Fidel: «La interna es necesaria y saludable, las diferencias no pueden asustarnos»

Fidel: «La interna es necesaria y saludable, las diferencias no pueden asustarnos»

La legisladora de CP en el bloque de VJ, Natalia Fidel, habló con NU sobre JxC, el 2023 y Legislatura porteña, entre otros temas.


«Dos años más de Alberto Fernández y Cristina Kirchner», de manera gráfica y contundente la legisladora de Confianza Pública (PB) dentro del bloque de Vamos Juntos (VJ) de la Legislatura porteña, Natalia Fidel, definió ante  Noticias Urbanas lo que le falta a Juntos por el Cambio (JxC) para ser Gobierno en el 2023.

En un reportaje con NU aseguró que Horacio Rodríguez Larreta «llevó adelante una transformación sin precedentes en la Ciudad» y por otra parte, señaló que al gobierno de Alberto Fernández se le ve «una ausencia de gestión».

También habló sobre la interna de JxC, las elecciones del 2023 y sobre su futuro político, entre otros temas. “Nadie que no esté dispuesto a gestionar disensos y construir acuerdos podrá sacarnos de esta crisis”, aseguró.

Fidel es licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad de San Andrés. Ha trabajado en diferentes organizaciones del tercer sector tales como CIPPEC y Fundación Unidos del Sud, en las que ha coordinado equipos de investigación y de desarrollo de políticas públicas. A partir de esa experiencia, se especializó en proyectos de innovación para la gestión y en el análisis del impacto de las nuevas tecnologías de la información y comunicación en los gobiernos. Sobre este tema, ha asesorado a numerosos municipios, provincias y equipos técnicos de referentes políticos.

Creó y dirige el Instituto Política y Democracia de la Fundación Sociedad de la Información para las Américas. Es legisladora de la Ciudad desde el 10 de diciembre de 2015.

 

-¿Qué proyecto pretende impulsar este año desde la Legislatura porteña?

Pretendo impulsar algunos proyectos que ya tengo presentados desde el año pasado y otros nuevos. Tienen que ver con políticas de igualdad de género, innovación y modernización y cuestiones electorales, que son ejes de mi trabajo legislativo. Algunos ejemplos son:

Proyecto de ley para la creación de una red de Información y registro único de víctimas de Violencia de Género y Diversidad para articular más inteligentemente la información para prevenir femicidios; Proyecto de ley marco de producción de estadística, que busca establecer el marco de referencia legal para el desarrollo, producción y difusión de las estadísticas públicas de la Ciudad de Buenos Aires; proyecto de ley para regular las campañas Electorales en Internet, Medios Digitales y Redes Sociales; proyecto para la prevención y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres en la Vida Política. Sólo para citar algunas iniciativas.

-¿Qué rol pretende ocupar en la Legislatura, teniendo en cuenta su experiencia luego de siete años de mandato?

-Después de tantos años en la Legislatura de la Ciudad, de conocer los procesos y especificidades del trabajo legislativo, me gustaría poder aportar al debate de esta composición más diversa y plural, y por supuesto ayudar en la construcción de los consensos para sacar los proyectos de ley que necesita el Poder Ejecutivo para seguir llevando adelante las transformaciones estructurales en la Ciudad. Venimos de dos años duros de una pandemia que afectó el bienestar integral de las personas y que generó una crisis económica y social profunda. Esta realidad, en especial a quienes tenemos más experiencia, nos pone frente a la responsabilidad de liderar diálogos constructivos para avanzar con una agenda de prioridades claras.

-¿Cómo ve los dos años que le restan de mandato a Horacio Rodríguez Larreta en el Gobierno de la Ciudad?

-Previsibles, en el mejor sentido del término, como ha sido toda su gestión. Creo que todo el equipo de Gobierno tiene claro y está muy enfocado en llevar adelante un plan, muy concreto, para seguir avanzando con la mayor transformación de la historia de la Ciudad. Durante los últimos 14 años Juntos por el Cambio ha demostrado ser extremadamente confiable en ese sentido: se traza un plan concreto con objetivos medibles y se cumple. Para nosotros la previsibilidad es un valor central. Es una virtud necesaria y fundamental para la gestión pública. Y de cara a los próximos dos años, Larreta fue muy claro en su discurso en la apertura de las sesiones sobre lo que los porteños podemos esperar. De hecho, detalló su plan centrado en 6 ejes: educación y trabajo; integración; transformación urbana; bienestar integral; ciudad digital; y seguridad y justicia.

Creo que desde 2016 se ha llevado adelante una transformación sin precedentes en la Ciudad que los vecinos valoran. Buenos Aires es una de las ciudades más seguras del continente; se concretaron grandes obras de infraestructura como la de los Viaductos y el Paseo del Bajo; se implementó una política destinada a aumentar los niveles de equidad y descentralización como la inauguración el edificio del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat en Lugano y el Ministerio de Educación en el Barrio 31; se creó el Barrio Olímpico; se construyeron 5 polos educativos en el Sur (Mataderos; Lugano; Piedrabuena; Larrazabal; Barracas); se urbanizaron villas y se sumaron más 110 hectáreas espacios verdes públicos, etc.

La pandemia obligó a enfocar las energías durante casi dos años a contener esa situación. Contexto que se aprovechó para fortalecer y mejorar todo el sistema de salud de la Ciudad. Pero ahora, una vez pasada esa etapa, los próximos dos años serán muy importantes para retomar el impulso de gestión y transformación que es la esencia de nuestro espacio.

-¿Qué opina de la interna que existe dentro de Juntos por el Cambio entre halcones y palomas?

-Es necesaria y saludable. No existe un espacio político que pueda ser moderno, plural y dinámico sin tensiones internas. Pero lo más interesante es que esas diferencias sean públicas y que se discutan de cara a la sociedad con honestidad. Las transformaciones que necesita el país son tan profundas que nadie que no pueda gestionar disensos y construir acuerdos superadores podrá sacarnos de esta crisis. Por eso, quiero más halcones y más palomas.

Las diferencias no pueden asustarnos. Lo que debemos demostrar es que somos un espacio que busca dirimir sus internas con responsabilidad. Y eso es también una certeza que tenemos en las reglas de juego, las candidaturas se definirán en una interna abierta. Siendo oposición o siendo oficialismo. Lo que pasa en el Frente de Todos es un espejo de lo que no podemos ser: un espacio que se canibaliza a sí mismo y en el que el interés individual está por encima del colectivo.

-¿Cómo lo ve a Larreta para el 2023?

-Lo veo muy consciente de que para 2023 faltan dos años y que él tiene una responsabilidad primaria como Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Lógicamente no desconoce que tiene un rol como uno de los principales referentes de la oposición y que ese lugar demanda proactividad en la construcción de una alternativa, pero la prioridad hoy es la gestión.

No podemos olvidar que fueron dos años muy duros de pandemia y crisis económica. La sociedad está cansada, golpeada y frustrada. El sistema político no puede comportarse como si viviese en una realidad paralela en la que acaba de terminar una campaña y ya se pone a discutir hoy una nueva que va a tener lugar en dos años. Es una eternidad en nuestro contexto.

Horacio Rodríguez Larreta tiene muy claro que Argentina necesita que la política escape de ese lugar, de las discusiones endogámicas que sólo tienen sentido para los participantes del sistema y que lo único que hacen es banalizar una de las herramientas más potentes de transformación social.

Su compromiso, y el del espacio, es el de asumir la responsabilidad no sólo de solucionar los graves problemas que atraviesan al país, sino contribuir a normalizar las discusiones públicas, humanizarlas, tranquilizar y generar previsibilidad. De lo contrario, corremos el riesgo de que el cansancio y frustración social se transforme en resignación. Y eso es algo que no podemos permitirnos quienes queremos construir un futuro distinto. Lo veo queriendo solucionar de una vez por todas los problemas estructurales que acarreamos hace décadas.

 

-¿Cómo analiza la gestión de Alberto Fernández?

-Es difícil de analizar porque no es claro que sea su gestión y, más allá de quién toma las decisiones, lo que se ve es ausencia de gestión. Todo es improvisación, contradicción y anarquía. En todo caso, hay que analizar el Gobierno de Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner y la Cámpora desde los datos: más de 120.000 muertes por Covid; 40% de pobreza; 65% de pobreza infantil; 90 mil Pymes cerradas desde marzo de 2020; 15% de desempleo y 50% de inflación. Lo que nos dicen estas cifras es que posiblemente sea uno de los peores gobiernos desde la vuelta a la democracia.

Pero más allá de los datos que son inapelables, hay un componente moral que todavía es más grave: hay un doble discurso y estándar que ataca al corazón de nuestro sistema institucional y la capacidad colectiva de creer que un futuro mejor es posible.

Se hace muy difícil pensar en el largo plazo cuando quien decreta las normas es el primero en violarlas, como fue el caso de la fiesta de Alberto Fenández en Olivos; si quienes montaron un vacunatorio VIP no sufrieron ningún tipo de consecuencias legales; si decimos que defendemos los Derechos Humanos y las libertades individuales y los socios que elegimos son Venezuela, Cuba y Nicaragua; si se enaltece a los Moyano y los “Pata” Medina y se desprecia a los Galperín; si el Poder Ejecutivo y sus funcionarios organizan escraches desestabilizantes contra la Corte Suprema; si dirigentes del Gobierno Nacional sólo se hablan a través de cartas públicas desestabilizantes; si la propuesta más innovadora que tiene es censurar las redes sociales.

-Usted tuvo un rol importante en la campaña de la provincia de Buenos Aires del 2021 trabajando para Graciela Ocaña y Diego Santilli, ¿cómo ve las posibilidades de JxC en el distrito más grande del país?

-Fui una militante más porque conozco el territorio. Creo que Juntos por el Cambio tendrá posibilidades si tiene la sensibilidad para hacer una autocrítica por las expectativas que no pudo cumplir durante su gestión, pero también para generar una propuesta para sacar a la Provincia del tremendo retroceso que ha tenido estos dos años. Cuando uno recorre el territorio tres realidades emergen con mucha fuerza: un aumento enorme de la pobreza y marginalidad; mucho miedo de los vecinos por el avance feroz de la inseguridad y la violencia narco; y, a la vez, una sensación de parálisis de la gestión del gobierno provincial frente a esas realidades.

Lo que se está viviendo en la Provincia es muy grave: 7 de cada 10 niños viven en situación de pobreza. ¡El 70% de los niños y niñas! Es una crisis humanitaria profunda y estructural. Crisis que se agrava porque ante la ausencia del Estado cada vez más los grupos violentos explotan esta vulnerabilidad. Se está generando una matriz de exclusión muy peligrosa, que otros países de la Región ya han sufrido.

Tenemos que tener una propuesta que pueda cambiar esta realidad, pero también trabajar hoy desde nuestros lugares para ayudar a contener esta situación.

-¿Qué lugar le gustaría ocupar en el 2023 luego de abandonar la Legislatura?

Considero que, y esto es algo central para nuestro futuro, las instituciones son las garantes que permiten la coordinación necesaria para la vida social. Aquello que nos permite confiar el uno en el otro, con la tranquilidad de que existe un respaldo que nos protege en caso de que esa confianza se quiebre.

Desde que asumí como Legisladora asumí el compromiso de trabajar para fortalecer nuestro entramado institucional, porque creo que es el único camino sostenible para alcanzar un desarrollo perdurable en el tiempo. Y me gustaría seguir trabajando, desde el lugar que sea, con ese fin.

Los argentinos llegamos al punto en nuestra historia en el que lo urgente es también lo importante. En el mundo no hay recetas mágicas para el desarrollo. Tenemos que aumentar los niveles de integridad pública, fortalecer las instituciones y generar previsibilidad si pretendemos reducir las brechas sociales, proteger el trabajo y los derechos humanos.

-¿Qué le falta a JxC para ser gobierno en el 2023?

-Dos años más de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

 

 

 

 

 

 

 

Te puede interesar

Qué se dice del tema...