Estebarena: «La no presencialidad afectó la conducta de los estudiantes»

Estebarena: «La no presencialidad afectó la conducta de los estudiantes»

La legisladora de Vamos Juntos celebró el regreso de las clases presenciales en la Ciudad.


«Celebro el regreso a la presencialidad en las escuelas de la Ciudad». Así se expresó la legisladora Carolina Estebarena de Vamos Juntos, ferviente defensora de la vuelta a clases presenciales.

“Los chicos necesitaban el contacto con sus compañeros, con los docentes… La presencialidad no es un capricho, hay sobradas razones para haberla promovido”, resaltó con entusiasmo el miércoles cuando se inició el ciclo lectivo y volvieron las clases presenciales en la Ciudad, en una jornada vivida con alegría por el equipo de Gobierno de Ciudad que trabajó muy duro para que este día llegara.

Entre los motivos para insistir en la necesidad de la presencialidad, la legisladora destacó: «Tuvimos la evidencia que las escuelas abiertas en aquellos países que las pudieron mantener de este modo no generaron mayor circulación del virus, no son foco de contagio. Con los protocolos de cuidado, como los desarrollados en la etapa previa a este emotivo inicio del ciclo lectivo, es posible tener a los chicos en las aulas, y así avanzar escalonada y progresivamente en el desafío de que no sólo logren los aprendizajes correspondientes a cada nivel educativo sino también evitar las consecuencias negativas del alejamiento de las aulas”.

Continuando con la importancia del retorno a las aulas, la diputada porteña, integrante de la Comisión de Educación de la Legislatura porteña, enfatizó: “Hay estudios, como el que realizó UNICEF junto a la Fundación INECO, que muestran que la virtualidad, o más específicamente la no presencialidad, produjo una afectación en la conducta en una gran proporción de los estudiantes en la Ciudad, en quienes se detectaron trastornos de ansiedad y/o alimentarios, alteraciones en el sueño, dificultad para la concentración, entre otros”.

Asimismo, Estebarena remarcó que “el desarrollo del ciclo lectivo en pandemia, con las clases dictadas en plataformas virtuales, utilizando recursos adicionales, digitales, como el mail o el whatsapp, si bien resultó una forma de garantizar la continuidad pedagógica, acentuó el problema de la deserción escolar. De hecho, en los últimos 10 años, con mucha inversión por parte del Estado, y firme decisión de nuestros gobernantes, logramos bajar varios puntos el abandono en la escuela, esfuerzo que voló por los aires con las aulas cerradas: en un cuatrimestre del año pasado, 6.500 chicos dejaron de tener contacto con su colegio”.

“La escuela es un ordenador social. Durante la pandemia, las estadísticas nacionales mostraron que el 85% de las personas que se hicieron cargo de las tareas de los chicos, de la escuela, de acompañar a los chicos para que pudieran estudiar, fueron las mujeres de la casa.  Además de hacer el trabajo remoto y las tareas de la casa, además de cuidar a los adultos mayores, las mujeres se pusieron al hombro el acompañar a sus hijos en la vida escolar. Abrir las escuelas garantiza que las mujeres tengamos más tiempo para salir a trabajar, y garantiza que la sociedad se organice en torno a la escuela. No olvidemos que también la escuela da pautas y genera hábitos en la vida de los chicos», agregó.

La legisladora acordó con las palabras dichas por el Jefe de Gobierno en conferencia de prensa: «Nada se compara con volver a las aulas», valorando el aporte y esfuerzo de padres y docentes en la etapa de virtualidad, así como la confianza en esta nueva etapa de regreso a la presencialidad.

Estebarena además celebró que el primer día de clases presenciales hubo un 89% de presencialidad y abrieron el 100% de las escuelas públicas en la Ciudad de Buenos Aires.

«La regla debe ser la presencialidad, como declararon tanto Larreta y Acuña, es un modelo flexible, se perfeccionará con el correr de las semanas, pero debemos hacer el esfuerzo de resolver las situaciones que se presenten, de modo de avanzar para que la escuela siga cumpliendo su rol de igualador de oportunidades y la presencialidad una contribución a la equidad educativa», finalizó la legisladora.

«Como dijo la ministra de Educación, ´esta nueva escuela la hacemos entre todos´. Es nuestro deber como funcionarios públicos tomar y/o apoyar este tipo de decisiones, que algunos las quieren hacer parecer como temeraria. Además de las razones expuestas, entre otras, la alegría de los chicos, así como de los padres, docentes y autoridades escolares deberían ser el estímulo para continuar con el plan Primero La Escuela, priorizando las aulas abiertas y las clases presenciales», concluyó la diputada Carolina Estebarena.

Qué se dice del tema...