor no lo sé, eso lo decidirán los votantes. Lo que sí creo que es el mejor de los radicales. Por eso nuestro espacio lo acompañó desde el primer día.

– ¿Qué destaca del Gobierno de Larreta y qué considera que le falta?

-Destaco la gestión. El vigor para mover el status quo. La lucha diaria por mejorar la vida de los habitantes de la Ciudad. No sé si le falta, solamente le agregaría una mayor calidad de la intervención estatal. Pienso que eso es lo que los radicales vinimos a darle a este gobierno. Una mirada política y social desde el Estado. Nosotros podemos potenciar lo público aún más, porque se hizo mucho. Estado y sociedad siempre son un tándem que van juntos. Hoy la derecha populista se dedica a denostar al Estado, y eso es un problema porque el mercado siempre necesita del Estado para enmarcarlo y dotarlo de seguridad. El problema no es el Estado, el problema es la mala administración del Estado.

– ¿Cómo cree que se resolverá la interna radical entre Morales Morales y el grupo de gobernadores y por el otro lado, Lousteau, Emiliano Yacobitti y lo que se conoce como UCR Evolución?

-Son problemas de crecimiento. Vio cuando uno se desarrolla en la adolescencia que le cuesta articular ese crecimiento, eso nos viene pasando a los radicales. No paramos de crecer en todos los distritos. El partido volvió de las cenizas y, a veces, nos cuesta administrarlo. Pero lo estamos superando y cada día más, cada ciudadano en todo el país nos ve como la mejor opción ante el desastre del gobierno nacional.

– ¿El radicalismo tendrá un candidato propio en la interna de JxC de 2023?

-Yo aspiro a que sí. Pero el tiempo y la coyuntura política dirán. Hoy todo parece indicar que la UCR está en condiciones de pelear por la Presidencia de la Nación y espero que así sea porque será bueno para el país.

– ¿Qué debe cambiar JxC para ser gobierno dentro de dos años?

– Cambiar nada. Si el gobierno nacional sigue desfinanciándose, sigue emitiendo billetes, sigue sin plan económico y con evidentes contradicciones internas no debe cambiar nada. La comparación es claramente favorable a JxC. Nuestra coalición es variopinta y ahí radica su fortaleza, somos muchos y con muchas ideas. Algunas más a la izquierda, otras más a la derecha pero todos con un fuerte sentimiento de rechazo al populismo. Lo que debe morigerarse son las posiciones extremas y primar la centralidad de un proyecto de país que considere al desarrollo económico como un imperativo moral que acompañe a nuestro primer imperativo, la democracia.

– ¿Cómo analiza el gobierno de Alberto Fernández?

-Como un verdadero dislate. Un gobierno sin ideas ni claras ni confusas. Sin un orden, sin un objetivo, sin plan económico, sin inserción en el mundo desarrollado. Con una clara cercanía con los gobiernos autoritarios. Sin un rumbo de país ni político ni económico.

En política los dobles comandos no funcionan (o quizás funcionen en condiciones especiales). Fernández de Kirchner tiene los votos y el liderazgo político, pero no tiene el liderazgo de la administración. Este punto es clave. Fernández tiene el liderazgo de la administración pero sin votos ni liderazgo político, como atractivo de futuro, es un liderazgo que no lidera, sólo flota como puede con mil contradicciones diarias.

 

 

 

 

Qué se dice del tema...